Es un aviador distraído, explica el artista que firma la escultura, Miguel Ángel Ruiz, que continúa: “hace miles de años un hombre alado salió a dar una vuelta y cuando regresó y quiso aterrizar se encontró con que había crecido una ciudad donde antes había un hermoso campo”.

 

aviador madrid - El hombre alado y desnudo no es el diablo ni Ícaro

aviador 2 Madrid - El hombre alado y desnudo no es el diablo ni Ícaro

La crónica popular había dicho de la escultura de la azotea de la calle Milaneses, 3 esquina calle Mayor, que era un ángel caído, un diablo. También que podía ser Ícaro, el hijo de Dédalo. Pero no, es un aviador distraído y la escultura se llama “Accidente aéreo”.

La escultura fue encargada por la comunidad de vecinos al escultor y se instaló en 2005.