Comienza un período de colaboración entre arquitectos del COAM y el Ayuntamiento de Madrid que transformará algunos de los espacios emblemáticos de la ciudad.

El proyecto que pondrá en marcha el Consistorio en la Puerta del Sol se basará en la propuesta ganadora del concurso “Piensa Sol”, de los arquitectos José Ignacio Linazaroso y Ricardo Sánchez, que el Ayuntamiento y el COAM convocaron en 2014 con el objetivo de avanzar en el diagnóstico de los problemas de este espacio y reflexionar sobre las posibles soluciones.

El entorno de la estación de Atocha serán el otro lugar de Madrid que será estudio de remodelación.

En la presentación del proyecto los arquitectos Linazasoro y Sánchez han explicado las líneas básicas de su propuesta, que busca recuperar el orden y la forma del espacio reagrupando las funciones y ordenando los elementos de la plaza. En este sentido, en el arco norte se situaría una zona estancial formada por bancos de piedra que delimitarían el área comercial respecto al vacío central. Esto permitiría definir un eje comercial, garantizando así cierta autonomía respecto al centro de la plaza.

Las obras comenzarían en 2021 y no se han dado datos sobre el presupuesto del proyecto.

Alcalde - El Ayuntamiento peatonalizará la puerta del Sol

El alcalde de Madrid, José Luis Martínez Almeida, acompañado por la vicealcaldesa, Begoña Villacís; la delegada de Obras y Equipamientos, Paloma García Romero, y el concejal presidente de Centro, José Fernández, ha participado esta mañana (lunes 20 de enero de 2020) en la sede del Colegio Oficial de Arquitectos de Madrid (COAM) en la presentación de la remodelación de la Puerta del Sol, que supondrá su peatonalización.

 

Los monumentos se situarían en el arco norte y en el eje lineal este-oeste. Las estatuas de la Mariblanca y del Oso y el Madroño estarían en el arco norte delimitando el área de bancos que serviría de base a los monumentos. La de Carlos III se dispondría en el eje lineal este-oeste en posición girada, focalizando la portada de la Real Casa de Correos.

En ambos extremos del eje lineal este-oeste se localizarían dos pabellones contenedores de los kioscos, ascensores y salidas del metro. Con ello se pretende acabar con la dispersión y se remataría el eje a la vez que se deja libre el resto de la plaza. Estos pabellones contenedores recuperarían la imagen de los antiguos, que resultaban por su escala mucho más adecuados al espacio que los actuales.

Asimismo, se propone una iluminación homogénea de los edificios que delimitan la plaza y un tratamiento unitario de los bajos comerciales para devolverle la integridad que nunca debió perder.