Seleccionar página

“Se está creando una idea de que el arte es algo prescindible”

“Se está creando una idea de que el arte es algo prescindible”
[entradilla]Escritor, traductor, director y crítico de cine y columnista de El País, entre otras cosas, Vicente Molina Foix, nos habla de sus inquietudes, los escritores que le han marcado y sus libros de referencia, cuando acaba de publicar Enemigos de lo real, una recopilación de algunos de sus escritos sobre esos autores imprescindibles, una selección que, ante todo, nos invita y abre el apetito por la lectura.[/entradilla] V. Molina Foix-texto
[sumario]“La cultura es tan fundamental como la sanidad”[/sumario] Es obvio, cómo usted mismo comenta, que la realidad transita por la literatura, pero usted ha decidido titular al conjunto de estos ensayos, Enemigos de los real ¿No ha de vivir el escritor apegado a la realidad?
Ya sé que hay mucha defensa en algunos sectores de que la literatura tiene que hablar de lo que nos pasa. A mí me interesa, por supuesto, aquello que nos pasa y muchísimo, como ciudadano y además en ese sentido me siento comprometido, pero como escritor me interesa más lo que no nos pasa, lo que no nos ha pasado aún, lo que puede pasar, es decir el caudal de posibilidades del mundo imaginario, a veces sobre temas de rabiosa actualidad. La literatura ha de tener un cauce distinto, porque rara vez un libro ha cambiado un régimen o un país o la historia de los acontecimientos, rara vez, si es que lo ha hecho alguna vez. A mí me interesa que a través de un libro se abra la mentalidad del lector, que haga una revolución individual, porque el libro el reino de lo individual.
Me interesan los libros que descolocan, que abren perspectivas. La misión del arte es descolocar, quitar certezas. Los libros escritos para certificar que tienes razón no me interesan.

En el libro trata autores como Shakespeare, Cervantes, Oscar Wilde o Valle-Inclán hasta Borges, James Joyce y Carmen Martín Gaite… ¿Considera a todos imprescindibles o hay algún autor que le haya marcado especialmente?
El libro comienza hablando de Montaigne y de Shakespeare y no es casual porque me parecen dos figuras fundamentales. Pero, para mí, Shakespeare es la más esencial. Primero porque lo he traducido, y traducir un autor te da una familiaridad y una relación privilegiada con el autor, dificilísima, pero privilegiada. Y también, por el hecho de que durante una época de mi vida, que fue esencial en concreto para este libro y por supuesto para mi vida, estuve dando clases en una universidad de Oxford y tenía mucho tiempo libre. A las tres de la tarde había acabado mis obligaciones docentes y tenía toda la tarde y noche de Oxford, que es más bien aburrida, para mí sólo y entonces decidí leer toda la obra de Shakespeare de cabo a rabo en ediciones separadas y por supuesto en inglés. Y eso me cambió la cabeza y mi concepción de la literatura. Además tuve la suerte de poder ver en ese mismo tiempo obras de esos textos que leía representadas en Londres. En cualquier caso es el autor que más me ha marcado ese espíritu.
Otro que también me ha marcado es Henry James. Sus cuentos son para mí uno de los monumentos de la literatura.
Me interesa, además, la reivindicación de escritores menos conocidos, como el cuentista uruguayo, Felisberto Hernández.
Por otro lado, soy un pertinaz escritor de cartas, por lo que también me interesa la correspondencia de los escritores, un género, el epistolar, del que podemos sacar más información de los autores muertos cuando ya no tienen más obra que ofrecernos.
[sumario]“Me interesan los libros que descolocan, que abren perspectivas. La misión del arte es descolocar, quitar certezas. Los libros escritos para certificar que tienes razón no me interesan”[/sumario] Enemigo o no de lo real, escribe habitualmente en el diario El País sobre la más candente actualidad ¿Qué temas le preocupan más?
Me importa mucho la educación y la sanidad, y por supuesto la corrupción, hay muchos temas que son de primera magnitud. Pero yo no puedo evitar denunciar el desprecio y la acometida contra la cultura que hay y ha habido en nuestro país en los últimos años con los gobiernos que hemos tenido. La cultura ha sido devaluada, ha sido asediada. La cultura en general, el teatro, el famoso IVA cultural, la eliminación en los planes de estudio en el bachillerato de las horas de literatura y de filosofía, el abandono de las bibliotecas públicas. Se está creando una idea de que el arte es algo prescindible que hacen unos señores muy caprichosos que solamente quieren ganar dinero con ello. Cosa que no es cierta. Yo puedo asegurar que con la literatura, en general, se gana muy poco dinero, pero es justo que uno quiera vivir de ello.
Es muy notable que en estas elecciones pasadas y en las preliminares que estamos viviendo, se hable de cosas como el territorio, etc. Cosas importantes, por supuesto, pero no se habla del rearme cultural que necesita España.
Y todo se achaca a la crisis, la crisis es una palabra que engloba todo, pero dentro de la crisis, la cultura es tan fundamental como la sanidad.
En países como Francia o Alemania la cultura es intocable, saben muy bien que de ella depende el bienestar, la apertura de mente o el nivel social de la gente.

¿Cómo cree que debería fomentarse la lectura?
Entre otras cosas y sobre todo con la vuelta al bachillerato de más obras literarias. La literatura está desapareciendo de los programas de enseñanza y esto es fundamental y se están acortando o reduciendo el número de profesores de literatura y de filosofía.
También con programas en televisión. Actualmente sólo hay uno, Página dos en RTVE y, además, me parece nefasto, porque da más importancia a la imagen que al libro, que a la palabra en sí. Está hecho desde la derrota, quiere ser demasiado ágil, es como el reconocimiento de que el libro es una píldora muy dura y hay que tragarlo con este endulzamiento televisivo.
[sumario]“No puedo evitar denunciar el desprecio y la acometida contra la cultura que hay y ha habido en nuestro país en los últimos años con los gobiernos que hemos tenido. La cultura ha sido devaluada, ha sido asediada”[/sumario]

Este libro es ante todo, una conversación literaria de lector a lector, donde el autor nos abre el apetito a la lectura, desde el conocimiento, pero sin un estilo académico, de autores como Shakespeare, Cervantes, Oscar Wilde, Valle-Inclán, Borges, James Joyce o Carmen Martín Gaite, entre otros. Según el propio Molina Foix, “La idea era transmitir mi pasión de lector por estos autores y sus libros.”

Este libro es ante todo, una conversación literaria de lector a lector, donde el autor nos abre el apetito a la lectura, desde el conocimiento, pero sin un estilo académico, de autores como Shakespeare, Cervantes, Oscar Wilde, Valle-Inclán, Borges, James Joyce o Carmen Martín Gaite, entre otros. Según el propio Molina Foix, “La idea era transmitir mi pasión de lector por estos autores y sus libros.”

Los libros de Vicente Molina Foix
Primer libro
Cuando empecé a leer con 10 u 11 años, cogí un libro de mi padre que había pertenecido a mi abuelo de una colección sobre la novela teatral. En cada volumen había tres o cuatro obras y la primera que leí fue una obra de Pedro Muñoz Seca, porque me pareció el más fácil, porque a continuación venía Maeterlinck y luego Ibsen que, aunque también leí, por supuesto no entendí. Imagínate qué mezcla para un niño.

Libro que le impulsó a dedicarse a la literatura

También de esa misma colección. Porque yo lo primero que escribí en mi vida fue una obra de teatro, una obra de teatro infantil que presenté a un concurso de la editorial Escelicer. Tenía unos 14 años y mandé dos o tres obras de teatro infantil, pero no resultaron premiadas.

Libro que más le ha marcado como persona
Por supuesto un libro de Shakespeare, pero más que Hamlet o El rey Lear, que ambas he traducido, una obra menos conocida y muy poco representada en España, que es Antonio y Cleopatra, porque es una obra en la que yo veo algo que me gusta mucho como escritor, aparte de como lector, y que es la mezcla de lo privado y lo público, la historia con letras mayúsculas con la pequeña historia. Cuenta la historia de dos personajes tan míticos, históricos y literarios como Marco Antonio y Cleopatra, pero al mismo tiempo lo cuenta con una comedia de situación, una crisis de matrimonio. Es una obra que cuando la leí en su momento me marcó mucho. También, como autor me marcó muchísimo y que curiosamente no tiene presencia en este libro, Baudelaire. Sus ideas y su poesía, pero sus ideas sobre las cosas, sobre la realidad, sobre la propia literatura, fueron esenciales para mí.

Libro de cabecera
Un libro enorme que tengo al lado de la cama. La poesía completa de Emily Dickinson, otro de mis grandes genios admirados. Es un libro del que apenas se ha hablado, un libro bilingüe cuya traducción completa ha hecho un joven poeta andaluz, José Luis Rey, muy bien hecha. Cada noche leo tres o cuatro poemas en inglés primero y luego leo la traducción, casi como un ejercicio.
[sumario]“En países como Francia o Alemania la cultura es intocable… de ella depende el bienestar, la apertura de mente y el nivel social de la gente”[/sumario]

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ANÚNCIATE EN PLÁCET

ANÚNCIATE EN PLÁCET

Tiempo.com

Madrid
26°
16°
Miércoles 26°  15°
Jueves 25°  15°
Viernes 21°  14°
Sábado 25°  16°

SUSCRÍBETE

REVISTA