La cirugía robótica es hoy una realidad en manos de los cirujanos más prestigiosos del mundo. Su tecnología acompaña a los doctores en el quirófano aportando precisión y mejores resultados.

Entrevistamos al doctor David Alías Jiménez, de la unidad de cirugía robótica del Hospital Universitario HLA Moncloa de Madrid para comprender mejor su trabajo y los beneficios que aporta a la medicina actual.

 

mercado eco. Madrid - ¿Qué es la cirugía robótica y cuáles son sus beneficios?

Dr. David Alías. Especialista en cirugía general y aparato digestivo del Hospital Universitario HLA Moncloa Madrid.

 

¿Qué abarca la cirugía general y digestiva?

Nuestra especialidad es una de las más amplias que hay en la medicina e incluye todas las patologías que se tratan con cirugía del tubo digestivo: esófago, estómago, duodeno, intestino delgado, colon y recto. Además de las vísceras macizas que hay en el abdomen como el hígado, el bazo, el páncreas y también, tiroides y mama.

¿Cuál es su especialidad?

Los cirujanos generales y digestivos tendemos a subespecializarnos en algo más concreto. El doctor Gustavo Díaz y yo, estamos especializados en patología oncológica -tratamiento del cáncer-. Concretamente de colon, recto, esófago, estómago, hígado y páncreas.

 

“La cirugía robótica supone el culmen de la investigación para llegar a una cirugía mínimamente invasiva”

 

¿Cómo ha sido la evolución de su trabajo hasta que ha llegado la era del robot?

Con el paso de los años hemos pasado de cirugías muy agresivas, con incisiones muy grandes y traumáticas para los pacientes, a intervenciones menos invasivas; después llegó la laparoscopia, hasta que llegó la cirugía robótica, que supone el culmen de la investigación para llegar a un trabajo mínimamente invasivo.

¿Cómo es la experiencia de operar con un robot?

Nosotros nos formamos en el año 2014 y un año después comenzamos a operar con robot. Actualmente continuamos haciéndolo, con una nueva generación del robot Da Vinci, y las ventajas son muchas y muy positivas para nuestro trabajo y el bienestar del paciente, dejando claro que es un “robot esclavo”, lo que significa que siempre ejecuta órdenes dadas por un doctor, nunca va a hacer un movimiento, una pinza o un corte que el cirujano no haya dado esa orden.

 

“Con el robot, el temblor de manos desaparece y el abordaje alcanza sitios que en otro tipo de cirugía no puedes llegar, lo que significa que somos más eficaces”

 

¿Cuáles son las ventajas de operar con Da Vinci?

Es una prolongación de nuestros dedos. El temblor de manos desaparece, tenemos una visión en tres dimensiones y múltiples ventaja en abordaje a sitios que es muy complicado llegar con otro tipo de cirugía, así como la maniobrabilidad de los instrumentos. Además, las cuatro o cinco horas de operación las hacemos sentados, algo que normalmente se hacía de pie, con toda la tensión y el cansancio que eso conlleva.

En cuanto al paciente, su recuperación va a ser más rápida, el dolor postoperatorio es menor, la pérdida de sangre intraoperativa es más baja, y en definitiva, son todo una serie de ventajas para que el paciente pueda incorporarse a su vida normal cuanto antes.

¿Todos sus casos se operan con Da Vinvi o no todos los pacientes son aptos para operarse con el robot?

No todos los pacientes pueden ser candidatos a la cirugía robótica. Hay pacientes que por diversas circunstancias; si han tenido intervenciones previas o por riesgo anestésico, por ejemplo, no pueden ir a este tipo de intervención.

 

“El robot Da Vinci trabaja muy bien en operaciones de cáncer colorectal, ya que es capaz de acceder a lugares muy complicados localizados de la pelvis”

 

¿En qué diagnóstico trabaja mejor el robot Da Vinci?

En el cáncer colorectal, por la dificultad de trabajar en una localización metida en la pelvis, con muchos nervios en la zona y que puede ocasionar muchas secuelas en forma de disfunciones de todo tipo.

¿Se puede decir que con la cirugía robótica los casos de cáncer se curan mejor?

Hay que ser humilde y decir que en el tratamiento del cáncer no solo participamos los cirujanos, también están nuestros compañeros de oncología médica y radioterápica. Son equipos multidisciplinares. Lo que es cierto es que este abordaje con el robot nos permite hacer muchas veces una cirugía oncológica más óptima, con un mayor grado de limpieza de lo que es la enfermedad. Lo que significa que obtenemos mejores resultados a largo plazo.

¿Cuáles son las reacciones de sus pacientes cuando saben que va a operar acompañado de Da Vinci?

En general el paciente ya se ha informado y ha oído algo sobre esta técnica. En términos generales no hay problema y confían. Además, nuestra experiencia es ya de más de 6 años.

¿Es más caro operar con robot que sin robot?

En este momento todavía es más caro operar con robot. No todas las compañías -los seguros médicos- cubren la cirugía robótica, de manera que hay veces que parte del coste lo tiene que asumir el paciente y, efectivamente, encarece el coste de la intervención.

¿En qué momento estamos de la cirugía robótica y cuál sería el futuro más inmediato de esta técnica?

Cada vez se van abriendo más campos. Es la tecnología del futuro, se abaratarán los costes, habrá más equipos preparados y de aquí a unos años, todos los cirujanos que se inicien empezarán a operar con robot.

 

El doctor David Elías Jiménez es licenciado en Medicina y Cirugía por la Universidad Complutense de Madrid. Es especialista en cirugía general y aparato digestivo. Doctor en Medicina y Cirugía Sobresaliente Cum Laude por la Universidad Rey Juan Carlos. Profesor asociado de Medicina y Cirugía en la Universidad Rey Juan Carlos y consultor experto de ABEX para formación y tutorización de cirujanos en su inicio en la cirugía robótica.

Hospital Universitario HLA Moncloa Madrid.