David Otero ha sido «loco», después «pescao» y ahora se ve pequeño, peludo y suave, como Platero. Bromas aparte, el que fuera guitarrista y compositor de «El Canto del Loco» lanza su último disco titulado «Otero y yo», una mirada a sus canciones, llena de emoción, que se ha convertido en un bonito viaje con amigos y que suena realmente bien.

En el año 2020, su tema «Una foto a blanco y negro», cantada con Taburete y que está en el nuevo álbum, fue la canción española más escuchada en la radio, y la quinta en el ranking general. Sigue en buena forma.

 

PORTADA DISCO  OTERO Y YO MEZCLA LENTICULAR - David Otero revisa su trayectoria rodeado de amigos, en el nuevo disco "Otero y yo"

«La Noche Suena». Con Dani Fernández.
«Una Foto En Blanco y Negro». Con Taburete.
«Buscando el Sol». Con Bely Basarte.
«Castillo de Arena». Con Marta Soto.
«Tal Como Eres». Con Cepeda.
«Aire con Georgina». Con Funambulista.
«Azul y Blanco». Con Ivan Torres (Efecto Pasillo).
«Corazón Malherido». Con Adelén.
«Peter Pan». Con Ana Guerra.
«Una Vez Más». Con Arnau Griso & Nil Moliner.
«Manuscrito en Invierno». Con Carlos Sadness. Compra tu disco AQUÍ.

 

Quiero comenzar agradeciéndote que en tiempos difíciles tengas el valor de presentar nuevos trabajos.

Gracias. Parece complicado sacar algo al mercado ahora. Exponerse y ofrecerse al público es un acto de compromiso.

Quizás no se pueda atar a la creatividad.

Lo fácil hubiera sido posponer hasta que llegara el momento perfecto, pero me he encontrado con una súper disposición y buena energía desde el minuto uno al cien en todos esos amigos que han participado. Ha sido brutal. Hay que seguir hacia adelante porque si no es así, el mundo se para.

¿Te lo has pasado bien?

Me lo paso bien siempre. Hasta en la cuarentena me lo he pasado bien. Esa es la realidad. Tiene sus cosas duras, pero para mí, que llevo 20 años viajando, me ha venido bien pasar un año sin hacerlo, y poder estar, por ejemplo, todos los cumpleaños en casa. He procurado no dejar caer creativamente al coco, ni me he dejado arrastrar por el drama que realmente estamos viviendo con el COVID.

«Este disco son las ganas de volver a recorrer los sitios en los que ya había estado y que significaron un viaje alucinante»

 

Pero, ¿ «Otero y yo» ya lo tenías pensado antes de la pandemia?

Un año antes ya me apetecía este disco. Después, los directos lo impulsaron. Han sido las ganas de volver a recorrer los sitios en los que ya había estado y que significaron un viaje alucinante.

En «Otero y yo» te escuchamos cantar canciones de «El Canto del Loco» y ya no nos extraña oirlas en tu voz.

No hubiera tenido sentido hacerlo el día después de dejar de tocar la guitarra con El Canto del Loco. Pero ahora, después de estos años y habiendo pasado por la etapa de «El pescao», la gente ya se ha acostumbrado a oírme cantar y, sabiendo que son mis composiciones, tiene todo el sentido. Pero mi intención ha sido hacer un homenaje a todo lo que he vivido, y el momento me parece el apropiado.

¿Cómo ha sido la elección de tus parejas en las canciones?

Todos eran amigos cuando les propuse este proyecto y ahora lo somos más.

¿Cómo ha sido el proceso de trabajo de cada canción y con cada artista?

He estado 4 o 5 días con cada uno de ellos. El primer día hablábamos de las canciones que podíamos hacer y elegíamos una. Por ejemplo, Dani Fernández me dijo que le apetecía componer conmigo, y así salió una canción nueva («La noche suena»). Con Ana Guerra, son encerramos en el estudio y nos ponemos a cantar canciones mías de toda la vida, y cuando llegamos a «Peter Pan», nos miramos y supimos que era esa. A Marta Soto le propuse «Castillo de arena» y le gustó. Grabábamos notas de voz, voces y tonos. Con Funanbulista ya habíamos grabado juntos una canción y obviamente ha sido esa (Aire con Georgina). y Con Taburete, tenía claro que tenía que ser una de las canciones del Canto (Una foto en blanco y negro), porque ellos me recuerdan mucho a nosotros. Al día siguiente quedábamos para ver hacia dónde enfocábamos la producción de la canción. Después venia otro día de grabación de voces definitivas, otro día de fotos y makingof y el último para el video clip.

 

David Otero 2 - David Otero revisa su trayectoria rodeado de amigos, en el nuevo disco "Otero y yo"

David Otero en el Bar Bestia de Madrid.

 

¿Por qué te recuerda Taburete a El Canto del Loco?

Porque les gusta más la música que la pose, por que dicen lo que piensan y porque también les dan mucha caña, como a nosotros -y no existían las redes sociales-. Me siento identificado con lo que ellos están viviendo. A nosotros nos hacían unas críticas voraces, del tipo: «este grupo de niños diseñado por la discográfica para gustar a las jóvenes adolescentes» . Y muchas veces con comentarios déspotas, machistas y clasistas. Críticas que, veinte años después, no creo que fueran bien vistas hoy, porque era realmente sectarias y sesgadas. Supongo que provocábamos mucha urticaria, éramos unos chavalillos, con pinta de pijos, que llenábamos estadios.

«La música y nuestras ganas de aprender se convirtió en nuestro salvavidas, mucho más que la fiesta o el éxito»

 

¿Y mientras todo eso pasaba, qué hacía El Canto del Loco?

Pues realmente estábamos muy interesados en componer canciones, en aprender a tocar mejor o a producir. Al final, solo la música y nuestras ganas de aprender se convirtió en nuestro salvavidas, mucho más que la fiesta o el éxito.

¿Sigues componiendo?

Sigo escribiendo y en el disco hay tres temas inéditos («La noche suena», «Corazón malherido y Cocoon»). Lo que estoy haciendo ahora es componer para otra gente. Me gusta mucho contar historias y analizar la vida para plasmarla en canciones.

«Antes escribía intuiciones junto a palabras bonitas y ahora toco los conceptos e ilumino toda la habitación»

 

¿Cómo han evolucionado tus letras?

Las de hace 15 años eran flashazos de lo que yo creía que era la realidad y ahora ya tengo puestos los focos sobre lo que quiero ver. Antes eran intuiciones junto a palabras bonitas y ahora encuentro el concepto y mis canciones iluminan toda la habitación.

¿Los pilares «sexo, drogas y Rock and Roll» se han acabado, son eternos o has sustituido alguno?

Creo que para que un artista funcione debe escribir sobre lo que siente, y yo nunca me he drogado o me he emborrachado. Mis canciones son de amor y de introspección. Este topicazo, que ha podido ser real en muchos casos, no lo ha sido en mi vida.

¿Qué hacía El Canto del Loco cuando terminaba un concierto?

Cuando íbamos de gira, y tocábamos, por ejemplo, en Salamanca, me interesaba más ir a dar un paseo, después de la adrenalina del concierto, a buscar la rana en la fachada de la universidad, que irme a un garito a beberme una botella de champán. Cada uno en el grupo lo vivíamos de una manera diferente. 

¿»Otero y yo» es pequeño, peludo y suave, como el Platero de Juan Ramón Jiménez?

Algo de todo eso hay. Cuando Jiménez escribe «Platero y yo» busca revivir instantes de su vida que ha sentido a nivel emocional. Creo que es una analogía perfecta con este disco. Por otro lado, también he sido muy fan de la banda de Fito, «Platero y tú».  Sin olvidar que «Otero y yo» explica bien este proyecto, porque las canciones somos yo y otro artistas.

¿Y ahora qué?

Tengo conciertos a la vista, estamos preparando los directos y ojalá podamos comenzar a girar pronto porque nos apetece muchísimo.

¿Qué es lo que quieres hacer el día que estemos todos vacunados?

Además de hacer conciertos, irme con mi padre a ver un partido del Real Madrid.

Has cantado: «Las estrellas que iluminan siempre el cielo de Madrid», ¿Es Madrid parte de tu inspiración como artista?

Si, así es. Y tengo esa canción que se llama «Madrid». Aunque reconozco que ha cambiado mucho mi percepción de Madrid con el paso del tiempo o el nacimiento de mis hijos (14 y 8 años). Con 19 años alquilé una buhardilla de 30 metros en Malasaña, donde podía tocar la guitarra, que era mi sueño. Después viví en el barrio de Las Letras, en la calle León, donde curiosamente había crecido mi padre.

«Cuando termine la pandemia saldrán todos esos artistas que han estado componiendo en sus casas. Pienso que ha sido un tiempo muy creativo, y eso va a explotar de una forma bonita»

 

¿Qué piensas del estado actual del pop español?

Me gustaría que después de esta situación tan extraña del COVID surgieran todos esos artistas que han estado componiendo y tocando en sus casas, porque pienso que ha sido un tiempo muy creativo, y eso va a explotar de una forma bonita. Pero en general, creo que pop español siempre va a estar bien. Tenemos mucho talento y somos un país que consume, de forma obsesiva, lo que se hace aquí. Aunque también somos de usar y tirar y de condenar rápido, creo que somos muy de la música española, sea cuál esa el estilo. A mi me molan mucho Taburete, Carolina Durante o Blas Cantó

Otra cosa es que las discográficas se enreden en la tendencia o el streaming y se olviden de que el Pop Rock nacional va mucho más allá que eso y que además tiene que haber cuna de artistas para que después puedan existir carreras sólidas.

Te pedí que hiciéramos esta entrevista en alguno de tus bares favoritos de Madrid y estamos en el Bar Bestia.

Me gusta mucho venir de vez en cuando, hay buen ambiente y pinchan buena música.

(Además, Alberto pone unas copas muy bien servidas, tiene buena carta de coctelería y también se puede comer. Os recomendamos su ensalada griega, la chessburger, las berenjenas rellenas o el solomillo de cerdo con salsa cabrales. Suelen variar mucho la carta y ofrecen menús diarios muy ricos. Tiene terraza). Bestia Kitchen & Bar.