Seleccionar página

Aitana Sánchez-Gijón: “A las mujeres nos están volviendo a poner el pie en el cuello”

Aitana Sánchez-Gijón: “A las mujeres nos están volviendo a poner el pie en el cuello”

Aitana Sánchez-Gijón interpreta “Juana” junto a cuatro bailarines y actores en el escenario: Chevi Muraday, Alberto Velasco, Carlos Beluga y Maximiliano Sanford.

Fotografías de Damián Comendador.

 

Aitana Sánchez-Gijón estrena, el 4 de diciembre, “Juana” en el Teatro Español de Madrid, un proyecto diferente en el que la danza ha cambiado la manera de transmitir de esta gran actriz y desde la que nos cuenta, junto a cuatro actores y bailarines, la huella imborrable del legado las juanas de la historia que se revelaron a su futuro y son ejemplo de empoderamiento y lucha femenina.

¿Cómo llega a tu vida esta necesidad de interpretar con el baile?
Todo comienza en el momento que trabajo con Andrés Lima (actor y director teatral vinculado a Animalario). En sus obras comienzo a utilizar mi cuerpo de una manera que nunca antes había hecho. En Nerea o Troyanos ya hay un trabajo corporal donde utilizo el cuerpo de una manera más completa, como un instrumento más.
Hace unos años vi la obra “En el desierto”, de Chevi Muraday (bailarín, coreógrafo y director) y siento como una revelación, un deseo muy grande de formar parte de algo así. Un día abordé a Chevi en un garito nocturno y le dije que me encantaría que me hiciera bailar. A lo que me contestó: “ten cuidado con lo que deseas, por si se cumple”. Y pocos meses después, me propuso hacer “Juana”… Me entró un vértigo abismal.
También por la potente temática de la obra.
Sí, cuando junto todo lo que une a estas Juanas me doy cuenta de la potencia brutal e infinita de la obra.
¿Cómo ha sido el trabajo hasta poner “Juana” frente al público?
Hemos trabajado durante casi dos años buscando entendernos y viendo hasta dónde podía llegar y hasta que pude formar parte de un lenguaje en el que la danza, la música y la palabra fueran un mismo vehículo de expresión.

“Bailar te abre a la emoción sin filtro. Es lo más potente que he vivido nunca”

¿Eres hoy una actriz más completa?
Sí, esto te abre todos los canales, te ofrece más posibilidades y nunca he estado en mejor forma. Aunque pienso que “Juana” será debut y despedida, no creo que ahora me dé por bailar. A estas alturas de mi carrera ya me parece fabuloso haber abierto esta puerta y haberme subido a este viaje increíble.
Hay un punto en mí de osadía o inconsciencia. Estoy un poco loca.
¿Cómo te sientes en el escenario?
En peligro de muerte. Pero forma parte del viaje de las Juanas.
¿Qué ha sido lo más sencillo y lo más difícil?
El lenguaje del cuerpo te abre a la emoción sin filtro y es lo más potente que he vivido nunca. Pero ha sido muy complicado educarme a utilizar la palabra y el movimiento a la vez, me sentía como un bebé aprendiendo.
¿Qué te han dado las Juanas?
Las Juanas son faros en el camino y no es casual que haya llegado hasta aquí. Yo ya he hecho muchas Juanas -desde La Chunga, Nerea, la Hécuba de Troyanas o Nora, son todas Juanas; mujeres que se han salido del molde y se han revelado ante lo impuesto para salir de esa casilla invisible a la que fuimos condenadas en el inicio de los tiempos. Todas esas Juanas tienen la necesidad de ser y lo hacen con osadía.
¿Hay un destino femenino todavía por alcanzar?

LA TINTA utilizada en esta sesión de fotos simboliza los ríos de palabras impresas, la historia contada por los hombres, “que tantas veces a las mujeres nos ha invadido, sacudido, manchado y agredido”.

“Cuando hay una nueva ola, una conciencia feminista transversal y mundial, se ponen al otro lado grupos que reaccionan de manera virulenta”

Sí, porque si como mujer me salgo del molde, siempre hay alguien que quiere decidir por ti. Es lo que vemos ahora, cuando hay una nueva ola, una conciencia feminista transversal y mundial, se ponen al otro lado grupos que reaccionan de manera virulenta, cuestionando derechos adquiridos y colocándonos en esa casilla de feminazis o de la ideología de género. A las mujeres nos están volviendo a poner el pie en el cuello.
¿Te gusta la sociedad en la que vives?
Me considero una privilegiada por ser mujer en occidente, porque en la mayoría del planeta siguen en la Edad Media, pero hay que seguir luchando. Y aunque en teoría aquí seamos iguales, hay algo enraizado y enquistado y hay que romper esos moldes.
Yo no lo veré, espero que mis nietas sí lo puedan vivir.
No eres optimista con las nuevas generaciones.
Creo que seguirán dando la batalla como lo hicieron nuestras madres, abuelas y bisabuelas. No soy optimista con la sociedad en la que me ha tocado vivir.
¿En qué momento está la cultura en España?
Es un análisis complejo. Por una parte siento que hoy se pueden difundir obras y pensamientos a través de tantos canales y alcanzar una buena visibilidad. Parece haber más posibilidades de que los mensajes lleguen, pero, al mismo tiempo, veo que hay una precarización laboral en el mundo de los artistas. Y por otra parte, se sigue pensando que “la cultura puede ser peligrosa”, porque siempre ha cuestionado el poder o a la sociedad en la que vivimos. La cultura, frente al poder, debe jugar ese rol incómodo, como siempre lo ha hecho.
Cambiando de tema, ¿cómo disfrutas de la ciudad de Madrid?
Muchísimo, porque es una ciudad muy viva, en permanente efervescencia. Tiene una oferta cultural inabarcable, tan grande que es difícil dar a basto para ver todo lo que quisieras ver.
¿Qué te gusta hacer cuando terminas de trabajar?
Mi ocio consiste en ir al teatro. Algunas veces voy a cenar con amigos y familia, pero pocas, siempre estoy de gira y lo que me gusta es estar en casa. También hago alguna escapada a la montaña y al aire libre, a caminar por la Sierra de La Cabrera.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ANÚNCIATE EN PLÁCET

ANÚNCIATE EN PLÁCET

Tiempo.com

Madrid
15°
Sábado 15° 
Domingo 17° 
Lunes 15° 
Martes 10° 

SUSCRÍBETE

REVISTA

REVISTA