La ilusión de un escenario diferente y sugerente se confirma en su propuesta de cocina. Estamos en el restaurante Papúa, donde los platos transmiten el dinamismo de un gran equipo capaz de combinar sabores y buenas experiencias.

La estatua de Colón no puede señalarnos la entrada del restaurante Papúa porque su misión es la de mostrarnos el camino a América -…y porque es de mármol, y eso tampoco ayuda-, pero seguro que recomendaría emprender este viaje.

La Plaza de Colón guarda bajo sus jardines este “place to be” que deslumbra con su decoración y convence desde su planteamiento gastronómico. Vegetación salvaje y animales exóticos decoran, junto a cálidas maderas, un espacio amplio con muy buen rollo, que combina la luz tamizada de una claraboya sobre la gran barra central, con mesas y sillones semicirculares, en un segundo plano, de atmósfera acogedora.

 

Poke Paella de gamba blanca de Huelva y mejillón bouchot con sofrito mediterráneo06 - Restaurante Papúa: el sabroso premio de dominar la creatividad

Poke – Paella de gamba blanca de Huelva y mejillón bouchot con sofrito mediterráneo. 21,50 €.

 

Rodaballo a la gallega melosa y untuosa con patata y oreja crujiente - Restaurante Papúa: el sabroso premio de dominar la creatividad

Rodaballo “a la gallega” con patata y oreja crijiente. 25,50 €.

 

Una carta extensa y muy creativa recorre recetas, como la ensaladilla de pulpo ahumada (17,20 €); arroces, como el Poke-Paella (21,50 €.); carnes, como la entraña de vaca vieja madurada 60 días (24,30 €) o la costilla de cerdo ibérico asada lentamente en adobo mexicano (21,50 €); sus ya famosas albóndigas de atún (21,50 €), o el lujazo de la ración de 2 carabineros XXXL a la brasa de encina (43,50 €.).

En los postres, su equilibrad y elegante tarta de queso Payoyo, es una de las mejores que se pueden disfrutar en Madrid (9,20 €.) 

 

papua coctel guillermo 001 - Restaurante Papúa: el sabroso premio de dominar la creatividad

Guillermo, uno de los barman de Papúa, termina este cócteles estrella, llamado “Mordiscos y azucenas”. “Un viaje de Perú a México. -explica el joven mixólogo- Se elabora con mezcal, cordial de leche de tigre, zumo de pomelo, miel de agave infusionado con pieles de pomelo y soda”.

 

Pero la selva no para de estimularte en el restaurante Papúa. Una suave percusión de fondo te sugiere que la aventura debe continuar. Es cuando descubres que su equipo de barra propone hasta 22 cócteles diferentes y todos son un buen viaje a lo desconocido que puedes maridar con los platos -déjate aconsejar- o prolongar tu sobremesa al son de la buena música que suena en el local.

Además de la barra, Papúa pone a disposición de sus clientes una extensa bodega con vinos de diferentes denominaciones de origen españolas, sin olvidarse de Jerez, y una buena lista de champagnes. Hay que destacar también el atento servicio de sala de Rubén y su equipo.

 

Papúa Colón2 - Restaurante Papúa: el sabroso premio de dominar la creatividad

 

El jefe de cocina, el chef Carlos Monje, define su trabajo como “una cocina divertida para compartir”, aunque después de probarla, se puede afirmar, que a este joven cocinero le gusta dejar la puerta entreabierta para que sea el comensal el que disfrute de la sorpresa con sus elaboraciones y ese largo recorrido de sabores en boca que inevitablemente redondean una gran experiencia.

 

Papúa Colón03 - Restaurante Papúa: el sabroso premio de dominar la creatividad

El restaurante Papúa está en la Plaza de Colón.