Seleccionar página

25 años de Asociacionismo en Chamartín. “Nos gustaría que nuestro concejal fuera nuestro alcalde”

25 años de Asociacionismo en Chamartín. “Nos gustaría que nuestro  concejal fuera nuestro alcalde”
[entradilla]Con motivo de la celebración, el pasado mes, de 25 años de asociacionismo en Chamartín por parte de la asociación Pymes Chamartín, entrevistamos a su presidente, Eduardo Morán, para hacer un balance de los 10 años que lleva al frente de la asociación y conocer sus recuerdos del distrito que le vio nacer.[/entradilla]
Eduardo Morán, presidente de la asociación Pymes Chamartín, en la plaza de La Prosperidad del distrito.

Eduardo Morán, presidente de la asociación Pymes Chamartín, en la plaza de La Prosperidad del distrito.

[sumario]“El principal aprendizaje de estos 25 años es que estar asociados merece la pena. El pequeño
comercio, si no se asocia, es muy difícil que sobreviva”[/sumario]

¿Qué aprendizaje se hace de estos 25 años de asociacionismo?
El principal aprendizaje o conclusión es que estar asociados merece la pena. El pequeño co-mercio, si no se asocia, es muy difícil que sobreviva, porque tiene que enfrentarse con licencias, con administraciones… y, el estar agrupado y que un una pequeña asociación pueda vincularse con la administración, solucionar papeleo, agilizar los trámites… es una de las cosas más importantes.
Luego también es importante la asociación para aunar fuerzas para hacer eventos que animen la zona.
Concretamente en Prosperidad, que era un barrio donde nos conocíamos todos, la Asociación de Comerciantes y Empresarios de Prosperidad, la que realmente cumple 25 años, comenzó a hacer acciones en conjunto en este sentido, algo que pasó des-pués en todos los barrios.
Madrid como ayuntamiento se ha polarizado mucho hacia la zona más turística. Los barrios que antes era muy comerciales y en los que se hacía mucha vida, ahora, con toda esta crisis, han sufrido mucho.

¿Como está la salud del pequeño comercio de cercanía?
A día de hoy estamos mejorando. Hemos pasado momentos muy malos. En el eje comercial de López de Hoyos un 40% de los asociados que estaban en Pymes Chamartín en el año 2007, tuvieron que que cerrar entre 2009 y 2011.
Ahora la cosa ha mejorado un poco y este porcentaje se ha reducido a un 12 o 15%. En los últimos dos años se nota una recuperación y sobre todo en el último semestre del año 2014. Se ha notado una alegría mayor, hay algo más de intención de gasto. Es cierto que se está notando un cambio positivo, pero de ahí a decir que el sector se ha recuperado hay un gran margen, es algo que no es cierto.

[sumario]“Es cierto que se está notando un cambio positivo, más intención de gasto, pero de ahí a decir que el sector se ha recuperado hay un gran margen, es algo que no es cierto”[/sumario]

¿Tienen apoyo de la Junta Muni-cipal del distrito?
Sí, notamos el apoyo y creo que además el concejal, Luis Miguel Boto, tiene una conciencia muy clara de lo que es un comercio. Él viene de una familia de comer-ciantes y entiende el diario de un comercio.

¿Qué opina de las competencias que tiene la Junta Municipal?
Lo que pasa es que muchas veces el concejal del distrito, por lo menos en estas últimas épocas, bajo mi punto de vista, tiene competencias muy limitadas. Porque a nosotros, como asociación, nos gustaría que nuestro concejal fuera nuestro alcalde. En Chamartín, que hay alrededor de 160,000 personas, la Junta Municipal casi no tiene competencias. Nosotros abogamos por que las puntas municipales tuvieran más capacidad y más competencias como algo que facilitaría en gran medida la solución de muchos problemas en los barrios.

[sumario]“Antes nos conocíamos todos, porque se vivía mucho más la calle y el ocio se hacía también en el barrio”[/sumario]

Usted nació en Prosperidad.
Sí, justamente donde estaba el museo de la Ciudad, y he vivido toda mi vida en el barrio.

¿Cómo ha cambiado el distrito a lo largo de estos años?
Ha cambiado mucho. Antes era un barrio de clase media trabajadora. En esa época todos tenían varios hijos y salíamos a la calle, jugábamos en la calle y esas cosas se han ido perdiendo. Las familias han ido teniendo menos críos. Luego con la venida de la inmigración han cambiado en muchos casos las costumbres, porque ahora la gente que toma la calle es los que ha venido de fuera. En la misma plaza de Prosperidad en verano hay una mayoría de dominicanos. No digo que esté en contra, al contrario, simplemente digo que ha cambiado.
Otro aspecto en el que ha cambia-do mucho es en los comercios. Antes los comercios eran lo que se llamaba comercio tradicional, había muchas zapaterías muchas joyerías… Ahora los comercios son diferentes, hay tiendas de juegos… y sobre todo el efecto de lo que llamamos el comercio oriental, los chinos, que ha sustituído a las tiendas de ultramarinos tradicionales.
A mí, personalmente, me gustaba más el modelo anterior. Un mo-delo tradicional en el que una de las ventajas que teníamos en Chamartín es que teníamos a 100 m todo tipo de comercios, desde una mercería hasta una ferretería o incluso cines.

Jóvenes observando, en los años 80,  un cartel del grupo Peor imposible en la puerta del Rockola, en el actual nº 5 de la calle Padre Xifré, entre Clara de Rey y Corazón de María.

Jóvenes observando, en los años 80, un cartel del grupo Peor imposible en la puerta del Rockola, en el actual nº 5 de la calle Padre Xifré, entre Clara de Rey y Corazón de María.

[sumario]“En el barrio teníamos sitios emblemáticos como el famoso Rockola, en padre Xifré”[/sumario]

¿Qué recuerdos guarda?
Toda la parte de lo que ahora es la Junta Municipal y Príncipe de Vergara era campo, había muchísimo más espacio abierto y los chavales jugábamos en la calle. Todo lo que es Corazón de María y Clara del Rey también era campo, se le llamaba el campo del Mahou. También ha cambiado la relación entre los vecinos. En esa época casi todos nos conocíamos porque se vivía mucho más la calle y el ocio se hacía también en el barrio. Aquí, aunque a mí la movida me pilló siendo un poco jovencito, teníamos hasta el famoso Rockola, en la calle Padre Xifré. Y es esto precisamente lo que queremos recuperar.
Usted es óptico de profesión

¿Qué tiempo le lleva el trabajo de la asociación?
Cada vez más, muchas veces se sacrifica nuestra parte profesional y familiar. El trabajo en la asociación se puede llevar un 30% de las horas que podría dedicar a mi trabajo, que son bastantes más de ocho como buen autónomo que soy. Pero me gusta y lo hago voluntariamente. Nadie de la asociación tiene retribución. Llevó el asociacionismo en las venas.

[sumario]”Llevó el asociacionismo en las venas”[/sumario]

 

 

 

 

.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ANÚNCIATE EN PLÁCET

ANÚNCIATE EN PLÁCET

Tiempo.com

Madrid
32°
19°
Sábado 35°  19°
Domingo 34°  20°
Lunes 33°  19°
Martes 34°  20°

SUSCRÍBETE

REVISTA