Seleccionar página

St Woods: “El dolor de las pérdidas me hizo abrirme en canal y ser más honesto en mis canciones”

St Woods: “El dolor de las pérdidas me hizo abrirme en canal y ser más honesto en mis canciones”

St Woods es un cantautor madrileño de 26 años que publica “Bones”, su primer disco. Nueve canciones valientes y emotivas escritas desde espacios oscuros provocados por pérdidas personales y creencias culturales que le han moldeado como cantautor y persona. Su estilo de música es tan íntimo que profundiza fácilmente en el deleite de quien sabe escuchar. Escucha Bones AQUÍ

“A part from God” es el primer sinlge del ámbun “Bones”, que sale a la venta el 8 de mayo.

Tocabas en la calle “por todo Europa” y tu canción “My side” te dio a conocer en YouTube… ¿Por qué tomaste esa decisión de salir a la carretera y qué te aportó? Tocar en la callé nació un poco de la curiosidad. Estaba estudiando en Bélgica y decidí lanzarme a la piscina a ver qué pasaba. De lejos es la experiencia más enriquecedora que he tenido. Viajar guitarra en mano y tocando en la calle es una absoluta maravilla.

También tienes tus días de no ganar un duro y no saber cómo viajar al siguiente país, pero vamos, en el computo general, todo es positivo.

“Las canciones que sentía realmente mías habían sido escritas en bosques”

¿Por qué te haces llamar St Woods? Quería que el nombre de mi proyecto no se cerrase a ser un solista con nombre y apellidos. No descarto que a nivel creativo St Woods tenga más integrantes en el futuro.

Justo coincidía que las primeras canciones que sentía realmente mías habían sido escritas todas en bosques (un par en Vienna, otra en Budapest y una última en Praga). Hay algo en el silencio de los bosques que me inspira mucho.

¿Qué tienes de santo? No sabría decirte, jajajaja. Para santos los bosques, que me aguantan a mi escribiendo canciones sobre mis dramas y taras emocionales

“Bones es mi particular duelo con un año de mi vida en el que todo me salió mal”

Tu primer álbum: ¡Felicidades! ¿Qué hay en BONES? ¿Cuánto te ha costado llegar hasta aquí? ¡Muchas gracias! Tenía muchas ganas de que llegase este momento y poder compartir las canciones con toda la gente que está apoyando el proyecto.

St Woods se llama Nacho y en su primer disco nos trae un indie folk intimista con una producción que experimenta con la electrónica y sonidos muy alejados de su repertorio habitual.

“Apenas unos meses antes de entrar a grabar, en mi familia perdimos a dos personas muy muy cercanas a nosotros” “Bones” es mi particular duelo con un año de mi vida en el que todo me salió mal. Perdí mucha gente, a veces porque la vida es así, y otras porque yo hice las cosas muy mal. Egoístamente usé mis meses en el estudio como mi manera de intentar pasar página y aceptar cosas que no quería aceptar.

Costar ha costado mucho. Detrás del álbum hay un bagaje emocional que aún lo tengo presente al tocar las canciones en directo. Pero bueno, también hay un equipo maravilloso de gente que hace que esto salga adelante y eso es un privilegio.

Esos momentos tan difíciles ¿qué sumaron a tu trabajo y cómo te ha cambiado como artista? El disco está totalmente condicionado por esa pérdida de la que hablas. Creo que me animó mucho a ser honesto a la hora de escribir y componer. Perdí el miedo a abrirme en canal, y creo que esa honestidad es la que ayuda a empatizar con las canciones y a entenderlas.

Desde entonces si que es verdad que me cuesta escribir canciones a media tinta porque tiendo a tener un poco síndrome del impostor si no me involucro al 100%.

Este disco ha dejado cosas buenas y malas en mi manera de escribir.

Me cuentan que te llaman el Bon Iver español. ¿te resulta cómoda la comparación? Considero que estoy muy lejos de que esa comparación haga justicia a todo lo que Bon Iver ha hecho. Obviamente me halaga porque admiro muchísimo lo que hacen y su música me ha marcado mucho. Puestos a que me comparen, si lo hacen con algo de ese nivel, yo me lo tomo como que las cosas se están haciendo bien.

Creo que los artistas siempre estamos constantemente buscando nuestra voz en ese sentido. Mi objetivo es que St Woods suene a St Woods y creo que poco a poco voy cogiendo el camino.

“Mi madre vino a abrazarme después de un concierto para decirme que en ningún otro sitio me veía sonreír tanto como lo hacía en el escenario”

¿Por qué eres músico y cantante? Si te soy sincero, creo que gracias a mis padres. Me han visto crecer, estudiar una carrera, tener un trabajo estable y seguir un poco la vida standard que creo que un padre y madre querrían para sus hijos.

Y sin embargo, las primeras personas en animarme a que me arriesgase y pusiese todas mis cartas en la música han sido ellos. Recuerdo que mi madre vino a abrazarme después de un concierto para decirme que en ningún otro sitio me veía sonreír tanto como lo hacía en el escenario.

Detrás de mis inseguridades y mi eterna sensación de hacer todo mal, tengo una familia que me anima a seguir, a usar la música como vía de escape y perseguir mi sueño.

Tu música me lleva por espacios y territorios llenos de grandes emociones y preguntas… ¿Es así como debe vivir un artista? Yo creo que si, y agradezco que mi música te evoque eso. Ni mucho menos estoy sentando cátedra o contando verdades en mis canciones.

Uso mi música para intentar sentirme comprendido, por eso al final todas las canciones plantean dudas sobre si “lo que estoy sintiendo está bien” o debería sentir otra cosa”. Por eso me siento muy privilegiado porque veo que la respuesta de la gente que escucha las canciones nace de la intención de empatizar.

Indie y Folk. ¿Me puedes decir en qué momento dirías que están estos dos estilos de música? Creo que el indie como etiqueta cada vez es más abstracto, y me parece algo positivo si te soy sincero. Se está dando un salto generacional en el que las etiquetas musicales cada vez significan menos y abren puertas a cualquier tipo de artista en cualquier género.

Puede que el folk sí que siga representando ese sonido frágil e intimista pero dentro del mismo hay mucho subgénero. La verdad que es una ventaja que dentro de una etiqueta quepan tantos sonidos.

“En este disco las melodías llegaron antes que las letras, también por miedo a escribir sobre temas que me daban bastante miedo”

¿Cómo pasan tus sentimientos y la necesidad de comunicar a tus canciones? Pues es un poco caótico y aleatorio, he de decir. He intentado autoimponerme una metodología para componer pero nunca me ha funcionado. Si que es verdad que en este disco las melodías llegaron antes que las letras, también por miedo a escribir sobre temas que me daban bastante miedo. Suelo estar muy inspirado entre las 00.00 y las 5 am. Pasear solo también me ayuda mucho… Y de verdad, los bosques 4ever.

¿Qué es lo que mejor de la industria de la música y lo que menos te gusta? Lo mejor de la industria para mi es el hecho de compartir trabajo con compañeros y compañeras con un talento tremendo. Y no hablo solo de bandas, hablo de toda la gente que hay detrás de cualquier proyecto o directo y que hacen un trabajo impecable por amor a su oficio.

Lo que menos me gusta de la industria musical es ser autónomo.

Tus videos están muy cuidados, ¿cómo participas? Me gusta mucho el convertir los videoclips en mini-historias que forman parte del mensaje de cada canción. He tenido la suerte de contar con gente que suma muchísimo al mensaje y sensibilidad de las canciones. Y eso es merito absoluto de La Breve Historia. Creo que nos entendimos muy bien y plasmaron a la perfección lo que queríamos contar.

¿Cuáles son tus referencias musicales? En este disco escuché mucho Volcano Choir, Julien Baker, Phoebe Bridgers, Bon Iver, Sufjan Stevens y luego cosas más alejadas de ese indie intimista como The War on Drugs, Sam Fender o James Bay.

¿Qué te gusta hacer cuando dejas la guitarra? Tocar el piano, jajajaja.

“Tanto Anna como Nadia y Greta también son actrices que creo que destacan mucho por la sensibilidad que tienen a la hora de interpretar”

¿Cómo surge la amistad con las actrices Nadia de Santiago o Anna Castillo? (colaboradoras en sus videoclips) A Anna la conocí de fiesta por Malasaña, creo que ambos compartimos un afán total por el humor absurdo. Luego fue la misma Anna la que me presentó a Lara y Juanjo que ahora mismo son de las dos piezas más importantes de mi vida.

Nadia y yo he de decir que coincidimos en el colegio hace mil años, pero nos volvimos a encontrar vía La Breve Historia. Me propusieron participar en su último corto “Un Cuento al revés” y a raíz de ahí empezamos a trabajar en los videos.

Tanto Anna como Nadia y Greta también son actrices que creo que destacan mucho por la sensibilidad que tienen a la hora de interpretar. Recuerdo llorar mucho en el rodaje de “On Me” viendo a Anna y Greta.

Al final son amigas que han vivido y escuchado tu historia y entienden todo lo que hay detrás.

¿Qué significan los tatuajes de tu cuerpo? La casa de mis padres, el cuaderno donde empecé a escribir canciones, “Al otro lado del río”, de Jorge Drexler y mis 2 hermanos.

¿El mejor consejo que te han dado? Tengo 3: “Es de bien nacido ser agradecido” – Mis padres. “En mitad del set es importante ir a hacer pis porque sino no aguantas todo el concierto” – Cris de Belako en mitad de su concierto en el Monkey Week. Y, “si vas a tocar eso, tócalo bien” – Brian Hunt.

“Voy a hacer mi movida con todas las ganas del mundo y si no funciona volveré a intentarlo una y otra vez”

¿Sientes esa presión de comenzar a ser considerado la “gran promesa” o te sientes preparado? Pues la verdad es que no tengo ni la más mínima idea. Si que sé que voy a hacer mi movida con todas las ganas del mundo y si no funciona volveré a intentarlo una y otra vez.

Obviamente las expectativas y las críticas me afectan y me van a afectar toda la vida. Pero de momento confío mucho en lo que hago y la gente con la que lo hago.

¿Crees que la crisis del Coronavirus cambiará en algo nuestra sociedad, o en qué crees que debería cambiar? Yo pienso que van a cambiar muchas cosas en básicamente todo. No sé si en el futuro cercano o cuando tengamos un rebrote y nos demos cuenta de que hay que cambiar para bien.

Por suerte o desgracia estas situaciones hacen que nos demos cuenta del valor de las cosas y de la situación de privilegio en la que vivimos muchas y muchos.

Ojalá hubiese un cambio de chip en lo que respecta a entender ese privilegio.

Yo formo parte de una industria que se ve muy afectada por esto, pero en mi caso particular mis “pérdidas” son una estupidez en comparación con las de otras compañeras y compañeros. Consecuentemente yo no me quejo y pongo mis esfuerzos en intentar ayudar a quien verdaderamente lo necesita.

Ni mucho menos pretendo predicar con el ejemplo, pero joder, no es tan difícil entender que si dentro de esto, estás en una situación de privilegio, te apartas del problema y ayudas a quien lo necesita.

“Madrid me inspira porque parece que nunca termina”

¿Cómo te inspira Madrid? Soy muy romántico con los deja vus que tengo de Madrid de cuando era pequeño. Aún tengo la sensación de que hay sitios que no he visto nunca o que solo estuve de paso.

Madrid me inspira porque parece que nunca termina.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tiempo.com

Madrid
25°
13°
Domingo 25°  14°
Lunes 27°  13°
Martes 30°  14°
Miércoles 32°  17°

SUSCRÍBETE

REVISTA PLÁCET

REVISTA PLÁCET