Llegan los juguetes eróticos controlados desde tu móvil

El primer vibrador tuvo un origen muy diferente del que se asocia hoy en día. Su origen se remonta a 1870 para tratar por consejo médico la “Histeria” femenina una supuesta enfermedad que, desde la antigüedad, pensaban que atacaba a la mujer cuando esta estaba irritable. Algunas técnicas de masajes realizadas por comadronas.

De este peculiar masaje ya se hablaba en al año 653 y consistía en que por orden de un médico, una comadrona se impregnaba un dedo en aceite de flores, generalmente lirios o nardos, y masajeaba con vigor la zona genital de la mujer hasta que esta llegara al clímax, y aliviando de esa manera su “histeria”.
Desde entonces, hasta hoy, el consolador ha experimentado multitud de variantes y transformaciones hasta llegar a la última gran tendencia del siglo XXI, el consolador para parejas con control a distancia desde cualquier parte del mundo.
Los hábitos se ajustan y se adaptan a los nuevos tiempos y los juguetes a distancia son el futuro para las relaciones y los jugueteos sexuales. No es un producto especialmente caro y permite ofrecer mucho juego para aquellas parejas que viajan o tienen relaciones a distancia, o incluso que quieren jugar en cualquier momento del día. Hasta ahora existían juguetes con control remoto mediante un mando a distancia pero obligaba a la pareja a estar cerca. Con este nuevo tipo de juguete se abre un nuevo mundo de posibilidades, fantasías y usos.

El vibrador es el juguete erótico más vendido.
La cadena de tiendas eróticas más grande de España (SexPlace) hace un repaso a un juguete erótico que ha evolucionado con el paso de los tiempos desde el inicio de los tiempos hasta hoy.
El principal perfil de cliente de tiendas eróticas es el femenino. Mujeres de distintas edades, principalmente mayores de 35 años son las mayores consumidoras de estas tiendas. El vibrador es el juguete más vendido de todas las tiendas eróticas a nivel mundial. Ahora un nuevo concepto de vibrador ha interrumpido con fuerza en el mercado español. SexPlace ha multiplicado sus ventas en menos de 15 días y se ha convertido en el juguete más solicitado del mercado.

Cartel_weVibe4

La última tendencia en este sentido lo ha marcado un revolucionario juguete sexual que vende SexPlace y que destinado para las mujeres, permite ser controlado a distancia desde cualquier lugar del mundo a través de una aplicación móvil propia.

Geri Asenova, responsable de relaciones externas de la franquicia de tiendas SexPlace explica, “Se trata de un producto que está causando furor en todas partes del mundo y que ya tenemos en nuestras tiendas. En tan sólo unos días hemos tenido que duplicar los pedidos” explica Asenova.
“Este pequeño vibrador se puede utilizar en pareja en una relación o a distancia. Es para las mujeres y tiene un mando a distancia de control remoto o la gran novedad que es una aplicación propia para todo tipo de smartphones por medio del cual se puede controlar. Nadie sabe que lo llevas ni que lo usas. Es íntimo, y por supuesto sólo lo nota la mujer. El control lo puede tener ella o la pareja que esté al otro lado de la aplicación desde cualquier lugar.”

ELECCIÓN DE UN VIBRADOR

CLICA para comprar

CLICA para comprar

1.- ¿Realístico o de fantasía?
Aunque hace unos años los que más se vendían eran aquellos que parecían auténticas réplicas del pene, hoy en día los diseños de fantasía han pasado a un primerísimo plano.
Si por el contrario, quieres algo más artístico, tienes un abanico mucho más amplio. Desde simples formas fálicas en distintos colores llamativos, hasta verdaderas obras de arte llenas de originalidad.

2.- ¿El tamaño importa?
A pesar de que los vibradores de mayor tamaño suelen llamar la atención, los que más se venden son los de 10-16cm (de largo).
Si lo que se busca es una estimulación más externa (y no de penetración vaginal), un vibrador de menos de 10cm y fino servirá para hacer vibrar el clítoris y los labios vaginales.
En cuanto al grosor, el tamaño estándar está en 3,6 cm. Pero, una vez más, depende de lo que apetezca.

3.- ¿Qué zonas quieres estimular?
Depende del tipo de estimulación que se quiera tener: una estimulación externa, en lugar de la penetración vaginal. En ese caso, existeb los mini estimuladores de clítoris o los famosos masajeadores de clítoris.
También se puede elegir doble estimulación (vagina y clítoris) o Triple (vagina, clítoris y ano). O que haga vibrar la zona del punto G.

4.- ¿De qué material debe ser?
La elección más importante. Es fundamental que un juguete esté hecho con un material que respete tu cuerpo y, para ello, una fantástica elección es la silicona (y más si es quirúrgica 100%). La silicona transmite muy bien la intensidad de las vibraciones, se calienta rápidamente, mantiene la temperatura más tiempo que otros materiales y se adapta a la forma del entorno que lo recibe. Eso sí, no hay que utilizarlo junto a lubricantes de silicona, ya que se podría estropear el vibrador (siempre lubricantes de base de agua).

Este último punto también hay que tenerlo en cuenta. Hay quien prefiere un material más blando y que se adapte al cuerpo y hay quien prefiere que sea más duro. Como, por ejemplo, en el caso de los dildos, el Pyrex.

Los vibradores de plástico son otra opción dura y sólida, pero pueden irritar la piel. Igual que los de látex, que aunque son muy resistentes, pueden provocar irritaciones y son difíciles de limpiar.
Otros aspectos como el color, sistema de alimentación (pilas, manual, sencillo), intensidad de la vibración, modos de vibración, ruido que haga.

.

¡Comparte Plàcet!

2 opiniones

  1. Podrian falititarme el precio del…vaginal…vaginal,clitoris…y vaginal,clitoris,anal…gracias

    Reply
  2. Yo tengo el Sync y es una maravilla, es la mejor compra sin duda… con lo que me costaba tener orgasmos con penetración, ahora es incluso rapidisimo y mucho mejor porque tienes vibración en las dos partes y ademas la penetracion!!!

    Reply

Enviar una opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>