Seleccionar página

Teatro: Todo es mentira, la crítica de @majagranzas

Teatro: Todo es mentira, la crítica de @majagranzas

¿Cómo describir la sensación con la que sales del teatro tras ver “Todo es Mentira”? ¿Desasosiego? ¿Tristeza?… No lo sé.  Por @majagranzas

He salido de ver a unos grandísimos actores, que bordan sus respectivos papeles y que se meten en sus personajes hasta hacerlos tan creíbles que uno se va creyendo realmente haber visto a una pandilla de treintañeros durante unos meses en sus ¿vacías? vidas. Buscan el amor, pero nada les satisface.
La dirección de Quino Falero es impecable y no se le puede encontrar ni un “pero”, como ya nos tiene acostumbrados en su dilatada carrera, consigue que los actores rompan la cuarta pared con soltura y naturalidad implicando aún más al público en los avatares de los personajes. La escenografía y luces de Javier Ruíz de Alegría y los audiovisuales de Nano Usieto, dan fluidez y acompañan perfectamente a las diferentes situaciones.
Entonces ¿por qué esta sensación de desasosiego al terminar una obra que debería ser una disparatada comedia? Probablemente porque me niego a aceptar que los treintañeros de hoy estén tan confusos, tan incapaces de relacionarse con normalidad, de aceptarse como son, tan hartos de sus vidas y de sus relaciones que no saben estar solos, ni saben aceptar a sus parejas sin intentar cambiarlas para llenar sus propios vacíos. Están tan carentes de ilusiones que no son capaces de disfrutar del presente sin juzgar ni compararse, ni siquiera cuando hacen el amor.
Y eso es lo que intenta decirnos el autor  Alvaro Fernandez-Armero, o eso vi yo en el Teatro Fígaro.
En cualquier caso una comedia contemporánea que solo provoca la risa en tres contados momentos (pese a contar el día del estreno, con un público amigo de familiares y seguidores) pero que vale la pena ver para disfrutar de la genial dirección de actores que se mueven por el escenario en sincronizada coreografía y disfrutar, sobre todo, de la lección que dan los actores que no pueden estar más creíbles y naturales, parece que se interpretaran a sí mismos. Quiero destacar la frescura, pese a su pequeño papel, de Rosalinda Galán en el papel de Alicia (la sucia), único personaje feliz con su ingrata vida y que es un soplo de aire fresco cada vez que aparece en escena.

img_4899

Teatro Figaro
Del 20 de octubre de 2016 al 8 de enero de 2017
De miércoles a viernes 20:00 h., sábados 18:30 h. y 20:30 h., Domingos 18:00 horas.
Funciones adicionales los lunes: 24 octubre, 26 diciembre y 2 enero.

Al estreno acudió la actriz Ángela Molina para ver sobre las tablas a su hija Olivia Molina.

Al estreno acudió la actriz Ángela Molina para ver sobre las tablas a su hija Olivia Molina.

 

 

.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ANÚNCIATE EN PLÁCET

ANÚNCIATE EN PLÁCET

Tiempo.com

Madrid
27°
16°
Lunes 27°  15°
Martes 26°  15°
Miércoles 27°  15°
Jueves 26°  15°

SUSCRÍBETE

REVISTA