Actualmente, distinguir la ciencia ficción de la realidad se torna cada vez más complicado. Lo que en algún tiempo se contemplaba como imposible ahora constituye un asunto cotidiano y normal. Es el caso de los robots ‘blandos’, una de las enormes apuestas vanguardistas de la tecnología contemporánea.

Pero ¿qué son los robots ‘blandos’? ¿Para qué pueden servir? Estas preguntas las responden los investigadores de la Universidad Carlos III de Madrid, guiados por la reconocida científica Concha Monje. Ellos han diseñado a TEO, uno de los robots bípedos más desarrollados del mundo.

¿Qué es un robot blando?

La robótica ‘blanda’ es la que emplea materiales flexibles para la invención de robots con estructuras menos rígidas y con mayor capacidad de movimiento, destaca Joaquín Valdéz, editor jefe de Tecnología y gadgets en ReviewBox.es. Según el experto, contrario a su denominación, ‘’los robots ‘blandos’ son bastante resistentes a los golpes y pueden adaptarse a diferentes entornos’’.

Uno de los primeros ejemplares de esta tecnología fue Octobot, producido por la Universidad de Harvard. Este pulpo robótico sorprendió por ser una combinación de materiales blandos, impresiones 3D y litografía blanda.

Sin embargo, los nuevos proyectos en esta área abarcan la fabricación de humanoides que puedan ser de utilidad para las personas. Según la prestigiosa investigadora Concha Monje, la idea es que se puedan crear robots enfermeros, camareros o recepcionistas para que ayuden a los humanos en tales rubros. Esto se conoce como robótica asistencial, la cual se enfoca en generar robots seguros y útiles para las personas.

TEO, el robot humanoide de la Universidad Carlos III de Madrid

En los últimos años, la Universidad Carlos III de Madrid se ha visto involucrada en la creación y el perfeccionamiento de robots ‘blandos’. “Hemos llegado a un punto donde se ha gestado un fenómeno maravilloso. Ahora tenemos la posibilidad de integrar inteligencia artificial a las estructuras de un robot humanoide como TEO (cuyo nombre verdadero es Task Environment Operator). Esto permitirá producir plataformas que todavía a los ingenieros nos cuesta imaginar”, explicó Concha Monje, una de las creadoras de dicho robot, considerado el humanoide bípedo más avanzado del mundo.

TEO fue diseñado hace una década y, hasta ahora, sus inventores continúan perfeccionando sus detalles y particularidades. Este trabajo se realiza en el Robotics Lab de la Universidad Carlos III de Madrid, un laboratorio español altamente competitivo. Los pocos recursos económicos no han sido obstáculo para que las investigaciones de este centro se encuentren a la par de las grandes instituciones internacionales.

De las varias habilidades de TEO se destaca su dominio de la comunicación. Maneja el alfabeto dactilológico, el abecedario de señas, así como el vocabulario relativo a labores domésticas.

Por ahora, los creadores de TEO buscan lograr que su invento camine sin margen de error. “Parece poca cosa que un robot camine sobre dos piernas. Pero, en realidad, es uno de los mayores retos que existe en la robótica ‘blanda’. Ese es nuestro próximo objetivo con TEO”, manifiesta Monje.