Salvador Vicent es el mago Yunke, actual campeón del mundo de magia, y llega a Madrid con su grandioso espectáculo «Hangar 52 Revolution». Hasta el 9 de noviembre en el Pabellón 1 de IFEMA.

Hemos tenido la oportunidad de charlar con él, entre ensayo y ensayo, para descubrir de cerca a este gran mago de fama mundial que creció soñando con ser mago en su pequeño pueblo natal.

 

¿Qué vamos a ver en tu espectáculo «Hangar 52 Revolution«?

Secretos jamás desvelados de Leonardo Da Vinci, fuerzas interestelares del antiguo Egipto, rituales de guerra en la gran muralla china o aviones desaparecidos en la Segunda Guerra Mundial. Contamos historias dentro de un espectáculo para que sea muy variado y dinámico. Todo desde el lenguaje mágico, con aparatos de magia imponentes, efectos espectaculares que el público nunca ha visto y todo el apoyo de algo tan importante como la luz y el sonido, en definitiva, un espectáculo único, que también lo es por el hecho de que toda la magia está fabricada en mi taller.

¿Cuál es la historia de este taller y de tu nombre artístico, «Yunke»?

Mi abuelo era herrero y yo he heredado esa pasión por trabajar el hierro o de disfrutar observando las cosas para saber cómo están fabricadas. 

Eres inventor de magia ¿Cómo se llega hasta ahí?

Es curioso porque yo me he criado en un pueblo de 1500 habitantes de Castellón (La Vilavella, 1975), nunca tuve influencia de ningún mago, ni siquiera los Reyes Magos me trajeron el juego de Magia Borrás, y por eso mi magia es tan personal. Todo lo que he fabricado ha sido porque tenía taller y porque he sido un niño con mucha curiosidad, que siempre fantaseaba con mundos mágicos jugando en el castillo de mi pueblo.

 

el mago Yunke 001 - El mago Yunke: "Con ocho años me hicieron un efecto de magia y pensé que el mago tenía poderes"

IFEMA. Pabellón 1. Del 1 de octubre al 9 de noviembre de 2021.

 

¿Y la magia, cuando contactas con ella?

Con ocho años me hicieron un efecto de magia y pensé que la persona tenía poderes. Después me explicó el truco, pero en vez de desilusionarme, pensé que era lo que más me gustaría ser de mayor. Entonces es cuando comencé a leer libros de magia y a practicar. Al no existir Internet y no tener acceso a otros magos, mi ingenio se agudizó. 

¿Cómo convives con la presión de tener que innovar y asombrar en cada nuevo espectáculo?

Avanzo con la ilusión. Cada vez que me subo a un escenario o cuando estoy solo dibujando mis ideas, me lleva siempre la pasión y el reto, eso me motiva y nunca me cansa.

Desde tu posición actual de mejor mago del mundo, ¿ayudas y desvelas secretos a otros magos más jóvenes?

Siempre que hablo con magos que empiezan lo que hago es darles consejos y uno es que que lean libros de magia, mejor que ver magia, porque así harán trabajar mejor a su imaginación. Otra cosa que les digo es que estén supervisados por un mago con experiencia, porque hay cosas como la filosofía, que no se puede aprender.

 

¿La filosofía?

La técnica o el truco es lo que menos importa. Hay que conseguir que todo el espectáculo sea brillante, conectado, ilusionante y eso se consigue si eres capaz de ver tu espectáculo como un todo.

¿En qué momento crees que está hoy la magia en el mundo del espectáculo?

La época dorada de la magia fue en 1910, en Londres. Cuando los grandes magos afloraron y además había mucha rivalidad entre ellos. Hoy la magia se consume, en su mayoría, de manera online y es parte de esa sociedad de consumo rápido, como la fast food, efectos rápidos grabados para ser consumidos desde la pantalla de un teléfono, lo que no tiene nada que ver con ver magia a lo grande en un escenario. Se está perdiendo la oportunidad de gozar en directo del arte en sí. Yo comienzo este espectáculo demostrando que un efecto digital se puede hacer en directo.

 

Yunke 700x500 1 - El mago Yunke: "Con ocho años me hicieron un efecto de magia y pensé que el mago tenía poderes"