Seleccionar página

“Cuando bajo del escenario dejo de disfrutar y quiero desaparecer”

“Cuando bajo del escenario dejo de disfrutar y quiero desaparecer”

MP - Foto 1473
[entradilla]Con la colaboración de Pedro Guerra y el poeta Luis García Montero, Miguel Poveda se mete de lleno en un nuevo reto. Textos de Quevedo, Rafael de León, García Lorca, Borges, Miguel Hernández, Pablo Neruda o Joaquín Sabina para dotar de forma lírica a las 15 joyas contenidas en este disco.
A la venta el próximo 17 de marzo, Sonetos y poemas para la libertad nos trae el Poveda más actual, demostrando su capacidad para recorrer con personalidad y fiabilidad casi cualquier terreno que se le antoje.[/entradilla]

VER Video CLIP Donde pongo la vida. COn Ana Belén.

Ver video promocional del nuevo disco de Poveda.

Lo que le gusta hacer amigos… Le encantan las colaboraciones!
Siempre he tenido la idea de compartir porque creo que en todo eso hay canales para aprender.
Cada artista te da una energía distinta, cada uno es de un mundo diferente, suma, lo paso bien, disfruto y salgo de la monotonía de cantar siempre solo y de cada experiencia me llevo algo.
A veces porque tengo que echarle un cable a un compañero y luego, porque me gusta mucho compartir.
A mí me dice Ana Belén de cantar con ella y es que voy encantado. (en su último disco fue al revés).
En este disco ha cantado con Ana Belén, Miguel Ríos y Joaquín Sabina. Casi nada!
Uno es consciente de la grandeza de estos cantantes y cuando te dicen que sí, con esa frescura y esas ganas, piensas en la suerte que tienes.
Estar al lado de estos cantantes le acerca al Olimpo.
En realidad cada colaboración tiene un porqué. Es verdad que cuando empecé no tenía acceso a Miguel Ríos, era otra historia. Pero por ejemplo es Miguel Ríos porque fue el primero que grabó este soneto, Donde pongo la vida, que cantamos juntos. Ana Belén tenía una relación muy estrecha con el poeta Ángel González y ambos podían contarme mucho desde su experiencia.
Este disco comienza hace muchos años, ¿verdad?
Es una aventura que comienza hace más de cuatro años, cuando Pedro Guerra comenzó a enviarme los sonetos.
¿Cómo está siendo el camino?
A veces pienso una cosa y otras veces, otra. Es un camino difícil y duro, que a veces compensa por el disfrute tan tremendo y el placer tan impresionante que yo siento sobre un escenario. Tengo mucha vocación. Una vez que todo lo puramente artístico sucede sobre el escenario, dejo de disfrutar, me gustaría desaparecer. Nunca pensé que diría esto.
Su último disco me parece muy bueno, arriesgado y que nos quiere contar que un cantaor puede llegar a muchos otros lugares. ¿Es así?
Efectivamente es un mensaje de libertad; yo vengo de un mundo muy conservador, como es el flamenco, pero tengo una necesidad física, interior y espiritual de hacer otras cosas. Soy muy amante de la poesía, he crecido con la copla, y por qué voy a censurar esa parte de mí.
¿Se le entiende bien?
Bueno, hay de todo. Por ejemplo el mundo flamenco no sabe cómo etiquetarme: ¿cantaor o cantante?
¿Usted se etiqueta?
Yo no. Pero es verdad que de base soy cantaor y flamenco es lo que nunca he dejado de cantar en los directos.

MP - Foto 1426
[sumario]”La palabra libertad me sirve para decir que canto lo que me sale de las entrañas”[/sumario] ¿La palabra libertad que utiliza en el título de su disco quiere pedir precisamente ésto?
Si, libertad para cantar lo que me sale de las entrañas.
¿Quiénes han sido sus referentes en el flamenco y en quién se fijas ahora?
De la gente de ahora me gusta mucho Jesús Méndez, Arcangel, Rafael de Utrera, Antonio Reyes, Argentina o Marina Heredia. Soy muy fan de mis compañeros.
De los clásicos, me gusta Camarón y mi gran ídolo es Manolo Caracol, porque además de ser un gran cantaor, era muy artista y polifacético.
Y tenía una presencia escénica fuerte, como usted.
Bueno, luego me veo los videos y digo, ¿qué hago ahí? y pienso en quedarme más comedido en el próximo concierto.
Soy muy crítico conmigo mismo.
¿Cree que la copla tiene un futuro estable?
La copla está en peligro, es importante que se defienda la copla como lo hace Martirio o Joan Manuel Serrat, declarando que de pequeño cantaba coplas. La gente de la cultura debe seguir reivindicando la copla. Pero faltan intérpretes, autores y es necesario ese motor para asegurar su continuidad.
¿Es un cantaor moderno?
Me siento actual. Voy caminando con los tiempos. Me siento natural haciendo lo que hago porque considero que es actual sin renegar nunca del pasado.
¿Qué ha visto por el mundo que le haga saber que su arte va para largo?
He visto por festivales de música de todo el mundo músicos y músicas que no sabías ni que existían, con mucho talento y que van influenciándote y haciendo tu vida y tus trabajos más interesantes y completos. También te hace darte cuenta de lo pequeños que somos. En cada rincón del mundo hay arte y por eso es importante vivir con los ojos muy abiertos.
¿Qué ha sido lo más dificil y lo más fácil de este disco?
Lo más dificil, dejar sonetos fuera.
Y lo más fácil, trabajar con Amargós, con Pedro Guerra y toda la gente del equipo, porque desde el primer momento le han puesto ilusión y han captado la esencia de este trabajo.
¿Dónde vive?
En Sevilla.
¿Qué le gusta hacer cuando se baja del escenario?
En Sevilla me encierro en mi casa.
Pero eso parece muy triste.
Si, empieza a serlo.
Por un lado soy muy hogareño, pero también me gusta andar por la calle, ver tiendas o sentarme en una cafetería y ver a la gente cómo camina. Pero ya no lo hago, porque me siento más observado y soy tímido para eso. Hay gente conocida a los que les gusta o lo llevan bien, pero yo en ese sentido, lo llevo fatal.
Grabando en Barcelona caminaba por la calle y nadie me conocía, y volví a ser feliz en ese sentido.
Ahora pienso que pasaré temporadas en Barcelona en busca de mi anonimato perdido y de esa sensación de libertad maravillosa.
Cuando recupera esa libertad, ¿qué le gusta hacer?
Ir al cine y comer palomitas, ir al teatro, visitar exposiciones y el turismo culinario.
¿Hace deporte?
Iba al gimnasio en Sevilla, pero la gente me hablaba y lo he dejado.
¿Qué va a pasar con este disco ahora?
Lo presentamos en Sevilla, en Pedralbes y en el Teatro Real de Madrid, con toda la banda, y con Ana Belén, Sabina y Miguel Ríos.

El cantaor de Barcelona

Miguel Poveda León nació un 13 de febrero de 1973 en Barcelona y creció en Badalona. A los 15 años comenzó a cantar y en 1993 gana cuatro importantes premios, entre ellos la Lámpara Minera.

Texto de Javier Estrada.
Fotos de Damián Calvo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ANÚNCIATE EN PLÁCET

ANÚNCIATE EN PLÁCET

Tiempo.com

Madrid
13°
Lunes 11° 
Martes 13° 
Miércoles 11° 
Jueves 14° 

SUSCRÍBETE

REVISTA

REVISTA