Seleccionar página

Ricardo Darín: “Se puede ser infiel, pero no hay que ser desleal”

Ricardo Darín: “Se puede ser infiel, pero no hay que ser desleal”
[sumario]Concha de Plata al mejor actor. Ricardo Darín, de estreno en teatro y cine[/sumario] [entradilla]El actor Ricardo Darín, habla del matrimonio y la muerte a raiz de los dos estrenos que le traen a la cartelera este octubre. Por un lado, el 21 presentará en los Teatros del Canal Escenas de la vida conyugal, una obra con la que identificarse. Además, el 30, se estrenará la película Truman, por la que ha sido galardonado con la Concha de Plata al mejor actor en San Sebastián, un film sobre la amistad y las despedidas, donde el actor interpreta uno de los papeles más conmovedores de su carrera.[/entradilla] [sumario]“El matrimonio es el estado ideal del ser humano… Cuando se encuentra al ser humano ideal”[/sumario] Ricardo-Darín-Vida Conyugal+brillo
Ricardo Darín, nacido en Buenos Aires hace 58 años de ascendencia italolibanesa, estaba predestinado para la escena. De padres actores, debutó en el teatro a los 10 años y a los 15 ó 16 ya se había hecho un nombre en el mundo televisivo argentino. Creció entre luces, focos y cámaras. “Cuando era pequeño y estábamos grabando algún programa veía a los chicos del colegio que venían a conocer lo que era un estudio de televisión y en sus ojos se reflejaba la ilusión de un mundo de fantasía, el cual yo había perdido”.
Darín siempre simultaneó la tele con el cine y el teatro, pero la popularidad en Argentina le llegó en los años 80, cuando, junto a otros jóvenes actores argentinos, conocidos como los “galancitos” trasladan éxitos televisivos a las tablas de los teatros de todo el país.
Recién estrenado el S. XXI, la proyección del actor se dispara con el éxito internacional de las películas Nueve reinas (Fabián Bielinsky, 2000) y El hijo de la novia (Juan José Campanella, 2001).
Hoy en día, es uno de los actores más influyentes y reconocidos de Argentina, respetado a ambos lados del atlántico. Un actor poliédrico y un personaje público comprometido con la política de su país, que este octubre se reparte entre los teatros y las salas de cine de Madrid.
[sumario]“Lo más importante en una pareja es la lealtad. Se puede ser infiel, dejarse, querer volver, pelearse… Pero nunca hay que ser desleal”[/sumario] En Escenas de la vida conyugal, versión teatral de la película homónima de Ingmar Bergman, una obra que llega a Madrid precedida de un gran éxito en Argentina, Ricardo Darín junto a Érica Rivas, con quien ya trabajó en su anterior película, Relatos Salvajes, relatan al público una secuencia de escenas de una pareja durante su vida en común como matrimonio y su posterior divorcio.
Según el propio Darín, “El público se divierte muchísimo durante casi toda la obra, sin tener tiempo para pensar que muchas de esas cosas que le pasan a Juan y a María les han pasado, les pueden estar pasando o podrían pasarles a ellos mismos. Solamente al final, cuando se van a cenar o a sus casas, comienzan a reflexionar sobre el tema. Y ahí es donde la cosa se les pone brava. Sé de una pareja que terminó divorciándose. La obra, de seguro, ejerce un efecto terapéutico no sólo sobre los espectadores, sino sobre nosotros mismos también.” y continúa, “el público puede quedarse sólo con la cáscara e irse después de la función a cenar muy contento, o por el contrario, ponerse a reflexionar y ver cuánto de ellos mismos hay en eso de lo que hasta hace un rato les había causado tanta gracia. No digo que tengan que divorciarse, como aquella pareja, pero seguro que les ayudará bastante a seguir adelante.”
Para Darín el matrimonio es “el estado ideal del ser humano. Cuando se encuentra al ser humano ideal, claro.” Y hay una cosa imprescindible para que funcione, la lealtad. “Se puede ser infiel, dejarse, querer volver, pelearse… pero no hay que ser desleal.”
[sumario]“Yo creo que cómo vivas el final (ese que a todos nos llegará) depende de cómo hayas vivido, de quién eres y del amor que puedas tener a tu alrededor”[/sumario] Truman-Ricardo-DarinTruman es una película del director Cesc Gay sobre la amistad y sobre la relación entre dos hombres ante el pánico que a todos nos invade cuando la vida nos sitúa ante la enfermedad y ante el final que se acerca; el nuestro o el de alguien querido, en la que Ricardo Darín, mano a mano con Javier Cámara, con quien comparte la Concha de Plata al mejor actor del último festival de San Sebastián, representa uno de sus papeles más conmovedores. El actor confiesa que lloró al leer el guión porque recordó la pérdida por cáncer de su padre hace treinta años. “Yo admiro la valentía. Todos pasaremos por esa situación y algunos tendrán la oportunidad de ver pasar toda su vida antes del final, y otros no, tristemente. Yo creo que cómo vivas ese final depende de cómo hayas vivido, de quién eres y del amor que puedas tener a tu alrededor.”

.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ANÚNCIATE EN PLÁCET

ANÚNCIATE EN PLÁCET

Tiempo.com

Madrid
32°
18°
Viernes 32°  19°
Sábado 35°  19°
Domingo 34°  21°
Lunes 32°  19°

SUSCRÍBETE

REVISTA