“Me gusta Madrid porque ha subsistido a los nacionalismos”

Los días 2 y 30 de diciembre Enrique San Francisco vuelve al escenario del Teatro Cofidís con su ácido y divertido monólogo “La penúltima”. Antes, le encontramos de gira para charlar con él sobre su obra y su particular visión de otros aspectos de la vida.

¿Qué te hace falta para escribir un guión como “La penúltima”?
Fijarme más que otros en las cosas de la vida cotidiana. A mí lo que me gusta es exagerar la realidad, pero que haya una gran parte de realidad en lo que llaman vulgarmente chistes.
Me inspiro en mí mismo, porque hay que ponerse ahí con dos cojones, para luego pasar a situaciones que vas viendo que aparentemente son normales y que a mí me parece que no lo son. Las analizas y las exageras siempre, si puede ser con buen gusto, no de una manera vulgar y adelante, a ver qué opina el público que es el que manda y decide.
¿Qué ves cuando miras así a la sociedad?
Cosas bonitas y desgraciadamente muchas más veces cosas muy feas.
¿Cómo es vivir sobre un escenario?
Divertidísimo, porque en cada bolo te encuentras un desastre diferente.
¿Deberíamos ponernos serios en algún momento para que las cosas funcionen mejor?
Hay que ponerse serio en algún momento. Pero al español le gusta mucho reirse y le gusta reirse de todo, menos mal.
¿Qué es lo que más te gusta de Madrid?
Madrid, mi Madrid, es acojonante. Sobre todo me gusta porque es una ciudad que afortunadamente ha subsistido al nacionalismo y eso es algo que admiro de Madrid, porque soy de las personas que opinan que los nacionalismos son terribles y las consecuencias, que siempre son muy malas, están escritas a lo largo de la historia.

quique san francisco

En el diván con Enrique San Francisco

De niño quería ser cirujano, músico o actor.
Me encanta disfrutar mi tiempo de ocio, entendido como hacer lo que te dé la gana o no hacer nada.
No soporto el mal gusto, el reggaeton y el populismo.
Me hacen reir cosas que hago yo mismo, películas maravillosas y mis amigos.
Mi mayor frustación es no poder tener la cabeza que tengo ahora, pero con 30 años menos.
Tengo sueños por cumplir pero no viviré lo suficiente como para todas esas cosas que mi cabeza y mi imaginación me siguen proponiendo.
No puedo decir si soy más nocturno o diurno porque salgo de casa y no vuelvo; viví los años 80. Ahora soy nocturno leyendo en mi casa.
Si fuera un animal, sería un águila real.
Si pudiera elegir un súper poder, tener la capacidad de captar la mentira en los demás.

¡Comparte Plàcet!

Enviar una opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>