Seleccionar página

Carlos Bardem, “Mucha gente piensa que los Bardem somos el diablo rojo con cuernos”

Carlos Bardem, “Mucha gente piensa que los Bardem somos el diablo rojo con cuernos”
[entradilla]Carlos Bardem (Madrid, 1963), amable y gran conversador, es un escritor y actor apasionado, comprometido con sus ideas y amante de su familia. Lleva varios años trabajando en importantes producciones entre México y Estados Unidos. Este año ha participado en películas como Escobar: Paradise Lost, junto a Benicio del Toro, González: falsos profetas, por la que fue nominado este año al mejor actor de reparto por la Academia de Cine mexicana, Anime nere (calabria), de Francesco Munzi o La Deuda, recientemente estrenada en nuestro país, una película, según sus propias palabras, sobre “la gran estafa económica y política que vivimos a nivel global”. Él mismo eligió El Retiro, su lugar favorito de Madrid y parte de su memoria emocional, para realizar esta entrevista.[/entradilla]
Carlos-Bardem

Escritor antes que actor, su primera novela, Durango perdido, fue finalista del premio Nadal. Con Muertes ejemplares, su segunda obra, recibió el Premio Destino Guión de 2002. Su última novela, Alacrán enamorado, fue llevada al cine en 2013 y protagonizada por su hermano Javier. Actualmente trabaja en una nueva novela que no tardará en publicar.

Viniendo de una familia de actores empezó a actuar un poco tarde.
Yo empecé a actuar relativamente tarde, porque yo soy el mayor de los hijos de mi madre. Mi madre es una magnífica actriz, la gran dama del teatro español, pero para mi madre, el reconocimiento, la parte bonita de esta profesión, le llegó muy tarde. Entonces yo me he criado viendo a mi madre sacar adelante a tres hijos a base de no dormir, de hacer teatro, papelitos de televisión, café teatro, y no le veía el lado glamuroso a esto. Así que me dediqué a otras cosas y empecé a actuar bastante tarde. Mi hermano, seis años más joven que yo, empezó mucho antes a actuar. Lo que pasa es que, no sé si son los genes o que mi tatarabuela era actriz, lo que sí es cierto es que en el momento en que me puse delante de una cámara hubo algo que hizo clic y me di cuenta de que era lo que quería hacer. Al final todos los hijos de Pilar Bardem nos hemos criado en camerinos de teatro, en sets de rodaje, y fue como reconocer algo que me era tremendamente familiar. Encontré mi sitio.

[sumario]”Aunque empecé tarde a actuar, en el momento en que me puse delante de una cámara hubo algo que hizo clic y me di cuenta de que era lo que quería hacer”[/sumario]

Entonces actuar ¿es algo que le sale natural?
Bueno, yo no creo demasiado en los actores naturales. Yo creo que los actores tienen que trabajar en formarse.

Pero usted ¿ha pasado por alguna escuela de interpretación?
He hecho mis cursos. Intento hacer cursos siempre que no estoy trabajando. Intento mantenerme activo en ese sentido. Creo que para un actor es fundamental el estar entrenado, el estar atento a los que se hace, el estar conectado lo que se hace y el estar siempre atento a que tu instrumento, que es tu voz y tu cuerpo, esté activo, esté conectado.

¿Cómo prepara sus papeles en películas como Celda 211? Porque tiene fama de ser un actor que se mete mucho en el papel
Yo creo que la actuación es mucho de juego, no en vano en inglés y en francés para decir actuar se usa el mismo verbo que para decir jugar, yo no lo entiendo de otra manera. Lo bonito de actuar es que te permite jugar a ser otra persona y yo creo que la diferencia, lo que yo intento, lo que algunos actores y actrices intentamos, es no hacer de, sino ser el personaje durante el tiempo que estás interpretando ese personaje.
En concreto para Celda 211, aparte de poder visitar la cárcel, gran parte de la figuración que aparece en la película, que es una de las grandes bazas de esa película, es gente que había estado presa en esa cárcel, en la provincial de Zamora. Fue algo muy divertido cuando a esa gente se le dijo que lo que tenía que hacer era amotinarse y romper toda la cárcel. Se lo pasaron tan bien que hubo momentos en que peligró la integridad de algunos, porque volaban rejas, volaban taquillas. Realmente te das cuenta de lo que significó para muchas de esas personas haber estado encerrado ahí.
No sólo los actores tenemos el privilegio de ser, en ese sentido, unos Peter Panes eternos, porque hemos hecho de jugar a ser otras personas nuestra forma de vida.
Yo creo que si algún día me pasara que sintiera que es un trabajo perdería mucho del encanto. Nadie se dedica a esto si no ama actuar. Realmente, en ese sentido, es muy fácil ser feliz cuando trabajas, porque estás haciendo lo que realmente te apasiona.

¿Porque ha elegido El Retiro cuando le pedimos que nos citara en su lugar favorito de Madrid?
Siempre que me preguntan esto de los sitios favoritos de Madrid, evidentemente tengo mis restaurantes, tengo mis bares, pero para mí El Retiro es parte en mi memoria emocional. Nosotros vivíamos en la calle Lope de rueda, muy cerca de la calle Ibiza y por eso, gran parte de mi niñez la pesé en este parque maravilloso
Yo me he criado en El Retiro de chaval y conozco todos sus rincones. Cuando era niño sabía dónde había que ir cuando caían las piñas para coger piñones, sabía donde los jardineros de El Retiro tenían sus huertos y sembraban hortalizas y robaba alguna calabaza. Era como un reino encantado. Es curioso, cuando creces, como las distancias, los espacios, se achican, porque cuando yo era pequeño El Retiro me parecía infinito, un reino de fábula. Además este reino de fábula está unido a muchas de mis primeras experiencias, mis primeros amigos, mis primeras novias, mi primer beso, mi primera pelea, mi primer todo.

[sumario]El Retiro está unido a muchas de mis primeras experiencias, mis primeros amigos, mis primeras novias, mi primer beso, mi primera pelea…”[/sumario]
Carlos-Bardem

Carlos Bardem en el Paseo de la Argentina del Retiro, conocido popularmente como Paseo de las Estatuas.

Usted ha vivido siempre en Madrid y ahora, últimamente, pasa largas temporadas en México. ¿Se hace pequeño Madrid en relación a México D.F.?
Sí, pero esta es una de las cosas que me gusta de Madrid, porque cuando la comparas con otras ciudades, Madrid sigue siendo una ciudad caminable, el centro de Madrid, que es donde yo vivo, sigue siendo un lugar manejable. Yo me río mucho con mis amigos cuando me hablan de los terribles atascos de Madrid, porque viviendo en el D.F., estos atascos son una cosa bastante suave.

¿Por qué México?
Empecé a hacer películas en México en el año 2007 porque aposté por un par de óperas primas como fueron La zona, de Rodrigo Pla, y Días de gracia. Una ganó un premio en Venecia, la otra estuvo en el festival de Cannes y ganó ocho Ariel de la academia mexicana. Y tengo la suerte de que he seguido haciendo cine allí. Ahora me nominaron a los premios de la Academia mexicana por un papel en González, falsos profetas. Además tengo por estrenar otra película, Elvira te daría mi vida pero la estoy usando y el caso es que me ofrecen papeles muy interesantes. Entonces, el trabajo, por ahora, me ha llevado allí.

Ve el trailer de González, Falsos profetas, por la que Carlos Bardem fue nominado a mejor actor de reparto por la Academia de Cine mexicana.

Ve el trailer de González, Falsos profetas, por la que Carlos Bardem fue nominado a mejor actor de reparto por la Academia de Cine mexicana.

Hablando de papeles interesantes ¿Rechaza muchos papeles?
Rechazó algunos. No tantos como me gustaría, porque eso significaría que me ofrecían muchos. Yo intento hacer el cine que a mí me gustaría como espectador. Intento estar en películas que plantean alguna reflexión en quien las ve. A mí me interesa mucho el cine como cultura y yo creo que el papel de la cultura, de la creación artística, no es tanto el de dar respuestas, como el de sembrar dudas, plantear preguntas, y si se hace de una manera entretenida, pues mejor.

Entonces ¿Hace sólo las películas que le interesan?
Por ahora he podido elegir, más o menos, lo que hago y estoy contento y me gustaría seguir así. De todas maneras, yo creo que cuando te ofrecen un papel, lo primero que miras es si tu papel está bien, pero eso no basta, porque el papel puede estar bien en un guión que no está bien. Así que tiene que estar bien tu papel y tienen que estar bien el guión. Si tienes la suerte de poder elegir, pues eliges. Pero en última instancia, lo que manda también es pagar la renta y eso también influye.

Ve el trailer de Días de Gracia, en la que participa Carlos Bardem. Película presente en el festival de Cannes y ganadora de ocho Arieles de la Academia mexicana.

Ve el trailer de Días de Gracia, en la que participa Carlos Bardem. Película presente en el festival de Cannes y ganadora de ocho Arieles de la Academia mexicana.

¿Porque no se ha estrenado la película Días de gracia (estrenada en México en) en España?
Simplemente por temas de distribución, es una película mexicana independiente. Ahora se acaba de estrenar en Estados Unidos con muy buenas críticas, pero el problema es que a España no llega mucho cine extranjero que no sea cine de grandes estudios o cine comercial. Llegan películas muy contadas y ésta no ha tenido por ahora la suerte de llegar, esperemos que acaben trayéndola, porque es una gran película.

[sumario]”El papel de la cultura, de la creación artística, no es tanto el de dar respuestas, como el de sembrar dudas”[/sumario]
Carlos-Bardem

Tras acabar la carrera de Historia moderna y contemporánea, Carlos Bardem trabajó en IBERIA como azafato. “Era un azafato pésimo, creo que uno de los peores que ha debido tener la compañía, pero lo recuerdo con cariño, porque fueron cuatro años volando y fue una época muy divertida.”

Comentaba que ha sido nominado a los premios de la academia mexicana por su papel de un predicador en la película González, falsos profetas. ¿Qué opinión le merecen los premio y las nominaciones?
Yo tuve la suerte de que ya he recibido algunos premios por mi trabajo y he estado nominado a otros tantos. Yo creo que los premios hay que tomárselos con un sano escepticismo. Quiero decir, los actores no somos velocistas, no somos atletas, tú no puedes medir quién es el más rápido, quien es el que lanza más lejos, es muy subjetivo. Tu trabajo le puede gustar más a una gente y el trabajo de otro compañero a otra gente. Yo por eso valoro mucho las nominaciones, quizás también porque he estado tres veces nominado a los Goya y nunca lo he ganado.
Pero creo que la nominación a los premios de una academia, ya sea la española, la americana o la mexicana, es un premio en sí misma. Porque significa que para la gente que se dedica a lo mismo que tú, tu labor es un trabajo a destacar entre los muchos que se producen en un año.

Acaba de estrenar en España la película La deuda, que trata de un tema… podemos decir que brutal.
Es una película muy interesante, porque el tema de la gran estafa global que vivimos a nivel mundial y en nuestro propio país, esta gran estafa económica y política, la hemos visto bien contada en algunos documentales y en algunas películas, y La deuda es una película que nos lleva de la mano por esa realidad terrible y que lo muestran una manera muy amena. La deuda es un thriller, un viaje terrible que demuestra cómo las decisiones de dos tipos en un despacho de Wall Street cambia la vida, para peor, de una enfermera en Lima o de un niño en los valles de los andes a 5.000 m de altura. La película te lleva por todo este viaje desde las causas hasta el efecto y lo muestran de una manera muy entretenida, es un gran thriller con toques de Western. Por eso a mí me interesó mucho este proyecto. Creo que es importante que hablemos de estas cosas, sobre todo ahora que la realidad de nuestro país nos ha demostrado que el tercer mundo ya no es una cosa que pasa en África o en Latinoamérica sino que el tercer mundo está aquí en las colas del paro, en los comedores sociales, y en toda la gente que echan de sus casas y en los empleos precarios.

[sumario]”La realidad de nuestro país nos ha demostrado que el tercer mundo ya no es una cosa que pasa en África o en Latinoamérica sino que el tercer mundo está aquí en las colas del paro, en los comedores sociales…”[/sumario]

¿Le gusta más hablar de cine, de literatura o de política?
Bueno, creo que soy un buen conversador y a mí me gusta hablar de todo con buenos conversadores. A mí me interesa mucho la política, porque creo que todo es política. Hace poco ponía un ejemplo sobre el hecho de que todo en el cine tiene una lógica. Por ejemplo, las películas de superhéroes son profundamente políticas y transmiten una ideología muy siniestra, muy próxima al fascismo. Tipos con súper-poderes que están por encima de las leyes del hombre y de la física, que no aplican esos súper-poderes para mejorar las condiciones de vida de los que sufren, sino para mantener el sistema. Cuando tú ves en esas películas como un monstruo, un alienígena o un súper villano destruye los rascacielos o los centros financieros de las grandes ciudades, que en el fondo es un ataque al sistema, siempre se ve una escena en la cual los ciudadanos indefensos corren y son aplastados como hormigas entre los grandes rascacielos que se desmorona y ahí aparece el superhéroe… que de uno de estos superhéroes a un caudillo hay muy poco.

Hablando de política, tiene fama de persona comprometida ¿hasta qué punto llega ese compromiso, con qué causas, más allá de la política ha colaborado?
Bueno yo no hago propaganda de las causas en las que colaboró, pero te puedo comentar que si que he intentado colaborar con Greenpeace en el tema del calentamiento global y en otras campañas. Yo lo que intento es ponerme del lado de lo que creo que es justo, de lo que creo que puede crear una sociedad más justa, una sociedad en la que no haga falta la caridad porque haya justicia social y justicia distributiva. Lo que creo es que estamos en un momento muy importante en que la gente tiene que darse cuenta de que si no hacemos política otros harán política por nosotros y normalmente contra nosotros.
De todas maneras ahí una cosa curiosa y es toda esta gente que por sistema desprecia a los actores tachados, de manera despectiva, como políticos o comprometidos. Es muy curioso, hace poco el actor Pepe Viyuela, un gran compañero, decía una cosa muy interesante, que había decidido poner su popularidad y su voz al servicio de causas que considerara justas y no al servicio de publicitar coches o bancos. Cuando un actor publicita un coche o un banco a nadie le parece mal, le parece mal cuando expresamos nuestras opiniones políticas.

A veces, cuando un actor expresa su opinión política se le echan encima y, en cambio, si un político roba sólo se dice que, bueno, es uno más…
Eso es justo a lo que voy. En el fondo de este razonamiento perverso se esconde una gran hipocresía. Primero negarle a alguien, por su profesión, su cualidad de ciudadano y su derecho a opinar de lo que quiera y segundo, lo que critican de nosotros no es que demos nuestra opinión política, sino que nuestra opinión no coincida con la del poder. Cuando hay gente que sale con discursos que sustentan el discurso único del poder, a esos no se les critica. Lo que critican de nosotros no es tanto que hablemos sino que hablemos en contra de lo que el poder se supone que dictamina que es el sentido común.

[sumario]Mucha gente ve a los Bardem como el diablo rojo con cuernos…[/sumario]

En este sentido, mucha gente ve a los Bardem…
Como el diablo rojo con cuernos… Uno de los grandes sabios que ha vivido en este país era Fernando Fernán Gómez y él decía, en contra de la opinión general de que el gran pecado de este país era la envidia, porque la envidia puede tener un componente positivo en un punto en el que te puede llevar incluso a emular al envidiado o a quererlo emular, decía Fernán Gómez que el pecado nacional no es la envidia, que es el desprecio. Así, para ciertos medios y cierta parte de la población de este país, cuando alguien expresa una opinión que se sale del tiesto, que se sale de lo que se supone que se debe opinar, el acto inmediato es denigrarlos, despreciarlos, decir que este qué sabrá. En mi caso concreto, yo soy historiador, soy licenciado en Historia Moderna y Contemporánea y tengo argumentos como para juzgar la historia de nuestro país.
A mí me hace mucha gracia, yo que soy muy activo en redes sociales, cuando escriben comentarios como que yo vivo en Miami y que no pago mis impuestos aquí. Yo pago todos mis impuestos en España, que es donde tengo mi residencia. No he estado en Miami más que de visita. Entonces la cosa es despreciar al que opina distinto, intentar denigrar su opinión con argumentos que muchas veces son absurdos y que no dejan de ser bulos, porque siempre es más fácil repetir un bulo que procurar informarse y contrastar lo que se escucha.

Parece que también se menosprecia a la gente que hace cosas, que es más importante un futbolista que por ejemplo un científico.
Vivimos en una sociedad donde hay un control ideológico férreo, desde los Mass Media y desde la educación. No es casualidad que todos los gobiernos o estos gobiernos, en lo primero que recortan es en educación. Lo que siempre sobran son maestros y lo que siempre intentan es controlar la educación y la formación. Vivimos en una sociedad donde se ensalza la mediocridad. Vivimos en una sociedad del espectáculo mediocre, donde realmente la gente que consigue grandes logros o cosas que realmente puede mejorar la vida de las personas, ya sea desde la ciencia, desde el arte o desde la cultura, son sistemáticamente menospreciadas, mientras ensalzan personajes que son absolutamente vacuos, como todos estos que provienen de la telebasura o las grandes estrellas del deporte, que curiosamente nunca se posicionan frente a lo que le pasa a la mayoría de la gente que los ensalza y que lo convierte en lo que son. La sociedad del pan y circo es la que manda y aquí el circo es por ejemplo el fútbol y así nos va.

Carlos-Bardem

“Me crié en El Retiro de chaval y conozco todos sus rincones. Cuando era niño sabía dónde había que ir cuando caían las piñas para coger piñones, sabía dónde los jardineros tenían sus huertos y sembraban hortalizas y robaba alguna calabaza. “

Por cierto ¿Es futbolero?
Si yo soy muy futbolero, soy del Atlético de Madrid, soy socio y muy futbolero.

¿Va a veces al estadio?
Solía ir mucho, aunque ahora voy un poco menos.

Usted ha trabajado en Iberia ¿Cierto?
Sí, yo, cuando acabe la carrera, fui azafato de Iberia, un azafato pésimo, creo que uno de los peores que ha debido tener la compañía, pero lo recuerdo con cariño, porque fueron cuatro años volando con Iberia y fue una época muy divertida.

¿Qué espera que cambie tras estas últimas elecciones?
Tengo grandes esperanzas en que van a cambiar muchas cosas. Tienen que cambiar. Yo creo que hay una máxima que es cierta y es que no puedes esperar nuevas soluciones con los métodos de siempre y la gente de siempre. Tienen que venir aires nuevos, gente nueva, gente con ideas y propuestas nuevas, gente que no se limite solamente a parchear el sistema sino que quiera transformarlo realmente para hacer de Madrid una ciudad más justa y menos desigual.

[sumario]“En mi casa discutimos mucho de fútbol, porque mi madre es muy futbolera, como yo. Ella es del Barça y yo del Atleti. Lo que no hay en mi casa son madridistas”[/sumario]

Cuando la familia Bardem se sienta a la mesa ¿De que se habla?
Hablamos mucho de nosotros, de las cosas que nos pasan, como cualquier familia normal, de lo mucho que nos queremos, de lo mucho que nos admiramos. Yo tengo la suerte de tener una familia a la que admiro mucho y hablamos de lo que pasa, de la vida y de política también, por supuesto, pero hablamos de cine, de cultura. Hablamos de lo que habla la gente normal e incluso hablamos también de fútbol, porque mi madre es también mi futbolera y discutimos mucho del fútbol, porque ella es del Barça y yo soy del Atleti… lo que no hay en mi casa son madridistas.

[sumario]“Mi hermano, no sólo es mi hermano sino que es mi mejor amigo”[/sumario]

Cuando comenté a algunas personas que iba a entrevistar a Carlos Bardem,  ahí quien me dijo que no le preguntara por su hermano Javier, porque le iba a sentar mal.
No ¿porque me iba a sentar mal? Yo tengo la gran suerte de que mi hermano, no sólo es mi hermano sino que es mi mejor amigo y tengo la suerte de que es un referente para mi, humano, personal y profesional. Yo vivo todo lo que le pasa bueno mi hermano, que son muchas cosas, que se las ha ganado a pulso, y lo vivo con una tremenda alegría, como él vive mis logros también con alegría. Yo de mi hermano sólo recibo cosas maravillosas. Es una pregunta que a veces me hacen esperando… no se que esperarán que diga yo de mi hermano. No sé de dónde la gente se ha sacado eso. Ya hemos dicho antes que es más fácil que un bulo corra.

 

 

.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ANÚNCIATE EN PLÁCET

ANÚNCIATE EN PLÁCET

Tiempo.com

Madrid
34°
19°
Miércoles 35°  22°
Jueves 35°  21°
Viernes 36°  23°
Sábado 34°  20°

SUSCRÍBETE

REVISTA