Esta es la increíble historia de cómo Luis Roldán, dueño del bar El Quinto Vino, se encontró con una de las mejores croquetas de Madrid.

Luis Roldán trabajaba en hostelería desde los 13 años. Él y su hermano Juan (en la imagen de portada), llegaron a Madrid de su Sevilla natal para trabajar en diferentes bares y restaurantes. Una noche, Luis estaba jugando una partida de mus con amigos en casa de Juan L. y Esperanza. Las horas pasan y la madrugada les sorprende hambrientos. En ese momento, una bandeja de 25 croquetas de buen tamaño, recién salidas de la freidora, aparece sobre la mesa. Las caras de agrado se tornan en gestos de asombro y admiración tras el primer bocado. La partida se para y la conversación gira alrededor de esa joya gastronómica que se acababan de encontrar.

«Si alguna vez monto mi propio bar quiero que estas croquetas estén en mi carta», dijo Luis Roldán.

Corría el año 1987 cuando este golpe de suerte sucedió. Años después, en 1995, Luis y Juan Roldán inauguraban El Quinto Vino, en el barrio de Cuatro Caminos, de Madrid y Esperanza cocinó 200 croquetas para la inauguración.

 

quinto vino fachada 01 - La partida de mus que descubrió una de las mejores croquetas de Madrid

Fachada de El Quinto Vino, en la calle Hernani, 48 de Madrid.

 

Quinto Vino barra 01 - La partida de mus que descubrió una de las mejores croquetas de Madrid

Barra de El Quinto Vino.

 

quinto vino comedor 01 - La partida de mus que descubrió una de las mejores croquetas de Madrid

Comedor de El Quinto Vino.

Desde ese verano de 1995, Esperanza ha cocinado 200 croquetas diarias para El Quinto Vino. Hoy Luis está jubilado, viviendo su retiro en Galicia, y es Juan, su hermano, el que está al frente del bar restaurante.

Todos los días son el Día Mundial de la Croqueta en El Quinto Vino. Su tamaño generoso, su textura perfecta, el rebozado crujiente, su bechamel suave, con el jamón perfecto en sabor y punto de sal, hacen de la croqueta de El Quinto Vino una de las mejores de Madrid.

 

croquet Quinto vino 170 euros - La partida de mus que descubrió una de las mejores croquetas de Madrid

La croqueta de El Quinto Vino. 1,70 euros / unidad.

 

El Quinto Vino es un bar auténtico en el que suceden cosas a diario en forma de conversación, sonrisas y amistad, entre vinos y tapas. Además, en su carta, son famosos platos como las berenjenas rebozadas con salmorejo y bacalao ahumado, las carrilleras de ternera cocinadas con Palo Cortado o su tortilla de patatas con callos.

El escondite de Ferran Adrià

Una de las anécdotas más interesantes de este bar madrileño es que una vez el periodista de la revista Metrópoli, Alberto Luchini, invitó al chef catalán Ferran Adrià a conocer a los hermanos Roldán, su cocina y la bodega de El Quinto Vino. El chef más famoso del mundo, probó las croquetas de Esperanza y pidió un plato de patatas fritas, con huevo y chorizo. Recuerda Juan Roldán.

 

Esperanza Croquetas 002 - La partida de mus que descubrió una de las mejores croquetas de Madrid

Una de las pocas imágenes que existen de Esperanza, la cocinera de las croquetas prodigiosas de El Quinto Vino. Esta fotografía se tomó en el verano de 1995, año de la inauguración del bar restaurante.

 

El Quinto Vino, Calle Hernani, 48. Madrid.