Seleccionar página

“Los robots serán tan comunes como lo son hoy los móviles”

“Los robots serán tan comunes como lo son hoy los móviles”

PAL-Robotics-REEM

[entradilla]Hablamos con Carlos Balaguer, catedrático de Ingeniería de Sistemas y Automática en la Universidad Carlos III de Madrid, donde dirige las investigaciones y proyectos del “Robotics Lab”, especializado en robótica de servicios avanzada, sobre los avances de la robótica humanoide. ¿Qué es real y qué ciencia ficción? ¿Para cuándo veremos robots sirviéndonos el desayuno? ¿Llegarán a tener conciencia? ¿Qué problemas legales existirán? ¿Nos quitarán nuestros empleos?…[/entradilla]

A la izquierda, Reem es un robot humanoide de servicio de 1,70 m de altura y 100 Kgr. con una autonomía de 8 h., creado por la empresa española Pal, que podrá ser recepcionista, entretener, proporcionar información e incluso hacer presentaciones o discursos en diferentes idiomas.

¿Qué diferencia a un robot humanoide de uno normal?
Por un lado, por supuesto, su aspecto y su capacidad de interactuación, pero, desde el punto de vista del control, se diferencia de los demás en que es mucho más complejo. Si los robots, como por ejemplo los de las fábricas de los coches, tienen 6 grados de libertad, es decir, capacidad de seis movimientos, lo robots humanoides pueden llegar a tener entre 30 o 40 movimientos, un poco asemejándose a nuestro cuerpo.

¿Qué utilidad tiene el que tengan aspecto humano?­
La utilidad principal es que nuestro entorno, nuestras casas, oficinas, transportes, etc, están pensados para nuestro cuerpo. Si yo tengo un robot y quiero tenerlo en mi oficina, tendrá que pasar por pasillos estrechos por los que yo paso y otro tipo de robots tal vez con ruedas no puede pasar. Su utilidad es la de ser lo más adaptable a nuestro entorno. Si no queremos cambiar nuestro entorno necesitamos robots que sean muy parecidos a nosotros.

¿En qué nivel se encuentran las investigaciones y los desarrollos?
Algo muy importante y nada fácil, aunque parezca sencillo, es el movimiento, su capacidad para andar y mantenerse estable. Si el ser humano tarda alrededor de un año en aprender a caminar, un robot necesita varios años solamente para aprender a andar. De hecho la capacidad de andar en los robots es un problema todavía no resuelto. Esta es la primera razón por la cual los robots humanoides de tamaño natural no se comercializan. Además su coste sería muy elevado, entre medio millón y un millón de euros.
En segundo lugar tendríamos el tema del razonamiento, del comportamiento, de la inteligencia artificial. Este es otro aspecto diferente. Los algoritmos o los comportamientos se investigan mucho sin ni siquiera, muchas veces, tener un robot en donde implantarlos. Con un computador tú puedes desarrollar algoritmos de inteligencia artificial, aunque todo esto quede en una simulación. Lo importante es tener algoritmos de inteligencia artificial o lo que llaman ahora algoritmos de comportamiento cognitivo.
El aprendizaje es uno de los temas donde más se está investigando, basándonos, de alguna forma, en la forma que tienen de aprender los niños. Este tema del aprendizaje, aunque a un nivel de simulación, está bastante avanzado.
[sumario]“Si un robot sabe cómo servir un café… ¿cómo puede él mismo aprender a cavar con una pala? A diferencia del aprendizaje, la deducción es un tema incipiente, que está aún en mantillas”[/sumario] ¿Y la capacidad deductiva?
En la Carlos III trabajamos mucho en algo que llamamos Robot Imagination, que consiste en cómo el robot puede crear nuevas acciones y nuevos comportamientos sin haberlos aprendido, en base a otros conocimientos o acciones aprendidas. Por ejemplo si el robot sabe cómo servir un café en una taza y sabe cómo colgar una toalla en una percha ¿cómo puede él mismo aprender a cavar con una pala? A diferencia del aprendizaje, la deducción en este sentido es un tema muy incipiente, que está aún en mantillas. Y ya, traspasarlo al robot real para que éste se mueva, haga o hable está aún más en mantillas todavía.

Elektro, primer robot humanoide de la historia

El primer robot humanoide de la historia, Elektro, fue creado por la compañía Westinghouse Electric en 1938. Con dos metros de altura y un peso aproximado de 120 kgr. Poseía un engranaje de acero y un esqueleto de levas cubierto por una superficie de aluminio. Era capaz de caminar por comando de voz y decir 700 palabras.

Si la deducción está mantillas, el tema de la conciencia ¿es ciencia ficción?
Con la tecnología de hoy en día es irreal. Hay quien especula, pero realmente es bastante irreal. Hay muchos programas, pero son un muy primer paso que se está dando. La conciencia en los robots con la tecnología de hoy en día no es posible.

¿Para cuándo los veremos en la calle?
Robots humanoides por la calle, en el metro, en las tiendas… Yo me atrevería decir que no vamos a verlos en los próximos 20 años.

¿Cuál es el mayor reto al que se enfrentan los investigadores?
Como comentaba, la estabilidad, la robustez, que sea capaz de andar y levantarse si se cae. Pero también el tema de la interactuación. En la Carlos III trabajamos en la relación verbal y gestual, pero también en que el robot pueda reconocer a las personas por su cara, para que puedan, por ejemplo, acompañarles como un sirviente doméstico. Y algo muy importante son las investigaciones sobre la capacidad del robot para diferenciar las emociones de su interlocutor.

Hoy por hoy, a nivel mundial, ¿cuáles serían los robots más avanzados?
Hay varios y cada uno es avanzado en un sentido. En Japón está el HRP2, de la empresa Kawada, muy avanzado en cuanto a movimiento y adaptabilidad.
En Europa podría destacar los robots del Instituto tecnológico de Karlsruhe, en Alemania, el Armar 3 y 4.
En España, hay una empresa en Barcelona, Pal, que tiene un sistema bastante avanzado, muy robusto y estable, más incluso que el propio Armar alemán, que anda y manipula muy bien. Es un robot que está diseñado de una forma más comercial.
Nosotros, en la Carlos III, estamos desarrollando el Teo UC3M, al que estamos enseñando cosas y nos estamos centrando además en estos momentos en el reconocimiento de las emociones de las que te hablaba.

¿En qué campos podrán tener más cabida estos robots?
Por ejemplo, robots camareros que den servicio en restaurantes, esto yo creo que lo veremos muy pronto. También veremos pronto robots de vigilancia y asistencia a los turistas. Sin ir más lejos, acaban de lanzar, en el aeropuerto de Amsterdam, un robot, aunque con ruedas, que ayuda a los viajeros en el aeropuerto.
También en todo tipo de asistencia en hospitales y especialmente todo lo relacionado con la asistencia a la tercera edad será robotizado con toda seguridad.
También habrá muchísimas aplicaciones en entornos peligrosos, como entornos espaciales, nucleares, químicos. Todo esto, dentro de varios decenios, será algo habitual. Los robots serán tan comunes como lo son hoy los móviles.
[sumario]“Robots humanoides por la calle, en el metro, en las tiendas… Yo me atrevería decir que no vamos a verlos en los próximos 20 años”[/sumario]

robot humanoide HRP-2-Kawada

Con una altura de 1,60 m. y 60 kg de peso, el HRP-3, de la empresa japonesa Kawada, desarrollado por el National Institute of Advanced Industrial Science and Technology de Japón, tiene gran libertad de movimiento, con la particularidad de poder levantarse, interactuar con humanos, o moverse por todo tipo de terreno en cualquier condición atmosférica.

¿Cree que estos robots les quitarán el trabajo a nuestros hijos?
No, todo lo contrario. Esto es un debate desde la máquina de vapor. Cuando haya robots habrá empresas de programación de robots, empresas de mantenimiento, inclusive bufetes de abogados especializados en resolver ciertos litigios. Se crearán nuevos puestos de trabajo que incluso superarán al número de puestos que ocupen los robots.

¿Bufetes de abogados especializados?
Sí, especializados en la responsabilidad jurídica de los robots. Si un robot ha tenido un accidente, por ejemplo, siendo un conductor, habrá que ver quién es el responsable, ¿el que ha vendido el robot? ¿el que lo ha programado? ¿el que lo mantiene? ¿el fabricante? ¿el propietario?… Habrá mucho negocio en el sector jurídico para determinar el comportamiento de estos robot y cuáles son sus consecuencias.

¿Qué diría a aquel que tiene recelo o miedo a que lleguen este tipo de robots?
Las famosas leyes de Asimov de la robótica vienen de la ciencia ficción, pero es algo obvio que los científicos programamos a los robots para que no nos dañen, nos obedezca, etc. Con los robots pasará lo mismo que con los coches actualmente. ¿Que habrá accidentes? Por supuesto, como toda la tecnología, pero sus efectos serán mínimos. Y que nadie dude que habrá un control de calidad una programación adecuada, etc.
[sumario]“Para que un robot tuviera conciencia de sí mismo habría que dar un salto tecnológico que hoy en día ni tan siquiera se vislumbra, va más allá de la ciencia ficción”[/sumario]

Robot humanoide Teo, Universidad Carlos III, Madrid.

En colaboración con otras instituciones nacionales, los investigadores de la Universidad Carlos III de Madrid están diseñando una nueva herramienta terapéutica para la rehabilitación motora de los niños. En este proyecto, un robot terapeuta social, totalmente autónomo, interactúa con los pequeños, siendo capaz de percibir las reacciones de los pacientes y determinar si están haciendo sus ejercicios correctamente.

De las películas de ciencia ficción en que salen robots ¿cuál le parece la más acertada?
Yo creo que todos los robots que aparecen en las películas de La Guerra de las galaxias como C3PO es algo muy cercano a lo que yo estoy trabajando.
Hay una película que sí me gusta, que es El hombre bicentenario, pero que es un futuro que lo veo pasado de rosca, porque un robot que quiere convertirse en humano y que quiera ser mortal es algo más allá de la ciencia ficción.

¿Entonces también verá como más allá de la ciencia ficción la película mítica Blade Runner?
Bueno, en esta película hay cosas como el sistema o las persecuciones (a nivel jurídico) que veo bastante real. Otro tema es el de la conciencia que tienen esos robots que realmente es algo que no veo ni hoy ni en los próximos 20 años.
[sumario]“Pronto veremos robots camareros y de seguridad. Además, todo lo relacionado con la asistencia a la tercera edad será robotizado con toda seguridad”[/sumario] ¿Pero no lo ve tampoco en los próximos 100 años, según hacia dónde van encaminadas las investigaciones?
Con la tecnología de hoy e incluso con la tecnología de los próximos 20 años, no. Para esto habría que dar un salto tecnológico mucho más grande. Esto está en otro nivel de tecnología al que ni tan siquiera nos hemos asomado. Serían computadores biónicos o fotónicos o en vez de motores tendrían que llevar músculos artificiales. No sé, es algo que ni se vislumbra.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ANÚNCIATE EN PLÁCET

ANÚNCIATE EN PLÁCET

Tiempo.com

Madrid
32°
19°
Sábado 35°  19°
Domingo 34°  20°
Lunes 33°  19°
Martes 34°  20°

SUSCRÍBETE

REVISTA