Seleccionar página

Goya fregó platos en Casa Botín

Goya fregó platos en Casa Botín

Historia de los restaurantes más antiguos de Madrid

Por Luis Pérez. Historiador del arte y gestor cultural. Presidente de Madrid en Ruta, cuyo objetivo es dar a conocer el patrimonio de Madrid.   

Madrid cuenta con una serie de restaurantes centenarios donde, aparte de degustar sus sabrosos platos, se puede conocer la historia de Madrid, de la que han sido testigos directos. Una vez dentro de cada restaurante sus paredes nos hablan de las historias cotidianas, de las historias de la Historia, nos transportan a otros tiempos y nos hacen sentir protagonistas de épocas pasadas. Sus fachadas e interiores se debaten entre la tradición y la modernidad sin perder el encanto que los ha hecho centenarios.

La Generación del 27 reunida en el restaurante Los Galayos, de la Plaza Mayor, en un homenaje a Luis Cernuda en 1936, poco antes de estallar la Guerra Civil.

La Generación del 27 reunida en el restaurante Los Galayos, de la Plaza Mayor, en un homenaje a Luis Cernuda en 1936, poco antes de estallar la Guerra Civil.

La historia de los restaurantes en Madrid se puede remontar al siglo XVIII donde las fondas empezaron a especializarse en comidas para sus huéspedes y para clientes que sólo iban a comer. En este sentido habría que mencionar en primer lugar a Casa Pedro, fundada en 1702 como antigua casa de postas en el camino de Nuestra Señora de Valverde, en el antiguo camino a Francia. Un referente de la comida castellana y madrileña.

En Madrid tenemos la suerte de contar con el restaurante más antiguo del mundo según el libro Guinness de los Records. Se trata del restaurante Casa Botín, fundado en 1725 en pleno corazón del Madrid de los Austrias, junto a la Plaza Mayor, y cercana a la Cava de San Miguel, uno de los fosos que recorría el recinto amurallado del Madrid medieval. Según cuenta la tradición, Goya trabajó en su cocina como friegaplatos. Años después, Galdós nombraría a Casa Botín en su novela “Fortunata y Jacinta”. Y ya en el siglo XX otros de los personajes que han disfrutado de sus viandas han sido Hemingway y Truman Capote. Su especialidad es el cochinillo asado en su horno de leña, que según cuentan nunca se ha apagado desde su inauguración.

El Restaurante Labra abrió sus puerta en el año 1860.  Pablo Iglesias eleigió este establecimiento para fundar clandestinamente el PSOE en el año 1879.

El Restaurante Labra abrió sus puerta en el año 1860.
Pablo Iglesias eleigió este establecimiento para fundar clandestinamente el PSOE en el año 1879.

Muy cerca de Casa Botín y también junto a la Plaza Mayor, en 1894 se inauguró el restaurante Casa Rojo, conocido actualmente como Los Galayos. Lugar de encuentro de intelectuales de la talla de Pío Baroja, Perez Galdós, Ramón y Cajal y cuartel general de la Generación del 27. La última foto del grupo de la Generación del 27 fue tomada en este restaurante durante un homenaje a Luis Cernuda en 1936, poco antes de estallar la guerra Civil.  Curiosamente el local sirvió de inspiración para la novela El capitán Alatriste de Arturo Pérez Reverte. Cuyo comienzo se sitúa en la cercana plaza de la Provincia, donde se situaba la cárcel de Corte.

En esta selección de restaurantes históricos no podía faltar la mención a los restaurantes Lhardy y La Bola, famosos por su historia y su cocido. Por un lado, Lhardy fue fundado en 1839 en la Carrera de San Jerónimo por el francés Emile Huguenin. La intención era ofrecer una gastronomía de lujo en la capital. Pronto sus salones se vieron frecuentados por la alta sociedad madrileña: nobles, reyes, políticos… Fue el primer restaurante donde poder comer a la carta. En Lhardy se ha fraguado parte del destino de España a través de conspiraciones, toma de decisiones, intrigas, amores furtivos, etc. Este restaurante fue el centro de la vida social del siglo XIX en Madrid.

Por otro lado, La Bola abrió sus puertas en 1870, famoso por su cocido en pucheros de barro sobre fuego de carbón de encina. Comenzó siendo un restaurante para estudiantes pero pronto empezó a ser frecuentado por todo tipo de personajes; hecho que originó la creación de tres turnos para el cocido: a las 12h el más barato para personas sin apenas recursos; a las 13h llegaba el turno de los estudiantes, algo más caro pero con trozos de gallina. Y el último de los turnos, a las 14h, era para los senadores, ofreciéndoles un cocido completo.

Imagen de la fachada del restaurante Botín de 1887.

Imagen de la fachada del restaurante Botín de 1887.

Tampoco podía faltar en este recorrido Casa Alberto, fundado en 1827 en el solar que ocupó una de las casas donde vivió Cervantes en la calle Huertas, en pleno barrio de las Letras. Se trata del segundo restaurante más antiguo de Madrid. Destaca su interior que todavía conserva la barra de zinc y la escupidera para el tabaco de mascar. Cuentan que Tierno Galván comentó en alguna ocasión: “yo no sé irme a casa sin pasar antes por Casa Alberto”.

Otro de los grandes clásicos es Casa Labra, fundado en 1860 muy cerca de la Puerta del Sol, en la calle Tetuán. Fue el lugar elegido por Pablo Iglesias para la fundación clandestina del Partido Socialista Obrero Español. Y gastronómicamente es conocido por su buen hacer con el bacalao, tanto en croquetas como en fritura.

Podemos decir que Madrid cuenta con una gran oferta gastronómica y cultural a través de sus restaurantes centenarios donde entre sus paredes podemos viajar en el tiempo y conocer la historia de primera mano. Los Restaurantes y Tabernas Centenarios de Madrid han creado una asociación para darse a conocer juntos y proponen un viaje culinario por nuestra historia.

Fachada de Lhardy fundado en 1839 por un francés.

Fachada de Lhardy fundado en 1839 por un francés.

 

.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ANÚNCIATE EN PLÁCET

ANÚNCIATE EN PLÁCET

Tiempo.com

Madrid
27°
11°
Domingo 18° 
Lunes 15° 
Martes 10° 
Miércoles 15° 

SUSCRÍBETE

REVISTA

REVISTA