Seleccionar página

Ruta histórica por Hamburgueserías de Madrid

Ruta histórica por Hamburgueserías de Madrid

Víctor Llorente, yerno del fundador Alfred Graus, posa con una hamburguesa Classic en la esquina de la escalera que baja al comedor de Alfredo´s Barbacoa. Una foto de su suegro y un cartel de una película de John Wayne, custodian una de las mejores hamburgueserías de la ciudad.

El secreto de la salsa barbacoa del restaurante Alfredo´s barbacoa solo lo sabe la familia Gradus y está escrita y guardada en una caja fuerte. La mezcla de la carne de su hamburguesa también es un secreto.

 

La base aérea americana de Torrejón trajo las hamburguesas a Madrid

Desde Hamburgo, en Alemania, donde se comía un bocadillo con pan redondo de carne de cerdo, hace más de dos siglos, hasta el filete de vaca al estilo hamburgo que ya se vendía en Nueva York en el año 1890, la historia de la hamburguesa tiene un increíble recorrido que llega a Madrid con los primeros militares de la base de Torrejón de Ardoz en los años 60. Todavía hoy podemos comer las hamburguesas originales que llegaron a nuestra ciudad hace más de 50 años.

Hace solo medio siglo que los madrileños descubrimos la hamburguesa tal y como la conocemos hoy.
La culpa la tuvieron los estadounidenses que llegaban a Madrid para trabajar en la recién estrenada Base Aérea de Torrejón, un acuerdo entre España y Estados Unidos de 1953 que permitió construir al ejercito americano una pista de aterrizaje de más de cuatro kilómetros en Torrejón. Pronto, soldados y empleados de la base militar comenzaron a vivir en colonias construídas por y para ellos, como fue el caso del Encinar de los Reyes, junto a La Moraleja o el Edificio Corea, el primero en levantarse en la zona de la actual Plaza de Castilla, junto al Canal de Isabel II. Este edificio, que hoy ya no existe, era una gran colonia de americanos donde abrieron un economato en el que se podían comprar cosas nunca antes vistas, como el pan de molde o el ketchup Heinz.

La primera
En el año 1964, una residente del edificio Corea abre la hamburguesería Knight and Squire (caballero y escudero), en la calle Félix Boix, 9. Se llamaba Carlotta y fue su primera dueña. Sus clientes, claro está, fueron su vecinos americanos, aunque poco a poco los madrileños comenzaron a descubrir este espacio con aspecto de pub inglés, oscuro, donde las hamburguesas y los perritos calientes eran toda una novedad.

Natalia, una de las camareras de “El Nait” (como popularmente se llama al restaurante Knight and Squire) sujeta una Tonyhamburguesa delante de la Harley original que salió en la película “La Batalla de Inglaterra”.

En 1974 compra el local Pablo Pérez, un enamorado del séptimo arte que decora todo el restaurante con carteles de cine. Los amantes del cine y de las motos pueden disfrutar una Harley Davidson real, de la Segunda Guerra Mundial, que preside el comedor de abajo y que se utilizó en el rodaje de la película La Batalla de Inglaterra. Desde el principio, en las cocinas, el legendario Tony, que además, pone nombre a la hamburguesa más mítica del local, la Tonyhamburguesa, con huevo frito, carne de ternera, bacon, jamón, lechuga, tomate y cebolla (7,50€). Paloma, la hija de Pablo Pérez, es la actual dueña del restaurante.

Primer plano de la Tonyhamburguesa, nombre homenaje al cocinero de toda la vida del restaurante, que sigue al pie del cañón desde 1974.

 

Foster´s Hollywood no para de innovar y proponer nuevas hamburguesas. En el último mes está promocionando la Raclette Burger, en la imagen, y la Orleans Burger.

1971
En este año, un grupo de empresarios californianos abre en la calle Magallanes, 1 un gran restaurante llamado Foster´s Hollywood. Para la juventud madrileña de la época era un auténtico templo de disfrute culinario, donde quedar con los amigos era una fiesta y un lujo cuando sucedía. Han pasado todos estos años y su cadena cuenta con 238 restaurantes en toda España en los que la calidad y la autenticidad de las hamburguesas siempre ha sido marca de la casa. Actualmente siguen innovando y una de las más recientes es la “Raclette burger”, 220 grms. carne de vacuno 100%, hecha a la parrilla de gas, y servida con pan rústico, cebollas, pimientos, pepinillos, bacon crispy; a la que se le añade en mesa, queso chedar fundido ahumado. Muy rica.

1973
Este año vio cómo se abría la hamburguesería Don Oso, en la calle Donoso Cortés 90. Hoy tienen dos locales más en Argüelles y en el centro de Madrid, en la calle de la Cruz, 26.
Hamburguesas de ternera 100%, cocinadas a la plancha con queso, bacon muy crujiente, lechuga y cebolla a la elección del cliente. Jorge, el cocinero y encargado desde hace 12 años de la plancha de Don Oso, nos cuenta que la idea del fundador sigue funcionando igual que hace 46 años.

Hamburguesas de Don Oso.

Fue Ismael Cabezón quien se trajo la idea después de una estancia en Estados Unidos.
La hamburguesa pequeña de Don Oso, tiene 65 grms. de carne y cuesta 2,10 €. Si le añades un ingrediente más, como bacon, sube a 2,80 euros. La hamburguesa grande de 125 grms. cuesta 3,40 euros. Otra de las especialidades de este pionero es su “Perrito clásico”, 3 salchichas servidas en pan redondo.
Local pequeño, auténtico, con una barra de color rojo que recorre todo el perímetro del mismo y, frente a la plancha de cocina, caras de todas las edades esperando su pedido.

1981
El mismo año que el actor de Hollywood Ronald Reagan tomaba posesión como Presidente de los Estados Unidos o Aldolfo Suárez dimitía de su cargo de Presidente del Gobierno en España, Alfred Gradus, un neoyorkino desplegado en la madrileña Base de Torrejón abría su primer local de hamburguesas en el Barrio de Salamanca (Calle Lagasca, 5) al que llamó Alfredo´s barbacoa.

Una Classic de Alfredo´s barbacoa

Parrila de carbón de encina, buena carne de ternera 100% y todo lo aprendido por el fundador en su estancia en Texas, hacen de sus 250 grms. de carne con una salsa de barbacoa secreta, queso y bacon, uno de los mejores bocados de Madrid. (9,65 euros).
A sus 78 años, Alfredo ya está retirado, pero el negocio lo siguen llevando su mujer, sus hijas y su yerno Víctor.
A los pocos meses de abrir, un crítico gastronómico de El País, escribió sobre sus hamburguesas y desde entonces siempre ha estado lleno. Actualmente puedes disfrutar de sus hamburguesas también en otros dos locales de Madrid en las calles Juan Hurtado de Mendoza, 11 y Conde de Aranda, 4.
Hay que dedicar parte de este texto a los postres que hace Ana María, mujer de Alfredo, siempre desde el recetario original americano.

Wendy´s
La primera cadena de la todopoderosa estadounidense que aterrizó en Madrid fue Wendy´s, nuestro primer contacto con el fast food tenía nombre y logo de una niña con coletas. Sus hamburguesas cuadradas, envueltas en papel y las mesas serigrafiadas con imágenes de portadas de periódicos americanos causaron furor, hasta que antes del año 2000 desapareció arrollada por el marketing de Burger King y McDonalds.

Siglo XXI
Hoy Madrid tiene la suerte de haber adoptado la costumbre de comer hamburguesas y nuestra tradición culinaria hace que seamos exigentes con su sabor y calidad. Con toda esa historia detrás, se abrieron varias cadenas locales y hasta los restaurante introdujeron la hamburguesa como reclamo gastronómico.
En los últimos cinco años nuevas cocinas han abierto en la ciudad con propuestas de mucha calidad.
La cadena Goiko Grill, de un médico venezolano de origen vasco, abre en 2013 en Madrid un pequeño local y hoy (vendido el 80% a una empresa de capital riesgo por 150 millones de euros) tiene más de 50 restaurantes.

La hamburguesa de Obama

Bacon muy crujiente y buena carne de ternera 100% con un poderoso queso que funde de maravilla y le da el sabor perfecto, es el origen del sabor de las hamburguesas de Five Guys, una cadena, que pese a tener que hacer largas colas en el mostrador para hacer tu pedido, han demostrado que en el imaginario fast food cabe la calidad de los productos.

Los últimos en llegar han sido Five Guys, una cadena propiedad de cinco hermanos del estado de Virginia, en Estados Unidos. El presidente Obama dijo que era su favorita y con eso bastó para arrasar en todo el mundo. Sus hamburguesas están muy buenas, todos sus productos son frescos y no utilizan congeladores. Son el claro ejemplo de que se pueden hacer sabrosos y sanos conceptos desde el fast food del siglo XXI.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ANÚNCIATE EN PLÁCET

ANÚNCIATE EN PLÁCET

Tiempo.com

Madrid
13°
Viernes 16° 
Sábado 12° 
Domingo 15° 
Lunes 19° 

SUSCRÍBETE

REVISTA

REVISTA