“135” es el nuevo disco de Kimberley Tell. El número hace referencia a los centímetros que tiene su cama. Y de ahí, sale la denominación de bedroom Pop: canciones íntimas que los jóvenes escriben sobre su cama. En el caso de esta canaria de voz de terciopelo, letras tristes y flow lleno de identidad, destaca la calidad de su música elegante y emotiva.

Le pedimos a Kimberley vernos en alguno de sus sitios favoritos de Madrid. Ella elige el Toma Café de la calle Raimundo Lulio, 16, uno de los tres templos que Santiago Rigoni ha levantado en Madrid al café y su momento de consumo. Un lugar que huele a bienestar, donde suena música Soul desde un vinilo y las conversaciones se ralentizan para mirar se a los ojos. Un gran hallazgo. 

 

 

Siempre has sido artista; estudiaste Bellas Artes, has trabajado de modelo publicitaria y después llegó la interpretación ¿Cuándo sabes que la música seria la penúltima estación?

De pequeña siempre soñaba que sería cantante y escribiría mis canciones. Después lo aparté, creo que por timidez. Trabajando como actriz, formé “Primary colors” un dúo que no funcionó, aunque grabamos muchas maquetas y nos sirvió de rodaje. llego a Madrid para rodar mi primera serie (Algo que celebrar) y me quedé.

Siempre he hecho mis canciones en privado, pero en un momento de parón laboral, muy habitual en el trabajo de actriz, comencé a sacar mis canciones del cajón. El tiempo libre y la crisis “pre30” me llevó a aprender a producir, hasta que me junté con Matías Eisen, con el que produzco, además de enseñarme este sitio donde estamos….

¿Entonces la música ha sido una casualidad?

No, ha sido tomar consciencia de algo que he querido toda mi vida que sucediera y que el miedo no me dejaba alcanzar. Encontré el momento de lanzarme. También tuve el pánico de verme dentro de 10 años arrepintiéndome de no haberlo intentado. No se porqué he tardado tanto. Me parece muy satisfactorio el hecho de construir algo de cero y compartirlo. hablo de la música y también de una vida entendida como un proyecto artístico.

 

kimberley Tell musica pop - Kimberley Tell: "mis canciones son melancolía envuelta en papel de caramelo"

Kimberley Tell en Toma Café, de la calle Raimundo Lulio 16 de Madrid.

 

¿Qué ha tenido que ver la experiencia previa o tu edad (31 años), para que tu propuesta musical sea tan potente?

Todo eso tiene que ver, pero a la vez esa es la mierda de nuestra sociedad que glorifica mucho lo muy joven e inmediato, pero no se valora la madurez y que los trabajos reflejen ese camino. Si yo no he compuesta estas canciones o no he hecho un disco, es que no estaba preparada para hacerlo, y ahora si. Esta madurez, aunque me siga considerando una niña aprendiendo, me ha dado la seguridad de contar lo que me apetece sin tener mucho más en cuenta.

¿Por qué esa elegante melancolía de tus canciones?

Todas estas canciones están escritas en ese momento de mi vida en el que me sentí perdida. De hecho, la canción “Trihte” fue la primera y va de eso, de estar en un bucle, de tener ganas de comerte el mundo, pero de sentirte estancada en el mismo punto. “Quiero arder, pero me quema el frío, quiero volar pero temo al vacío”.

¡Y despertaste!

Si, y me pareció bonito hacerme un pequeño retrato de detalles desde el símbolo de la cama.

¿Por qué la cama y por qué se etiqueta esta música con el concepto BedroomPop?

Porque es donde todos componemos. Encerrados en nuestra habitación, tirados en la cama, con el portátil y la tarjeta de sonido.

¿Dónde has bebido musicalmente, quién te inspira?

De mis padres (padre danés y madre inglesa) disfruté de los Beatles. Pero Billie Holiday es mi cantante favorita… También pasado por las Spice Girls o las Destiny´s Child. Después tuve una época Indie y más tarde descubrí a Frank Ocean o Solange, con quien me identifiqué mucho cuando escuché su canción “Cranes in the sky”.

¿En estos primeros 6 temas vemos tristeza, pero seguro que tú nos puedes explicar que hay algo más?

Si hay tristeza, pero también lo veo con distancia, incluso con un poco de humor o ironía cuando repaso lo que he vivido. Creo que mis canciones son melancolía envuelta en un papel de caramelo.

¿Es un buen momento para la música en España?

El acceso a todo tipo de música es muy sencillo y nos lleva a descubrir a mucha gente que te puede inspirar. La nueva ola de chavales que hacen muy buena música. Ahora hay un mix de músicos y músicas inclasificables. Todo está muy mezclado y es un momento muy interesante para la música.

¿Cómo llega tu música a la serie de televisión Élite y cómo colaboras con el actor Arón Piper en el videoclip “Papelito”?

Fue un amigo, Diego Betancor, que trabajaba en Élite y que conocía mis canciones. Le parecieron buenas y me pidió que le pasara alguna para mandar a México, donde se lleva la banda sonora de la serie. Funcionó muy bien “Lo que me pides” y después me pidieron mi versión de “Hoy no me puedo levantar”, de Mecano. En la temporada 3 ha sonado “Trihte”.

Después de esto, conocí a Arón y le propuse hacer mi video y no hubo ningún problema. Fue majísimo.

¿Cómo y dónde creas?

Las notas del móvil están llenas de ideítas. Hago mi música a partir de ahí. Desde pequeñas reflexiones. Tiro mucho de recuerdos y de cosas que no me he atrevido a decir. Muchas veces no me atrevo a decirle algo a una persona, pero si lo dejo escrito en una canción, aunque esa persona nunca sabrá que hablo de nuestra relación.

¿Sigues siendo tímida?

Si, súper. Soy alegre, pero muy tímida y miedosa, aunque siento que ahora lo estoy superando.

Ahora te toca subir a un escenario y defender tu trabajo, ¿cómo te enfrentas?

El 27 de agosto, en Vigo, será mi primer concierto. En el Auditorio Mar de Vigo y será al atardecer. Tengo muchas ganas. Espero disfrutarlo mucho, como cuando he tenido que cantar en una obra sobre un escenario, siempre ha sido el mejor momento y cuando más relajada me he encontrado.

¿Cómo haces convivir tu vivencia personal con tus preocupaciones como artista y ciudadana en tus canciones?

En mis canciones, sin querer, tiro de lo personal. Incluso creo que si me planteo otro tipo de cosas, acabo llevándolo a lo que me afecta personalmente. ¿Igual es súper egoísta? Por ahora me nacen letras que pienso y escribo sobre mí.

Llevas más de 6 años viviendo en Madrid, ¿te gusta?

Me inspiro mucho en la tranquilidad de Lanzarote. De Madrid me encanta su energía y que siempre hay algo que hacer, lo que pausa mis momentos creativos.

 

 

Agradecimiento a Toma Café por cedernos su espacio para hacer la entrevista y la sesión de fotos. ¡Nos encantó!

 

kimberley tell music - Kimberley Tell: "mis canciones son melancolía envuelta en papel de caramelo"