Un estudio de los pigmentos hallados en la cueva de Ardales, ubicado en el sur de España, reveló que los neandertales fueron los responsables de realizar estos trazos que tienen al menos 64.800 años de antigüedad.

Los Neandertales

El hombre de Neandertal es una especie extinta del género Homo que habitó en Europa, Próximo Oriente, Oriente Medio y Asia Central, hace 230.000 y 28.000 años. Durante mucho tiempo fueron percibidos como un grupo brutal y fornido que solo podían gruñir para comunicarse.

Sin embargo, distintas evidencias prueban que vivían muy diferente a lo que alguna vez imaginamos. Practicaban deportes extremos que requerían sumergirse en las profundidades del mar para recolectar y crustáceos mamíferos marinos.

Actualmente, todo nadador y/o buceador utiliza un equipamiento específico para garantizar la seguridad en el agua, como flotadores, trajes de buceo, botas, escarpines y guantes. Sin embargo, los neandertales lo hacían de forma empírica, por lo que posiblemente algunos fallecían en sus excursiones marítimas.

Respecto a las actividades artísticas, tienen más cosas en común con los humanos modernos de lo que creemos. La investigación europea concluyó que los neandertales habrían pintado las cuevas de manera intencional. Quizá, como forma de comunicarse.

En un principio, los investigadores discutieron si realmente se trataba de pigmentos esparcidos intencionalmente o podían haber aparecido a causa de procesos naturales, como la afloración de óxido de hierro en la superficie de la roca.

Por ello, realizaron diversos estudios relacionados con la textura y la composición de ambos pigmentos. Tras realizar una comparación de ambas muestras encontradas en la cueva de Ardales, concluyeron que la textura y composición son completamente diferentes. Los pigmentos utilizados en las rocas no provienen de los afloramientos de material colorante conocido en la cueva, por tanto, las pinturas no son el resultado de procesos naturales.  

Los expertos sostuvieron que los neandertales usaban los pigmentos para crear arte rupestre y tenían un comportamiento simbólico mucho más rico de lo asumido previamente.

Las pinturas rupestres evidencian que las especies humanas primitivas poseían habilidades y culturas más desarrolladas de lo que tradicionalmente pensamos.

Este tipo de manifestaciones artísticas, que generalmente están ubicados en rocas o cavernas, han sobrevivido por miles y miles de años en la Tierra y podemos encontrarlas en todo el mundo. En países como México, las pinturas rupestres de Coahuila son unas de las más reconocidas del país.

En España, el nuevo hallazgo se suma a la creciente evidencia de que los neandertales tienen una capacidad craneal mayor y no son menos adaptados por el hecho de que terminaron extinguiéndose.