Seleccionar página

“En mi obra critico a la sociedad por su falta de fantasía”

“En mi obra critico a la sociedad por su falta de fantasía”

“Pulpo Nautilus” Personaje inspirado en el imaginario Monsterkompendium. Pieza original en colección particular.

 

Celsius Pictor, artista ilustrador

El lápiz fue su único compañero de juegos en una infancia rural y solitaria. Más tarde, los grabados de max Ernest enfocaron su imaginación. Hoy es un aclamado ilustrador que mira con nostalgia al pasado para agitar nuestra conciencia en busca de un futuro más humano.

El artista Celsius Pictor durante la entrevista en el Museo Lázaro Galdiano.

 

¿Cuáles fueron los universos de tu infancia que te llevaron a ser artista?
Me crié en una aldea de 20 personas, de Orense, donde era el único niño y me tuve que buscar la vida. En mi casa solo había dos libros, “Cuentos de Perrault”, con sus grabados, e “Ivanhoe”, de la editorial Anaya. Mi infancia fue aburrida y me dedicaba a estar solo en el monte, haciéndome espadas y arcos de madera y a leer todo lo que encontraba.
Recuerdo que el primer libro que me regalaron fue “Las Indias negras”, de Julio Verne y el siguiente recuerdo que tengo es del bibliobus llegando al colegio, donde comencé a devorar libros. Los primeros cómic fueron los que publicaba El Pequeño País, que mi abuela me traía los lunes, cuando los tiraban en la casa donde servía.
En el año 1986 llegó la televisión de Galicia y con ella la serie de dibujos animados Dragon Ball y eso fue la revolución. Es en ese momento cuando comienzo a dibujar.
¿Cómo llegas a ser el artista que hoy eres?
Mis padres no pudieron pagarme Bellas Artes, pero entré en el primer ciclo de ilustración en la Escuela de Arte de Orense. Cuando termino, me enamoro y me voy a vivir a Valencia y uno de mis primeros trabajos fue de operador de cabina en un cine, donde me pasaba horas dibujando en un cuaderno.
En el año 2003, entro en una editorial que ofrecia cursos de formación online dibujados. En 2008 comienzo a trabajar en publicidad como creativo en una agencia, donde desarrollé un estilo comercial de mis dibujos para que se pudieran usar en publicidad, y siempre que podía les colaba una ilustración.
¿En qué momento crees que está hoy la ilustración?
Actualmente no hay ilustradores en plantilla de agencias o de editoriales, pero por otra parte, sí ha crecido mucho la ilustración y se encarga mucho.
¿Cuáles han sido los motivos de este boom?
Cuando Instagram se puso de moda y se pudo mostrar de una forma muy sencilla los diferentes trabajos. En este punto me gusta decir que con la ilustración se pierde parte del gozo de la imaginación. Creo que es mejor leer a Verne y que cada niño se imagine sus imágenes, a que esos textos se acompañen de ilustraciones y se den hechos esos mundos fantásticos.
Tiras piedras sobre tu tejado.
Sí, pero me llama la atención el boom de la ilustración y me gusta reivindicar el poder de la imaginación.
¿Por qué tus dibujos se basan en naturaleza y mecánica?
No lo sé, pero el año pasado una periodista mexicana me dijo que era porque me había criado en el campo y muy solo.
El nivel de detalle no lo puede alcanzar un niño educado en una gran y estresada ciudad. Creo que acertó.

“Aves doradas” A principios de septiembre, cuando está próxima la vendimia, quizá puedas escuchar su melodía capaz de robarte el sentido y hacerte perder la noción del tiempo.

 

“¿Sabemos a dónde queremos ir? vivimos en una constante obnubilación por la tecnología que hace que vayamos como locos hacia delante y nadie se para a pensar”

¿Por qué los mecanismos?
Mucha gente dice que tengo el estilo steampunk*, pero la verdad es que tampoco me vuelve loco. (* subgénero literario nacido dentro de la ciencia ficción especulativa que surgió durante la década de 1980. Plantea que la revolución industrial nunca llegó la electricidad y se quedó en el vapor).
Es verdad que me llama la atención la morriña de las cosas mecánicas. Mi abuelo era carpintero, me gusta todo lo hecho a mano. Por ejemplo, los mecanismos que dibujo en mis animales podrían funcionar.
¿Qué mensaje quieres transmitir como artista?
No voy tanto al hecho de la contaminación o la evolución industrial desmesurada como a los pequeños mecanismos que cada uno podría fabricarse. Es una añoranza de ese trabajo manual de la mecánica que no es independiente de tí y de tus habilidades.
Llamas monstruos a tus pájaros mecánicos. ¿es una visión poco optimista del futuro?
Los llamo así porque hago referencia a los kompendium medievales. Pero no son mostruos, son animales que han evolucionado, como por ejemplo el ornitorrinco, un “animal collage”, un bicho que tiene partes de todos los demás animales y es muy raro.
¿Hay humor en tu obra?
Sí. Porque la naturaleza tiene mucho sentido del humor. Está el ornitorrinco, y hay muchos otros bichos que jamás podríamos haber imaginado.

“El público, en general, piensa que el arte es solo una experiencia estética, pero para muchos artistas eso no existe”

¿Cómo defines el arte y cómo se relaciona con el espectador?
Me parece que el concepto de arte es inmenso y a veces la denominación de artista es una cosa y de arte otra.
El arte con mayúsculas es algo definido desde fuera. No lo define el artista. Para ser artista tienes que tener tu discurso y contar algo a los demás, pero ese mundo del arte, que suele ser comercial, demasiadas veces envuelve el arte en otro tipo de cosas que nada tienen que ver con lo que el artista está intentando hacer. Si la gente gente no conoce el discurso y el contexto de un artista, es muy dificil que el mensaje llegue a nadie y es por lo que no gusta o no triunfa.
El público, en general, piensa que el arte es solo una experiencia estética, pero para muchos artistas eso no existe e incluso van en contra del concepto. El problema es llegar a la gente, que es lo que tiene que hacer el arte.
¿Dónde buscas o dónde miras como artista para que tu obra evolucione?
Me dejo llevar.
Tu trabajo es inquietante, incluso angustioso, ¿eres optimista con la sociedad en la que vives?
Mi serie de animales es optimista porque han evolucionado para mejorar sus cualidades.
Pero en tus dibujos paras la evolución natural y la intervienes.
Mi premisa de partida es que ese mundo se extinguió, nadie sabe cómo los animales han evolucionado así y hoy no sabemos dónde están. Es un mundo inventado para criticar a una sociedad a la que le falta fantasía.

“Busco fantasía y provocar la curiosidad, porque necesito una sociedad más crítica”

¿Hacia dónde caminas como artista?
Busco fantasía y provocar la curiosidad, porque necesito una sociedad más crítica. Por ejemplo, “Frankenstein” es una crítica a los avances científicos de la electricidad. Me preocupa que vivimos en una constante obnubilación por la tecnología que hace que vayamos como locos hacia delante y nadie se para a pensar y buscar voces críticas; ¿sabemos a dónde queremos ir?
¿Cómo vives y te inspira Madrid?
Ahí tengo una dicotomía, porque me gusta mucho Madrid a nivel humano. Es muy fácil conocer gente y muy difícil como ciudad.
¿Has visto algún monstruo en Madrid?
Por todos los lados. Por ejemplo, no comprendo esa política de dejo la fachada de un edificio histórico y me cargo todo lo de dentro. Eso es un monstruo.

Preguntamos al artista Celsius Pictor por alguno de sus lugares favoritos de Madrid y nos señaló el Museo Lázaro Galdiano. Nos citamos en el museo y entre los argumentos que explicaban la elección, destacaba su pasión por la obra de El Bosco, del que se puede ver la obra “Meditaciones de San Juan Bautista” (en la imagen), además de una amplia colección de arte y antigüedades.

¿Por qué has elegido el Museo Lázaro Galdiano para hacer esta entrevista?
Porque la forma de construir este museo se parece a mi forma de trabajar y porque me gusta venir a ver el cuadro de El Bosco “Meditaciones de San Juan Bautista”.
El navarro José Lázaro Galdiano, secretario del Banco de España, editor, crítico de arte y cronista de sociedad, buscaba y acumulaba objetos y obras de arte y le gustaba reunirse con sus amigos para comentar y contar historias sobre cada pieza que había o que traían cada uno de ellos. También porque el edificio es barroco y bizarro, un poco como soy yo. Ese “horror vacui” (miedo al vacío) que es Barroco y también es muy de la naturaleza, porque en la naturaleza no existe el vacío. Ahí lo dejo para pensar.
¿Cómo recomiendas acercarse el arte?
Con tu sensibilidad e intentando darte cuenta de que el artista que tienes delante es igual que tú, en el sentido que le pasan cosas como a ti, pero que sus miedos o sus alegrías no son los mismos que los tuyos. Acércate a su obra intentando descubrir qué hay de ti en esa otra persona que es artista y ha elegido el arte para experesarse.

Agradecimientos al Museo Lázaro Galdiano, Madrid, donde se realizó esta foto y la entrevista.
www.museolazarogaldiano.es EXPOSICIONES ACTUALES: La pléyade de la España Moderna. Dibujos de Guillermo Martín Bermejo (hasta el 12/01/2020) y Isidro Blasco. Espacio emergente (hasta el 26/01/2020).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ANÚNCIATE EN PLÁCET

ANÚNCIATE EN PLÁCET

Tiempo.com

Madrid
15°
Sábado 13° 
Domingo 17° 
Lunes 17° 
Martes 16° 

SUSCRÍBETE

REVISTA PLÁCET

REVISTA PLÁCET