Seleccionar página

Ana Torroja, “El éxito fue tan repentino que no tuve tiempo de asimilarlo”

Ana Torroja,  “El éxito fue tan repentino que  no tuve tiempo de asimilarlo”

Fotografías: Bernardo Doral
[entradilla]Es imposible pensar en esta cantante madrileña de 55 años y no pensar inmediatamente en el grupo español que más discos ha vendido en todo el mundo. Ella, cercana, natural, con su dulce gesto y una ilusión de principiante, asume el pasado, vive el presente y encara el futuro sin complejos, viviendo las canciones que la hicieron famosa en todo el planeta como parte de su ser. Y lo demuestra en su último álbum, Conexión, grabado en directo en México, donde, a dúo con algunos de los mejores cantantes del panorama hispanoamericano, da un nuevo color a algunas de las más emblemáticas canciones de Mecano.[/entradilla]

Ana-Torroja-Placet-Web-01
Además de con grandes artistas, sobre todo mexicanos, hace un dueto muy especial con Miguel Bosé donde él aparece especialmente seductor.
Él mismo se pintó y se arregló para la ocasión y es verdad que sale con una magia especial. Hay una conexión especial entre Miguel y yo.

¿Desde cuando es amiga de Miguel Bosé?
Obviamente nos conocemos de siempre y como artistas nos teníamos cariño, pero como amigo, amigo, lo es desde que hicimos Girados y luego hicimos también Corazones juntos, ahí es donde creció una amistad que, como dice Miguel, no es una amistad convencional, va más allá de las palabras, es una amistad de miradas. Una amistad de que cada uno entiende lo que el otro siente. De hecho sobre el escenario se percibe esta complicidad, esta amistad.
[sumario]Mi amistad con Miguel Bosé no es una amistad convencional, va más allá de las palabras, es una amistad de miradas.[/sumario] En su anterior tabajo Sonrisas todas las canciones eran inéditas. Ahora hay una vuelta al origen rescatando de nuevo canciones de Mecano.
Este proyecto, al mismo tiempo, cierra una etapa y abre otra, porque cantar las canciones de Mecano en duetos es algo que no había hecho nunca. Cuando empiezas algo siempre tienes que tomártelo como si estuvieras empezando, para reafirmarte y decir esta soy yo, con un pasado, que para mí sigue siendo el presente, y con un futuro, que son a su vez las canciones inéditas.

Las canciones elegidas para Conexión, recuperadas de Mecano ¿son las que más le llegan?
Sí, aunque, en un principio quisimos sacar canciones de Mecano que yo nunca hubiera cantado en mi etapa en solitario. Luego nos dimos cuenta de que eso era casi imposible, no era lo que la gente reclamaba.

¿Sigue siendo Mujer contra mujer, incluida en este disco, esa canción bandera que nunca dejará de cantar?
Podría decir que esa es la canción que nunca me cansaría de cantar. Porque me encanta y por su mensaje. Esa canción, más allá del amor homosexual, habla de un concepto, el amor. En México, donde grabé el disco, aunque en México D.F. ya está aceptado el matrimonio homosexual, hay lugares donde es muy complicada la homosexualidad. De hecho esta canción estuvo censurada allí en su momento, cuando salió.

Ana-Torroja-Placet-Web-02
¿Es importante para usted dejar claro la diferencia entre Ana y Mecano?
Ya no intento diferenciar. Hubo un momento que no quería que la gente esperara una cosa que yo no le podía dar. Porque yo puedo seguir cantando las canciones de Mecano, pero los fans querían lo que había y yo trataba de dar a entender que Mecano era Ana, Nacho y José y que yo era Ana Torroja. Una vez que la gente entendió esto, ya pude ser yo, que por otra parte soy las dos cosas. Ya pude tener la libertad de decir que soy Ana, pero que también soy Mecano. No soy nostálgica. Lo que realmente no me gustaba era esa referencia continua al pasado, cuando esas canciones siguen existiendo y estando igual de vivas hoy. Que faltan Nacho y José, sí, pero son mi presente, son el presente. Mecano es parte de mi bagaje musical y de mi bagaje vital.

¿Qué es lo que menos le gusta del show business?
Lo que menos me gusta es ese ansia, por parte de la prensa, de querer saber más y más de tu vida privada, de querer estar allí donde tú no quieres que estén. Toda esa parte me sigue resultando muy incómoda. Es verdad que cada vez es un poco menos y, de hecho, conmigo han entendido que hay cosas por las que no paso, pero siempre puede haber un paparazzi que te haga la foto en la playa con tu hijo y tu marido.
Tampoco me gusta estar ahí arriba. La gente te pone arriba, te ve como a una diva, algo que yo no soy para nada, algo que a mí no me gusta, que no va con mi forma de ser.
[sumario]Cuando los fans entendieron que que Mecano era Ana, Nacho y José y que yo era Ana, pude tener la libertad de decir que soy Ana, pero que también soy Mecano.[/sumario] ¿Puede pasear por la calle tranquila?
En Tarifa sí, por eso vivo ahí.

¿Que es lo que más le impresionó que haya llegado a hacer algún fan?
Normalmente nosotros teníamos tropecientos guardias de seguridad en la puerta de la habitación del hotel donde nos hospedábamos y no podía entrar nadie. Pero un día oigo que llaman a la puerta y abro y me encuentro a un tipo con un gran peluche y un anillo de compromiso y me pidió matrimonio. Yo no lo podía creer y miraba para todos lados a ver dónde se habían metido los guardias de seguridad. Había llegado hasta allí reservando una habitación en el hotel, algo que hacía mucho la gente, sobre todo en México. Obviamente le di calabazas. Pero bueno, esta anécdota, dentro de todo, es amable, casi tierna.
Así, grave, nunca me ha pasado nada, pero hubo una vez que un chico me dio un papel en el que, con sangre, había escrito: Te amo, haría cualquier cosa por ti, morir o matar. Me quedé impactada. El chaval, al decirle yo que me parecía fatal, se puso un poco nervioso y me tuve que ir rápidamente con los guardaespaldas.
Estas cosas dan un poco de miedo. Yo puedo entender el fenómeno fan, pero no el fenómeno fanático.

Ya que hablamos de fans ¿Siguen insistiendo en para cuándo volverá Mecano?
Sí, prácticamente cada día, lo ves en los Twitter, mensajes… Yo lo veo muy complicado, pero siempre digo que no sé, que no puedo ver el futuro. Lo hemos intentado varias veces, pero nunca ha podido ser por diferentes circunstancias.

Pero ¿mantienen relación?
Sí… nos queremos.

Pero ¿se ven?
No, prácticamente nada, entre otras razones porque uno vive en Londres, el otro en Miami, y yo en Tarifa.

Ana-Torroja-Placet-Web-03
¿Qué canción piden más los fans?
Hay mucha variedad. Lo que sí es seguro es que canto las que más piden. Pero es verdad que en los conciertos me toca cantar alguna canción a capella y me piden mucho, por ejemplo, Una rosa es una rosa, Laica. Pero luego, también, sobre todo por Twitter, me piden mucho canciones mías en solitario, canciones del disco de Frágil.

¿Cuándo le entró el gusanillo de cantar?
Siempre he tenido ese gusanillo dentro, pero era algo a lo que me gustaba jugar de pequeña. Nunca pensé en dedicarme a esto. Me gustaba mucho la música y cuando empecé a ver conciertos me gustaba más que otra cosa el escenario, me gustaba todo lo que tenía que ver con la actuación. Es eso que he contado en alguna ocasión que me disfrazaba de cura, porque era un momento de gloria para mí, me subía ahí, a un pedestal, delante de mis primos o mis hermanos y me escuchaban el sermón. Entonces me sentía protagonista. Supongo que de todo eso se podía deducir que me gustaba todo lo que tuviera que ver con el espectáculo, pero en definitiva lo que fui y he llegado a ser ha sido fruto del destino.

¿Qué recuerda de Azca, los bajos de Orense, donde comenzó todo?
En aquella época es donde había que estar, donde se cocía la movida, donde se creaba, donde se inventaba. Era como lugar de ebullición. Supongo que aunque no hubiera estado metida dentro del grupo, igualmente habría estado ahí, igual que iba al Rockola.
[sumario]Nunca pensé en dedicarme a la música, todo ha sido fruto del destino.[/sumario] Hablando de la movida ¿Forma o no Mecano parte de La Movida?
Mecano nace en la época de La Movida, pero fue paralelo a ella, porque La Movida era mucho más underground y nosotros ni siquiera la conocíamos cuando empezamos a ensayar y a movernos y a buscar alguien que nos quisiera escuchar. Nosotros veníamos de familias acomodadas y, por lo menos en mi caso, nunca me planteé dedicarme a la música. En el caso de Nacho y José sí, pero fue algo paralelo que en su momento incluso se nos criticaba, porque no formamos parte de aquello, pero estábamos en los mismos ambientes y de alguna forma frecuentábamos lugares parecidos, aunque nosotros, por ejemplo, íbamos a un lugar en los bajos de Orense que se llamaba Topacio, que para nada formaba parte de la movida.

El perfeccionismo de los hermanos Cano, la presión y el ritmo de los conciertos, el propio éxito… ¿Llegó un momento que pudo más esa presión y se quebró?
Si, pero además se quebró en un sentido psicológico, pero también físico. Para mí todo ese éxito, todo lo que ocurrió, fue tan inesperado, tan repentino, tan rápido que no tuve tiempo de asimilarlo. Me encontré de repente en una bola y en un lugar donde me habían puesto que yo en la vida me lo había planteado. Todo eso significaba estar siempre lista, dar y dar y no bajar el nivel porque entonces te machacaban… Y yo me quebré. En primer lugar de manera física, porque estando en un concierto me quedé afónica y a partir de ahí, claro, teníamos muchos conciertos, una gira que no se podía parar… Yo paré una semana, pero no fue suficiente. Entonces ahí comenzó una presión intensísima. Todos los días me recordaban que estaba afónica y además, al principio de los conciertos que daban, José le decía al público que me animaran y yo no quería que lo dijera. Al final se fue convirtiendo en algo insoportable que pasó de lo físico a lo psicológico. Fue una especie de morir de éxito.

En toda esa época de éxito de Mecano ¿Fue una mujer de excesos?
No. Probé algunas cosas, pero realmente me di cuenta de que no iba conmigo. Además yo siempre he sido aburridamente responsable, sobre todo en aquella época, porque tampoco tenía la voz tan entrenada para el ritmo que llevamos y a mí cualquier cosa me afectaba mucho. Luego, yo no quería que la gente se me acercara para pedirme un autógrafo o una foto porque era Ana de Mecano. Esas cosas me resultaban incómodas y me resultaban falsas. Además ocurría que siempre llegaban un montón de niñas detrás de José y Nacho. Yo, en cambio, tenía mi pareja, mi novio, y no estaba interesada. Al final me iba a la cama a descansar.

Ana-Torroja-Placet-Web-04
Usted misma ha escrito que después del disco Sonrisas estuvo a punto de tirar la toalla.
Pero en este caso no lo dije por la profesión, por Sonrisas o por un disco, sino por toda la polémica que generó mi problema con Hacienda y todas esas cosas que han pasado después que, obviamente, uno no busca y machacan bastante. Yo me planteé que no quería ser un personaje público en ese sentido, porque hay mucha gente que te utiliza de bandera, de excusa. En momentos así es en los que dices, ¿realmente merece la pena?

Ahora que comenta esto del caso Relámpago ¿Era consciente de que estaba en todo esto o le metieron?
Eso fue que estaba en el lugar equivocado en el momento equivocado… En el bufete equivocado. Es algo que, por supuesto, yo no buscaba, pero aprendí un montón de todo aquello. Me afectó mucho y yo me planteaba que si no hubiera sido quien era a nivel público, seguramente todo aquello no hubiera pasado.
[sumario]“Estuve a punto de tirar la toalla por toda la polémica que generó mi problema con Hacienda y todas esas cosas que han pasado después que, obviamente, uno no busca y machacan bastante”[/sumario] Entonces no ha tirado la toalla y sigue en la brecha más que nada por amor al arte, porque podría vivir de los derechos de autor.
Yo no tengo derechos, son de José y Nacho. Sólo tengo derechos sobre alguna cosita que he compuesto de alguno de mis discos en solitario. Pero no necesito mucho, me conformo con lo que tengo, vivo donde quiero vivir, en Tarifa, que es donde me siento libre, donde me siento yo. Todavía me sigue gustando mucho cantar y por supuesto que lo hago por amor al arte, porque nunca he hecho nada por dinero. La verdad es que he sido bastante hormiguita respecto al dinero y si no hubiera sido por este problema con Hacienda estaría económicamente mejor, pero podría vivir tal y como me gusta, como vivo actualmente, sin necesidad de trabajar, por inversiones que tengo. Nunca he entendido hacer nada si no es por amor a lo que se hace, de hecho, he realizado giras que no han sido económicamente rentables.

¿Se imagina cantando de viejecita?
No, de hecho no me imagino de viejecita, no me gusta pensar en esas cosas. Acepto la edad que tengo y me gusta lo que veo, de momento. Pero siempre me digo, por qué uno tiene que envejecer, por qué no puede uno quedarse como está, con un físico determinado y no deteriorarse hasta el final.

 

 

.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ANÚNCIATE EN PLÁCET

ANÚNCIATE EN PLÁCET

Tiempo.com

Madrid
32°
18°
Viernes 32°  19°
Sábado 35°  19°
Domingo 34°  21°
Lunes 32°  19°

SUSCRÍBETE

REVISTA