Seleccionar página

“Muchas veces a los cooperantes se les ve como si fueran santos, se les mitifica”

“Muchas veces a los cooperantes se les ve como si fueran santos, se les mitifica”
F-Leon-de-Aranoa

Fernando León de Aranoa posa para Plácet tras realizar la entrevista.
Fotografía: Alfonso Espinosa.

[entradilla]Ganador de cinco premios Goya, León de Aranoa nos habla de su forma de entender el cine y de su visión de los cooperantes en las zonas de conflicto, tema que trata en Un día perfecto, su película más internacional, rodada en inglés y protagonizada por Vinicio del Toro y Tim Robbins, única representante española en la 62ª edición de Cannes, que se estrena en cines hoy, viernes 28 de agosto.[/entradilla]

Ha dedicado bastante tiempo entre sus películas al documental. ¿Tiene esta película algo de documental?
No tanto la película en sí, en su forma ni narrativamente, en lo que sí ha sido muy útil hacer documentales en este caso es en la experiencia, en la documentación. Desde que hago películas, siempre he tratado, entre película y película, hacer un pequeño trabajo documental. Un poco como ejercicio, porque es muy interesante desde el punto de vista personal, es algo muy enriquecedor. Lo hice de desde mi primera película, Familia, que hice un documental precisamente en Bosnia, en 1995, para una ONG que trabajaba allí y después he hecho algunos más. Varios de estos documentales ha sido precisamente con ONGs en zonas de conflicto, con trabajadores humanitarios. De hecho dice uno para Médicos Sin Fronteras en Uganda en el año 97 y hace poco hice otro para ACNUR en Somalia. Estos documentales me han servido para poder escribir esta película, me ha servido la experiencia de esos viajes para entender el espíritu que se respira en estos equipos.

Se dice que las grandes historias están en la realidad.
Las encuentras en la realidad, siempre ha sido así, y muchas de las cosas que pasan en esta historia las he visto de alguna forma, parecidas o iguales, en la realidad y lo que he hecho ha sido reinventarlas para la película. Pero una película y un documental, narrativamente, son muy diferentes. Para mí el acercamiento a cómo contar una historia en un documental o en una ficción es muy distinto.

¿Se siente más cómodo con el cine donde puedes hacer el personaje a su voluntad?
Claro, la ficción tiene algo que a mí personalmente me gusta mucho, que es la posibilidad de inventar y de desarrollar un personaje. Con toda esa parte yo me siento muy cómodo. Me encanta escribir guiones.
[sumario]“Recuerdo una pintada que estaba en un muro de una calle asolada por francotiradores en Sarajevo, en el peor momento de la guerra, que ponía -En Ruanda están peor-, es un síntoma de esa necesidad de hacer humor, de sobrevivir.”[/sumario] ¿Y más cómodo delante de un papel en blanco que detrás de una cámara?
Mi carrera en cine la empiezo como escritor, como guionista, y creo que ese comienzo, toda esa formación como guionista, afecta toda mi carrera, y, aún a día de hoy, es un espacio donde me siento muy cómodo, escribiendo y desarrollando las historias y también documentándome, porque todas las historias que escrito tienen un pie en la realidad muy fuerte y eso procede de experiencias anteriores, porque voy a un sitio y puedo pasarme tres días, como en el caso de Los lunes al sol, que anduve mucho por las zonas de astilleros en momentos de conflictividad laboral. Para mí toda esta parte es muy interesante y luego el desarrollo del guión lo disfruto mucho, es cuando todo va cogiendo forma, sentido. Porque ahí ya ves la película. En el caso esta película la visualice ya hace ya dos años y luego llegó el trabajo de hacerla, de hacerla lo mejor posible para que se pareciera lo máximo a aquella película que yo había visualizado.
[sumario]Gran parte de la película está rodada en Granada, en el pueblo de Alquife, donde hay unas minas abandonadas.[/sumario]

¿Y eran Vinicio del toro y Tim Robbins los personajes que visualizó?
Completamente. Además, hay algo que a mí me pasa siempre. Los personajes ya interpretados por los actores, una vez que has rodado una película, suplantan por completo a los que tú tenías previamente la cabeza. Es verdad que normalmente tratas de que el resultado se acerque a aquello que habías imaginado. En este caso, con Vinicio, puedo decir que el resultado del personaje que desarrolla en la pantalla es incluso mejor del que tenía yo previamente en la cabeza. Fue así también con Tim Robbins, porque son dos actores de enorme talento y eso se refleja la película. En el caso de Vinicio todo el trabajo fue también muy interesante, porque durante el rodaje se convirtió en un socio creativo. Más allá de que trajera cosas buenas a su personaje, también las trajo para la película. Durante el rodaje trabajamos muy mano a mano y su aportación ha hecho mejorar mucho la película. Me gustó mucho trabajar con él. Para mí fue una experiencia estupenda como director, una manera nueva de trabajar.

Fernando León de Aranoa junto a Vinicio del Toro, del que el director ha dicho que se convirtió en un socio creativo, durante el rodaje de Un día Perfecto. Fotografía de Fernando Marrero, cortesía de Reposado P.C. t Mediaproducción, S.L.U.

Fernando León de Aranoa junto a Vinicio del Toro, del que el director ha dicho que se convirtió en un socio creativo, durante el rodaje de Un día Perfecto.
Fotografía de Fernando Marrero, cortesía de Reposado P.C. t Mediaproducción, S.L.U.

Cuida mucho los tiempos en sus trabajos. No por nada su productora se llama Reposado.
El nombre viene varios sitios, pero es verdad que entre otros se refiere a cómo hacemos las películas o como yo he aprendido hacerlas y esto tiene que ver con que yo empecé como director, con Elías Querejeta que era el gran productor del cine español y tenía una manera de producir estupenda, es decir, muy generosa hacia la película. Él te daba todo lo que el rodaje necesitaba y creo que en las películas que hice con él dispusimos para rodar de todo el tiempo posible que podía tener, que siempre es difícil, porque el tiempo en cine es muy caro. Esa manera de producir tan artesana es lo que he aprendido y ha marcado todo mi trabajo posterior.

¿Y qué otras razones ahí para que la productora se llame Reposado?
Hay una muy inmediata que es el tequila reposado. Cuando monte la productora, me gusta mucho el tequila reposado, me hacía falta un hombre y ese fue el que elegí, había rodado en México… Es un poco la anécdota, aunque luego es verdad que tiene que ver mucho con cómo producimos y también con mi propio carácter, soy una persona tranquila rodando y yo mismo soy así. Un rodaje es un lugar donde es fácil perder los nervios y es bueno rodar de una manera reposada, saber manejar las situaciones de tensión que se producen, porque es bueno para la película.

Se ha comentado que esta película rompe un poco con los esquemas tradicionales que se esperan de de Fernando León de Aranoa.
Uno no puede escapar de sí mismo, aunque a veces quisiera, y hay elementos característicos de mi cine, sobre todo en la manera de contar los personajes, son los que determinan las historias y el flechazo del espectador. Esta es una película donde los personajes son muy importantes, más allá de las peripecias que vivan. Los personajes son la clave y la empatía con la película viene a través de ellos. También en la película está presente el humor, que también forma parte de mis otras películas y la coralidad de la historia, la variedad de personajes.
[sumario]“Muchas de las cosas que pasan en esta historia las he visto de alguna forma, parecidas o iguales, en la realidad y lo que he hecho ha sido reinventarlas para la película.”[/sumario] Entonces, ¿Dónde cree que la crítica ha reconocido ese otro León de Aranoa?
Quizá la película tiene un ritmo más alto, también el reparto puede hacer pensar eso, el hecho de que sean actores internacionales, el hecho de rodar en inglés. Es cierto que la película tiene un ritmo más alto, es algo muy diferente frente a mis últimas películas y sobre todo a la anterior, Amador. Es algo voluntario, en el sentido de que Amador era una película muy medida, muy exacta, muy intimista también. Toda la película recaía sobre la espalda de un solo personaje, una película muy silenciosa. En esta película yo tenía las ganas y la vocación de hacer una película donde la improvisación fuera más intuitiva, donde yo mismo como director no me pensara tanto las cosas, no las pensara 10 veces. En esta película me dejado llevar más y he dejado hacer más también. De hecho hay una circunstancia de producción que ha dado lugar a este tipo de rodaje y es que tuvimos muy poco tiempo para ensayar, apenas tuvimos una semana, con lo cual estábamos forzados a improvisar más. Y esto que normalmente para mí sería un obstáculo, decidí enfocarlo como una virtud.

Esta diferencia en la forma de trabajo se refleja también en el resultado.
Si, yo quería que se viera en la pantalla esa espontaneidad, esa frescura, esa forma irreflexiva, porque en el trabajo humanitario en una zona de conflicto hay algo muy irreflexivo, muy inmediato, donde la acción domina, la improvisación marca, porque no hay medios y se la tienen que jugar muchas veces y esto está en la película.

Muchas veces se ve a los cooperantes como gente seria en un trabajo muy conflictivo. ¿Es real ese humor que se refleja en la película?
Sí, muchas veces se les vé como si fueran santos, se les mitifica. Y sin embargo, desde mi percepción, esta forma de actuar, este humor es completamente real, por que hay una necesidad, completamente humana, algo de lo que se ha hablado también siempre que se da en las morgues, de que cuando estás en contacto directo con el drama y con las dificultades, necesitas de alguna forma burlarte de ellas, poner cierta distancia. Porque al final el humor es también un mecanismo de distanciamiento, de defensa. No puedes estar empatizando permanentemente con las víctimas si ese es tu trabajo diario y durante 15 o 20 años está dedicando día a día a tratar con ellas. Has de tener esa capacidad de tomar un poco distancia y a eso, a veces, se llega a través del humor. El humor es uno de los síntomas de la inteligencia y sirve a veces para entender mejor las cosas, para explicarlas, para separarte de ellas y así poder sobrellevarlas. Yo podría contar multitud de anécdotas que visto en zonas de conflicto en las que he estado haciendo algún documental. Y es así, no sólo con los cooperantes, sino, en algunos casos, con los propios civiles que están sufriendo las consecuencias del conflicto.
[sumario]“Más allá de que trajera cosas buenas a su personaje, Vinicio también las trajo para la película, su aportación ha hecho mejorar mucho la película”[/sumario]

León de Aranoa comenta con Vinicio del Toro antes de rodar una escena de Un día perfecto.

León de Aranoa comenta con Vinicio del Toro antes de rodar una escena de Un día perfecto.

¿Recuerda alguna anécdota concreta de ese humor que descubrió en la población de alguno de sus viajes?
En mi viaje a Bosnia, durante la guerra, pude ver muchas pintadas en la calle, que están reflejadas en la película, y que son referencias reales de la guerra. Recuerdo una pintada que estaba en un muro de una calle asolada por francotiradores en Sarajevo o en Mostar, no recuerdo ahora exactamente, en el peor momento de la guerra, que ponía -En Ruanda están peor-, que no deja de ser una macarrada y que decidimos no ponerla en la película porque pensamos que tal vez no se entendiera, pero es una muestra o un síntoma de la necesidad de hacer humor, por parte de la población, de su propia situación para de alguna forma sobrevivir. Y esto se veía permanentemente durante la guerra en Bosnia, responde a esa necesidad de la población de sobrevivir. Además, creo que si les negáramos eso sería terrible, porque sería negarles una de las pocas tablas de salvación que uno tiene momentos tan extremos.

¿Cree que en otras guerras también se dá esto?
Como forma parte de la naturaleza humana, se puede dar en cualquier guerra. Otra experiencia mía directa fue rodando un documental en una zona de conflicto en Uganda. Rodábamos en un campo de refugiados que se llamaba Lalogi, donde había 80,000 desplazados, muy cerca de la frontera con Sudán. Allí hacían todos los sábados una obra de teatro para distraerse y también con una vocación pedagógica, para enseñar a los refugiados como comportarte si se encontraban en medio de un campo de minas. En la pieza, representada por unos jóvenes, había integrados momentos cómicos que hacían reír al público. Al final yo le pregunté al director de la obra, un maestro local, desde mi visión casi de turista que no podía entender el humor en una situación tan dramática como la que vivía aquella gente, -¿como consigues hacer una cosa cómica con algo tan tremendo que se vive a diario?- y el director me contestó, -es que si no, no vienen a verla-. Me pareció de un pragmatismo y una inteligencia brutal. Y me demostró que el sentido del humor funcionaba.
[sumario]“En un campo de refugiados en Sudán, le pregunté a un maestro local, que organizaba obras de teatro con mucho humor para tratar, con fines pedagógicos, temas como el de los campos de minas, cómo podía hacer una cosa cómica con algo tan tremendo, y me contestó, -es que si no, no vienen a ver la función-”[/sumario]

Vinicio del Toro en su papel de Mambrú, en Un día perfecto, un veterano trabajador humanitario, junto al jovencísimo actor Eldar Residovic, en el papel de un niño, en busca de sus padres, en medio de una guerra que no acaba entender.

Vinicio del Toro en su papel de Mambrú, en Un día perfecto, un veterano trabajador humanitario, junto al jovencísimo actor Eldar Residovic, en el papel de un niño, en busca de sus padres, en medio de una guerra que no acaba entender.

La película ha sido rodada en inglés y creo que es un factor muy importante para mostrar el trabajo de los cooperantes en lugares de conflicto donde se mezclan muchas nacionalidades. Es una pena que se presente al público en España doblada.
Esto es inevitable, en realidad, en tantas películas. Obviamente en salas de versión original se podrá ver subtitulada, pero es cierto que en la mayoría de salas se presenta doblada. Y es cierto que se pierde parte del mensaje, de esta internacionalidad del trabajo de cooperación, pero también es cierto que el doblaje se ha hecho con mucho mimo y mucho cuidado. Yo he intentando, dentro de la medida de mis posibilidades, asegurarme de que todo se parecía lo máximo posible a la película que yo quería hacer y se ha jugado también con este elemento de confusión y de Torre de Babel que se refleja en la película en versión original. Se ha hecho muy buen trabajo con el doblaje, pero es cierto que algún matiz se podrá perder.
[sumario]El ser humano es capaz de hacer las cosas muy muy mal y de una forma muy terrible, pero también somos capaces de lo mejor, incluso en el mismo día y en el mismo espacio.[/sumario] Le pido, para acabar, una reflexión, como director y escritor comprometido, sobre qué cree que estamos haciendo mal y bien como sociedad. Siempre estamos echando la culpa al político, a la institución, pero realmente como sociedad tenemos parte de culpa de todo lo que está pasando a nuestro alrededor.
Es una pregunta muy difícil y no me atrevo a contestarla. Lo que sí tal vez puedo decirte, volviendo la película, porque de una forma se conecta con lo que me preguntas, es que al final, si algo tiene de interesante el ser humano como materia narrativa para los que contamos historias, es que es capaz de lo mejor y lo peor. Eso es algo que también está la película, porque cuando se habla de esas lógicas de guerra que tienen que ver con las minas o con dejar un cadáver en un pozo para contaminar el agua, se está expresando lo peor de la naturaleza humana, pero al mismo tiempo, en el mismo espacio se da también lo mejor de la naturaleza humana que es la gente que está allí haciéndolo, mejor o peor, pero intentando hacerlo. Yo me quedo con esta convivencia de los dos extremos. El ser humano es capaz de hacer las cosas muy muy mal y de una forma muy terrible, pero también somos capaces de lo mejor, incluso en el mismo día y en el mismo espacio. En ese sentido yo soy esperanzado y prefiero quedarme con este mejor lado del ser humano, pese a la parte más fea. Tengo esperanza y confianza en el ser humano, sin duda.

.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ANÚNCIATE EN PLÁCET

ANÚNCIATE EN PLÁCET

Tiempo.com

Madrid
32°
18°
Viernes 32°  19°
Sábado 35°  19°
Domingo 34°  21°
Lunes 32°  19°

SUSCRÍBETE

REVISTA