Seleccionar página

Mario Casas: “Soy muy bromista, pero la inseguridad de mi profesión me hace ser más serio”

Mario Casas: “Soy muy bromista,  pero la inseguridad de mi profesión me hace ser más serio”

Fotos: Manolo Pavón
M.Casas-Sombrero[entradilla]Conversamos con el actor Mario Casas, gallego de 29 años, criado en Cataluña y afincado en Madrid, de caracter humilde, extrovertido y bromista, aunque profesionalmente serio y responsable. Tras habernos hecho reir con su personaje de Adanne en Mi gran noche, de Álex de la Iglesia, vuelve a las carteleras el próximo 25 de diciembre con Palmeras en la nieve, la adaptación cinematográfica del best seller homónimo de la escritora Luz Gabás, una gran producción épica e intimista sobre nuestro pasado colonial en Guinea. Según el propio actor el rodaje de esta película ha sido personalmente un profundo viaje emocional.[/entradilla]

Aunque se pasa en un suspiro, es difícil resumir 2 horas y 43 minutos de película, danos tu breve y propia sinopsis.
La película habla de un viaje emocional sobre el descubrimiento de la vida de un chico que con 18 años se va de las montañas de Huesca con su padre y su hermano a trabajar, en la época de las colonias, a Guinea Ecuatorial. Es la historia de una vida, de un ser humano que, creyendo que va al paraíso, se da cuenta de que no todo es luz y que hay muchas zonas oscuras por el camino.
[sumario]“Una de las cosas más importantes para poder interpretar y no juzgarte minuto a minuto es reírse de uno mismo”[/sumario] Mario Casa-Placet-apertura-sin palo
¿Conocías algo de la historia de estas colonias antes de hacer la película?
Lo que conocía era un poco lo del cole y deberían enseñarlo más. Es una historia realmente interesante y emocionante y algunos de nuestros abuelos o bisabuelos estuvieron allí. A veces nos creemos que ese tipo de historias se dan sólo en Norteamérica o fuera de nuestro país, pero es algo que nos pasó a nosotros, a nuestros antepasados.

¿Hay algo que te llamara más la atención del rodaje?
Lo más bonito para mí fue ver las caras de emoción de gente real que estuvo en esa época en Guinea que visitaron el decorado que se recreó en Canarias. Cuando llegó Luz Gabás, la autora del libro, se emocionó también. La recreación había conseguido trasladar a todos 50 años atrás a las colonias de Guinea.

¿Qué ha significado personalmente el rodaje?
Para mí ha sido un viaje actoral y vital muy importante, un viaje emocional. Como actor, que te regalen un personaje que se desarrolla durante 20 años es algo muy interesante.

¿Disfrutas más en el rodaje de una comedia como Mi gran noche o de un drama como Palmeras en la nieve?
Al final eso depende más del equipo, de los actores, del director… Lo que te provoca cada película o cada personaje es algo independiente del género que sea.

¿No crees que se infravalora un poco a los actores de comedia?
Cada vez menos. Se ha demostrado siempre que los grandes actores y muchas de las estrellas españolas han sido parte de las comedias que todos recordaremos siempre. De hecho, los últimos éxitos que está teniendo el cine español son de comedia.

¿Eres de los que sabe reírse de sí mismo?
Con el personaje de Mi gran noche lo primero que hice fue reírme de mí mismo. Para ser actor uno tiene que tener claro quién es, cómo es, pero una de las cosas más importantes para poder interpretar y no juzgarte minuto a minuto es reírse de uno mismo, sea drama o comedia.
[sumario]”Mi primer trabajo fue un anuncio, con ocho o nueve años, de Scalextric”[/sumario] Mario Casas Domingo
¿Te consideras una persona graciosa o bromista?
Soy muy bromista cuando estoy con gente de confianza, pero la inseguridad de mi profesión me hace ser más serio y me gustaría que se viera mi lado responsable, de alguien que profesionalmente se está buscando hueco y que respeta muchísimo su profesión y todo lo que la rodea. Es algo que no ha de tomarse en broma, porque es una profesión en la que hay que luchar mucho para seguir ahí.

¿De pequeño cuál era tu juego favorito?
Me gustaba jugar a policías y ladrones. Ahora todo ha cambiado. Cuando veo a los chavales, como mi hermano de 17 años, con el móvil y el ordenador… aunque sólo tengo 29, me veo mayor.

¿Siempre sentiste el gusanillo de la interpretación?
Cuando en el colegio se hacían las fiestas de fin de curso yo siempre interpretaba sketches de Cruz y Raya. Siempre he sentido ese gusanillo. En clase, cuando tocaba interpretar, yo era el primero. No me daba vergüenza crear personajes ni hacer el payaso con mi familia en los fines de año o en las fiestas. Siempre me ha gustado, siempre ha estado ahí, pero es verdad que lo tuve más claro cuando vine a Madrid con 18 años y conseguí mi primer trabajo.

¿Te acuerdas de tu primer papel?
Yo creo que fue un anuncio, con ocho o nueve años, de Scalextric. Luego una serie que se llamó Obsesión de TVE cuando tenía 18 años, pero el proyecto que más recuerdo es mi primera película, El camino de los ingleses, con Antonio Banderas. Ahí es donde empecé realmente a hacerme profesional, a conocer el medio, y a darme cuenta de lo que hay que luchar.

¿Qué es lo más diferente cuando soñabas con ser actor y la realidad?
La seriedad de la profesión. De pequeño siempre andaba jugando, bromeando y cuando empiezas de verdad, te das cuenta de que todo es mucho más serio de lo que esperabas. Aunque lo que más me gusta de esta profesión es que trabajando, dentro de la seriedad, puedo de alguna forma convertirme en ese niño que fui y no dejar de jugar.
[sumario]“Los actores, aunque estemos trabajando, tenemos esa inseguridad, ese miedo constante de que si no funcionan un par de pelis tal vez no nos vuelvan a llamar”[/sumario]

Mario Casas junto a Berta Vázquez, coprotagonista de Palmeras en la nieve y su actual pareja, en una escena de la película.

Mario Casas junto a Berta Vázquez, coprotagonista de Palmeras en la nieve y su actual pareja, en una escena de la película.

¿Se pierden los miedos del principio?
Aunque tengo un buen momento, estoy trabajando y teniendo grandes oportunidades en grandes proyectos el miedo sigue siendo el mismo que cuando empecé y la sensación de inseguridad todavía se hace más grande. Parece que uno tiene que ser más responsable, trabajar más, no parar, no descansar y al final lo que tienes es más miedo. Me conozco mucho mejor, sé como trabajo, sé como me esfuerzo y que no descanso, pero en el momento que bajo un poco la guardia me entra una gran inseguridad y grandes miedos. Porque los actores, aunque estemos trabajando, tenemos esa inseguridad, ese miedo constante de que si no funcionan un par de pelis tal vez no nos vuelvan a llamar. Eso me lleva a canalizar mi miedo hacia ser muy trabajador y profesional. Me dejo la piel en cada escena, porque quiero trabajar y hacerme un hueco en esta industria tan difícil.

MÁS MARIO…
Mario Casas Espejo¿Eres supersticioso?
No soy supersticioso, pero sí tengo algún amuleto, como una mochila negra que siempre llevo conmigo desde hace unos seis años. Mucha gente me dice que por favor ya me deshaga de ella, pero es una mochila que me ha acompañado allá donde he ido. Ha habido momentos en los que he estado sólo y lo único que me acompañaba era esa mochila. En todos los rodajes siempre la llevo conmigo.
[sumario]“Tengo algún amuleto, como una mochila negra que siempre llevo conmigo desde hace unos seis años” [/sumario] ¿Qué no falta en tu camerino?
Un altavoz con música.
¿Eres muy deportista?
Aunque soy sano y me mantengo en forma, me gustaría practicar mucho más deporte. Me encanta el tenis, el fútbol. Me gusta el deporte en general. En mi casa cuando estoy solo siempre tengo encendido el canal de Tele Deporte. Siempre estoy viendo deporte, sea el que sea, sea golf, pádel…

M.Casas.1-planoHabiendo nacido en Galicia, luego criado en Cataluña y habiendo estudiado en Madrid, donde vives ahora ¿De qué equipo eres?
Me tira la tierra y soy del Depor. Al final soy gallego y Galicia me corre por la sangre .
¿Participas en algún tipo de proyecto solidario u ONG?
Sí, he tenido la suerte de poder participar con gente en este sentido. He estado, por ejemplo, en hospitales con niños intentando sacarles una sonrisa aunque sea unos minutos. Pero hay algo que sí me gustaría y que sé que voy a hacer y es uno de mis sueños. Lo intenté hacer dos veces pero no pude por trabajo. Me gustaría irme fuera, tal vez con Oxfam a África, para colaborar en lo que pueda y ayudar a chavales durante un tiempo. Vivirlo realmente. Tengo que vivir esa experiencia y lo necesito a nivel emocional.
[sumario]“Me gustaría irme fuera, tal vez con Oxfam a África, para colaborar en lo que pueda y ayudar a chavales durante un tiempo. Tengo que vivir esa experiencia” [/sumario]¿Cuál es tu sitio favorito de Madrid?
La montaña. Necesito respirar aire fresco y para mí El Escorial, que es donde vivo y donde está mi familia y la zona de la sierra de alrededor es un lugar que me encanta. También en El Escorial me gusta ir al bar donde ya me conocen. En ese sentido llevo una vida muy tranquila, una vida bastante interior. Me gusta estar bastante conmigo mismo y con la tierra. Eso es lo que encuentro en la montaña.

.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ANÚNCIATE EN PLÁCET

ANÚNCIATE EN PLÁCET

Tiempo.com

Madrid
32°
18°
Viernes 32°  19°
Sábado 35°  19°
Domingo 34°  21°
Lunes 32°  19°

SUSCRÍBETE

REVISTA