Seleccionar página

Tabletas en las aulas: la motivación es la clave, aunque hoy todo depende de la implicación del profesor

Tabletas en las aulas: la motivación es la clave, aunque hoy todo depende de la implicación del profesor
[entradilla]Las tecnologías lo cambian todo y también la forma de aprender. En estos últimos años, las tabletas están entrando en los colegios. Parece que el aprendizaje dinámico mejora la enseñanza, pero ¿se está haciendo bien la transición digital en los colegios?[/entradilla]
Foto cedida por Apple España

Foto cedida por Apple España

Parece claro que la irrupción en las aulas de las tabletas es un hecho imparable y que aportará nuevas posibilidades a quien enseña y a quienes aprenden.
Actualmente sólo para iPad hay más de 65.000 aplicaciones (Apps) diseñadas específicamente para el sector educativo, desde libros interactivos a visitas virtuales o vídeos de expertos en cualquier materia. Hoy ya se puede explorar el océano desde el pupitre del colegio, escuchar un discurso de Mandela o ver un didáctico video de cómo funciona el ojo humano. La idea es que hoy la enseñanza tiene la fabulosa posibilidad de enseñar las leyes de movimiento de Newton descargando un podcast de iTunes U, además de accediendo a una interacción táctil o escuchando un breve relato animado del propio Newton explicándote qué es la inercia.
Llegados a este punto y en este momento de la historia, las preguntas son obvias: ¿están los contenidos preparados en los entornos tecnológicos para la educación de los niños? o ¿están las editoriales y los profesores a la altura de lo que la tecnología ofrece?

Plácet se ha puesto en contacto con dos expertos en educación para acercar sus opiniones hasta nuestros lectores.
Augusto Ibáñez, director corporativo de educación de la editorial SM, explica cómo su empresa comenzó a estu-diar hace dos décadas las posibilidades del mundo digital en la educación.
“La innovación no consiste en hacer una trasposición del mundo impreso al mundo digital, sino en reinventar la propuesta de valor educativo y edito-rial desde las claves del nuevo entorno. Por ello, innovación educativa no equivale a inundar el centro de disposi-tivos informáticos, sino a hacer crecer al alumno en todas sus dimensiones, aprovechando eficazmente el extraordinario potencial de las herramientas tecnológicas”, declara.

Sobre las ventajas que esta tecnología aporta a la enseñanza, Ibáñez cree que “Las tecnologías no hacen milagros en la escuela. Actúan como meros amplificadores que mejoran lo que se hacía bien y empeoran lo que se hacía mal.
Utilizar las tabletas como sustituto de lo que ya se venía haciendo es poco ambicioso y no genera una verdadera transformación. Incluso puede contribuir a reforzar las malas prácticas del modelo existente, amplificando las ineficiencias del sistema.
La clave es utilizar la tecnología no para la sustitución y mejora de lo que se hacía, sino para lograr lo que antes no era posible.
[sumario]“La innovación educativa no equivale a inundar el centro de dispositivos informáticos, sino a hacer crecer al alumno aprovechando eficazmente el extraordinario potencial de estas herramientas”[/sumario] Por otro lado hemos constatado que los alumnos menos motivados y con peor conocimiento se veían beneficiados frente al resto cuando su aprendizaje se realizaba por medio de materiales digitales” -continúa el director corporativo de educación de SM-.

“La sociedad actual exige una educación más personalizada, entendiendo personalización no como individualización sino como atención a la singularidad de cada persona. Las tabletas y sus contenidos permiten ajustar al máximo los apoyos individuales y posibi-litan la atención a grupos específicos de alumnos”.

Pese a todos estos optimistas datos e inversiones, Ibañez opina que “la incorporación de la tecnología en las aulas aún no ha dado los resultados esperados, a pesar de las fuertes inversiones realizadas. Sin embargo, estamos convencidos de que una incorporación de la tecnología me-diada por una buena reflexión pedagógica sí hace posible el proceso de transformación de la escuela.

Nuestro proyecto Savia, por ejemplo, ofrece una tecnología especialmente cuidada, basada en la simplificación de la interacción con los usuarios, no necesariamente tecnológicos, y en un novedoso entorno personal de aprendizaje para todo tipo de soportes. Aunque este proyecto ofrece libros de texto, en diálogo con lo digital, muchos centros que trabajan con Savia optan por trabajar los contenidos solo en tableta”, concluye Augusto Ibáñez.

Por otro lado, Catherine Stewart, Head of early years de British Council School, cree que las tabletas potencian el aprendizaje, que son soportes complementarios y no excluyentes y que permiten acceso a recursos de enseñanza que ya no están en los libros. También piensa que su uso debe estar supervisado por los profesores para garantizar su uso apropiado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ANÚNCIATE EN PLÁCET

ANÚNCIATE EN PLÁCET

Tiempo.com

Madrid
26°
15°
Lunes 27°  15°
Martes 29°  16°
Miércoles 28°  17°
Jueves 27°  15°

SUSCRÍBETE

REVISTA

REVISTA