Si hay algo que le gusta más a la chef María Luisa que las setas, es la trufa negra; cuyo aroma le recuerda a su infancia, cuando corría entre las faldas de su madre y su abuela, mientras cocinaban, y ella, sin saberlo, se enamoraba de la profesión y de los productos de su tierra…

Como María Luisa explica, hablar de trufa es hablar de magia, glamour, poesía, elegancia, pero también de sencillez, para que su sutil sabor y su inconfundible olor no pierdan el protagonismo en el plato.

“Delicias de acelgas rellenas de pato y trufa y la Manita de cerdo rellena de carne y trufa”

El resultado de este amor es que en el restaurante La Cocina de María Luisa hay trufa hasta en la sopa, Y es que entre las recetas que elaboran con esta maravilla de la naturaleza destaca la original y deliciosa Sopa de trufa con yema.

Otra creación sencilla, deliciosa y difícil de encontrar en es el Carpaccio de trufa y más habituales pero igualmente deliciosos resultan los Huevos de corral con su puntilla y trufa. A la propuesta de invierno se suman el Revuelto de trufa y la Rebanada de pan caliente con mantequilla y trufa.

Con trufa destacan también dos clásicos de la casa, las Delicias de acelgas rellenas de pato y trufa y la Manita de cerdo rellena de carne y trufa. Y ¿quién se atreve con trufa de postre? Pues María Luisa, que corona sus espectaculares Frutas gratinadas con unas lascas…