Seleccionar página

Isabel Coixet: “El cine es un club de chicos”

Isabel Coixet: “El cine es un club de chicos”
[entradilla]Esta catalana de 55 años, amante del cine y la gastronomía, se declara sin complejos feminista y no independentista, “no tengo ese gen” dice. Sus cinco Goyas y su trayectoria internacional la avalan como una de las mejores directoras del panorama europeo actual. Aclamada por el público y la crítica francesa acaba de ser nombrada Chevallier de L´Ordre des Arts et des Lettres de Francia, “no me pueden hacer mosquetero” dijo ella cuando le llamaron. El 27 de noviembre estrena su última producción, Nadie quiere la noche, donde ha dirigido a Juliette Binoche en una épica aventura intimista sobre dos mujeres tras un amor imposible en medio del mortal invierno polar.[/entradilla]
Isabel Coixet comenzó a hacer películas cuando le regalaron una cámara de 8mm por su Primera Comunión. Tras licenciarse en Historia de los siglos XVIII y XIX por la Universidad de Barcelona, se dedicó a la publicidad y la redacción de anuncios. Ganó muchos premios por sus spots y finalmente fundó su propia productora en 2000, Miss Wasabi Films. En 1988, Coixet realizó su debut como guionista y directora con Demasiado viejo para morir joven, que le supuso una candidatura a los Goya al premio a Mejor Director Novel. El éxito internacional llegó en 2003 de la mano del drama intimista My life without me (Mi vida sin mi), una cinta basada en un relato corto de Nancy Kincaid. Su próximo proyecto, anunciado para finales del 2015, se titula The Bookshop y es una adaptación cinematográfica de la novela de Penelope Fitzgerald protagonizada por Emily Mortimer.

Isabel Coixet comenzó a hacer películas cuando le regalaron una cámara de 8mm por su Primera Comunión. Tras licenciarse en Historia de los siglos XVIII y XIX por la Universidad de Barcelona, se dedicó a la publicidad y la redacción de anuncios. Ganó muchos premios por sus spots y finalmente fundó su propia productora en 2000, Miss Wasabi Films. En 1988, Coixet realizó su debut como guionista y directora con Demasiado viejo para morir joven, que le supuso una candidatura a los Goya al premio a Mejor Director Novel. El éxito internacional llegó en 2003 de la mano del drama intimista My life without me (Mi vida sin mi), una cinta basada en un relato corto de Nancy Kincaid. Su próximo proyecto, anunciado para finales del 2015, se titula The Bookshop y es una adaptación cinematográfica de la novela de Penelope Fitzgerald protagonizada por Emily Mortimer.

“Nadie quiere la noche” ¿Algún mensaje más allá de la historia?
Lo de los mensajes es algo que tiene que procesar el espectador. Hay quien ha visto una aventura física y quien ha visto una aventura espiritual de riesgo y desafío constante.

Aunque la historia de la peli se desarrolla en el Polo Norte, no la habéis rodado allí. El resultado ¿Es la idea que tú tenías del Polo Norte?
Yo creo que el Polo Norte, como se dice en la película, es un lugar totalmente imaginario. Cada uno puede proyectar ahí lo que quiera. Lo que te puedo decir es que pasamos mucho frío. Estuvimos en Noruega y hubo días que estuvimos a 23° bajo cero y yo pensaba que si en el polo Norte están a 60° bajo cero, nosotros también podemos aguantar. Eso es algo que me inspiraba.

¿Que destacarías como lo más difícil de esta película?
Esta película ha sido todo muy difícil, porque es una película que desde la génesis hasta la copia se ha tardado muchísimo tiempo, no es una historia obvia, es una historia difícil de rodar, donde hay una aventura épica, pero también una historia intimista. Es una película que se escapa a las clasificaciones. Y tú cuando quieres hacer algo que se escapa las clasificaciones sufres. Ahora hay un mercado en el que todo tiene que ser muy predecible. Si tú vas ahora a una de estas personas que en el mercado actual se han convertido en alguien muy importante, que son los agentes internacionales de las ventas. Esta gente, que en definitiva son intermediarios, están tomando un poder acojonante y decidiendo cosas que son completamente absurdas. Cuando nosotros llegamos con el proyecto de “Nadie quiere la noche” para buscar financiación, está gente decía… sí todo está muy bien, pero porque no acaba bien y por qué tiene que ser este el final. Cada película es lo que es, si se quieren desvirtuar y hacer otra cosa nunca puede salir bien. Entonces, hay que mantenerse firme, aunque no dar tu brazo a torcer es algo muy difícil.
[sumario]”El Polo Norte es un lugar totalmente imaginario. Cada uno puede proyectar lo que quiera.”[/sumario]

Isabel Coixet durante parte del rodaje de "Nadie quiere la noche" realizado en Noruega. "Hubo días que estuvimos a 23° bajo cero y yo pensaba que en el Polo Norte están a 60° bajo cero. Y eso es algo que me inspiraba, porque si ellos aguantaban nosotros también podíamos aguantar."

Isabel Coixet durante parte del rodaje de “Nadie quiere la noche” realizado en Noruega. “Hubo días que estuvimos a 23° bajo cero y yo pensaba que en el Polo Norte están a 60° bajo cero. Y eso es algo que me inspiraba, porque si ellos aguantaban nosotros también podíamos aguantar.”

[sumario]“Yo hago cine de autor en el sentido de que soy muy cabezota y nada más. Hay que estar ahí firmes, mantener tu idea y no dar tu brazo a tocer ante los muchos intermediarios que pretenden desvirtuar tu película”[/sumario] ¿Es esa la diferencia de hacer cine de autor, hacer lo que te da la gana?
Yo hago lo que me da la gana hasta cierto punto, pero no es lo que me da la gana, sino lo que yo creo que es la película. Yo apuesto siempre por una idea. Luego, claro, el mundo es otro. Yo hago cine de autor en el sentido de que soy muy cabezota y nada más.

Al decir Coixet en España la gente piensa en un cine… muy de pensar…

Gracias a Dios el millón de espectadores que ha tenido “Aprendiendo a conducir” no me dice esto. Hay una cosa que la gente olvida y es que yo hago películas para el mundo, yo no hago películas para un mercado determinado y tal vez en España funcionan más o menos, pero se ven en todo el mundo.

Pero “Aprendiendo a conducir” era tal vez menos profunda. Y con “Nadie quiere la noche” has vuelto a ese cine más coixet. ¿Te sientes más tu haciendo películas desgarradoras?
Llega un momento en que no sé exactamente cómo clasificar mis películas. Éso de ser Coixet o no… Yo no estoy todo el día pensando si me siento de una u otra forma o si hago esto o lo otro. Las cosas que se me ocurren. Los proyectos que me interesan, los haya escrito yo o no, son los que tienen una historia que merece ser contada y para mí eso es lo fundamental. El concepto que me mueve es lo que cuenta esa historia que merece la pena ser contada. A mí me das, por ejemplo, los de “La gran resaca” y pienso que a quién le importa la aventura de estos memos. Otros pensarán, a quién le importa la aventura de estas mujeres en el polo Norte. Lo que significa esto es que hay gente, mercado, para cada producto.
[sumario]“El cine en España está remontando por los productos de siempre… una prolongación de lo que se ve en televisión cada día, películas de mucho reír y de muchos chistes fáciles”[/sumario] ¿Crees que estos agentes internacionales de los que hablas tiene que ver un poco con que en España esté remontando el cine?
Esto es falso. El cine está remontando por los productos de siempre, las comedias…
contra las que yo no tengo nada, pero que son una prolongación de lo que ya ves en televisión cada día. Con los mismos actores que se ven en las series. Son películas de mucho reír y de muchos chistes fáciles. Yo, para esto, la verdad, me pongo “La que se avecina” y no tengo ni siquiera que salir de casa.

Fundaste la Asociación de Mujeres Cineastas ¿existe un cine de mujeres?
Lo que está claro es que el cine es un club de chicos y esto lo digo yo y lo dice mucha otra gente. Yo no tengo ningún miedo a decir que soy feminista. Sí, soy feminista, pero eso no quita que sea una persona con mucho sentido del humor y que tenga una visión muy clara de cómo es el mundo y tengo una visión muy clara también de que si yo hubiera sido hombre las cosas hubieran sido mucho más fáciles para mí, pero como me pone mucho también la dificultad y cuanto más difícil mejor, pues estoy contenta de ser mujer.
[sumario]“Juliette Binoche tenía que hacer pis en una especie de tienda de campaña cutre donde tú no puedes meter, por ejemplo, a una actriz americana, por mucho que vaya de rollo indie”[/sumario]

Según Coixet “Juliette Binoche es una mujer muy estimulante, que se queda con la primera idea. Que le da vueltas a las cosas que te da un retorno perfecto para pensar, para no perder, sobre todo, la idea inicial de una película. Es un aliado muy bueno en el rodaje. No se quejó en ningún momento de nada. Tenía que hacer pis en una especie de tienda de campaña cutre que si la gente la viera lo fliparía y, desde luego, en una tienda de campaña donde tú no puedes meter, por ejemplo, a una actriz americana por mucho de que vaya de rollo indie. Esta mujer es un soldado brutal. Cuando está el personaje está en el personaje y cuando está de fiesta está de fiesta. Sabe separar muy bien las cosas y es una mujer muy inteligente con la que pues hablar de cualquier cosa y esto para mí es muy importante.”

Según Coixet “Juliette Binoche es una mujer muy estimulante, que se queda con la primera idea. Que le da vueltas a las cosas que te da un retorno perfecto para pensar, para no perder, sobre todo, la idea inicial de una película. Es un aliado muy bueno en el rodaje. No se quejó en ningún momento de nada. Tenía que hacer pis en una especie de tienda de campaña cutre que si la gente la viera lo fliparía y, desde luego, en una tienda de campaña donde tú no puedes meter, por ejemplo, a una actriz americana por mucho de que vaya de rollo indie. Esta mujer es un soldado brutal. Cuando está el personaje está en el personaje y cuando está de fiesta está de fiesta. Sabe separar muy bien las cosas y es una mujer muy inteligente con la que pues hablar de cualquier cosa y esto para mí es muy importante.”

Tienes multitud de premios y de repente sorprende que te nombren Chevallier de L´Ordre des Arts et des Lettres de Francia
Es muy gracioso. Cuando me llamaron dije, no me pueden hacer mosquetero que me hace más ilusión.

¿Te da un poco de envidia la defensa del cine o de la cultura que hay en Francia?
Por supuesto, es que es otro mundo. En Francia hay un respeto y un amor por la cultura que aquí ni se imagina. Sólo basta hablar del número de librerías que hay. Aquí, tanto en Madrid o Barcelona, como en otras ciudades, no paran de cerrar librerías, allí no paran de abrirlas. Si empezamos a partir de ahí, la lectura, que es la base de todo, pues todo lo demás queda dicho.

A pesar de que tú trabajas fuera de ESpaña ¿Tienes opinión sobre el debate del IVA?
Mi opinión, desde luego, es la de todas las personas razonables. Sigamos el modelo francés y el IVA está claro que ha de ser menor que el de muchas otras cosas, como por ejemplo el de los neumáticos.

Para Coixet Rinko Kikuchi, la otra protagonista de “Nadie quiere la noche”, con quien ya hizo la película Mapa de los sonidos de Tokyo y a quien prometió entonces hacer otra película juntas, “es una mujer espectacular. Yo haría todas mis películas con ella. Es una actriz que se transforma de una manera increíble, puede hacer de inocente esquimal, como es el caso de esta Nadie quiere la noche, o de mujer sexy. Yo me entiendo muy bien con ella, tenemos una conexión muy fuerte. Es también un aliado, algo muy importante para un director. En ese sentido soy muy afortunada, tener gente que me seguiría hasta un apocalipsis. Para mí Rinko es ahora parte de mi familia. Cuando leí el guión de Nadie quiere la noche supe que la única actriz que podía interpretar a Allaka era Rinko.”

Para Coixet Rinko Kikuchi, la otra protagonista de “Nadie quiere la noche”, con quien ya hizo la película Mapa de los sonidos de Tokyo y a quien prometió entonces hacer otra película juntas, “es una mujer espectacular. Yo haría todas mis películas con ella. Es una actriz que se transforma de una manera increíble, puede hacer de inocente esquimal, como es el caso de esta Nadie quiere la noche, o de mujer sexy. Yo me entiendo muy bien con ella, tenemos una conexión muy fuerte. Es también un aliado, algo muy importante para un director. En ese sentido soy muy afortunada, tener gente que me seguiría hasta un apocalipsis. Para mí Rinko es ahora parte de mi familia. Cuando leí el guión de Nadie quiere la noche supe que la única actriz que podía interpretar a Allaka era Rinko.”

Tienes un bloc de gastronomía, “The best and the beast”. De alguna forma se puede comparar la gastronomía con el cine.
Yo estuve dos semanas rodando un spot en la cocina de El Bulli y tiene algo que ver. Hay una estructura que se parece mucho a la de un rodaje. Ferrá Adriá decía en plan de broma, “claro, es que tú haces una película y la ven millones de personas y yo doy de cenar sólo a 78 personas cada noche” pues nada, le decía yo, ya sabes, pon una franquicia y él, claro, decía “no, no”.
A mí la comida me gusta, me interesa. Me encanta encontrar sitios nuevos, que la gente comparta conmigo recetas o lugares. Me interesan estas cosas, me encanta tener este blog y que me pidan que vaya, por ejemplo, a Filipinas a conocer un restaurante, aunque yo pienso: a mí lo del perro no me lo van a dar, pero igual en un momento dado nunca se sabe… Me divierte mucho.
[sumario]“Me encanta la gastronomía, hay una estructura en la cocina que se parece mucho a la de un rodaje”[/sumario] ¿Cambiarías todo por dedicarte a la gastronomía?
Ahora estoy obsesionada con el aceite, porque creo que es un mundo que se está explorando poco. Yo tengo en casa unas 40 botellas de aceite diferentes y voy haciendo mezclas y voy haciendo pruebas con diferentes panes y es una de las cosas que más me gusta hacer. Lo de abandonar el cine no creo. Pero te digo una cosa, creo que a los actores les gusta trabajar conmigo porque siempre les llegó a comer y a cenar a sitios de puta madre. Ya lo tienen en cuenta a la hora de decir sí a mis proyectos.

Esto me dice que no sólo te gusta la buena mesa sino también cocinar.
Si cocino. Ahora mismo justo antes de la entrevista, estaba en el mercado y he comprado boletos que me ha costado nueve euros, pero es que lo vi y es una belleza no le podido resistir y le voy hacer fotos antes de cocinar.

Dime un plato ultimamente te haya sorprendido.
Me gusto muchísimo una crema de alcachofas con la hierba tailandesa limongrass. Una mezcla que, a priori, no pega.

Y un restaurante en Madrid.
La Tasquita de enfrente, me encanta. Es un lugar en el que siempre que voy tienen boletus estupendos y tienen guisantes lágrima que es lo que más me gusta del mundo.
[sumario]“De pequeña soñaba con ser misionera a ratos y a ratos con ser reina, no princesa. Yo lo que quería era ser reina, que es la que manda, como en un rodaje”[/sumario] ¿Con que soñabas de pequeña?
De pequeña soñaba con ser misionera a ratos y a ratos con ser reina, no princesa. Yo lo que quería era ser reina, que es la que manda, como en un rodaje.

Estudiaste historia ¿Cómo te dio por el cine?
Lo del cine me dio mucho antes que la historia. El cine me encantaba, mis padres me llevaron muchísimo al cine de pequeña. Yo veía películas y me parecían una prolongación de la realidad y pensaba que quería hacer esas cosas que se mueven en la pantalla y siempre tuve se sueño de hacer películas.

¿Nunca quisiste ser actriz?
No, no, yo salir no.

Hoy por hoy ¿Cuál es tu gran pesadilla?
Tengo varios miedos, pero lo que me da más bien una pereza espantosa es todo este mundo de los intermediarios, no lo puedo soportar. Y más que pesadillas, tengo visiones en las que cojo la katana y les cortó la cabeza. Me da miedo la crispación, que se creen brechas artificiales que luego no se puedan unir de nuevo. Me da miedo la indiferencia y me da mucho miedo el miedo.

Esto enlaza con el artículo que escribiste en El País, sobre el tema de la independencia y el hartazgo.
Yo no soy independentista, no tengo este gen. Soy catalana y me gusta mucho Cataluña, Barcelona, pero voy a Asturias y me parece increíble, genial y voy a Madrid y me siento como en casa. Es que no tengo esta cosa del terruño. Gilipollas los hay en todos lados y realmente sí siento hartazgo y más que hartazgo, es que ya no se puede más. Llega un momento en el que hay que estar todo el rato como con la bandera y yo no soy muy de banderas.

¿Qué película salvarías de una quema?
“La noche americana” de Truffaut.

.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ANÚNCIATE EN PLÁCET

ANÚNCIATE EN PLÁCET

Tiempo.com

Madrid
32°
19°
Sábado 35°  19°
Domingo 34°  20°
Lunes 33°  19°
Martes 34°  20°

SUSCRÍBETE

REVISTA