Adriano Moreno ha escrito “Si me dijeras que sí”, su primera novela. Una comedia romántica basada en su propia experiencia, la de un joven homosexual que salió de su pueblo para descubrir Madrid y su libertad.

Imagen de portada: Adriano Moreno, con su libro en las manos, en La Casa del Libro de la calle Gran Vía de Madrid. La primera librería que visitó cuando llegó a Madrid y donde soñó ver su libro en las estanterías.

¿Por qué surge la necesidad de escribir tu primer libro? Desde pequeño he escrito mis propias historias. También he sido un lector voraz de narrativa fantástica y por ahí comencé a escribir, aunque nunca publiqué.

Me marcho de mi pueblo (Almansa, Albacete) para venir a estudiar periodismo a Madrid. Pasan algunos años hasta que siento la necesidad de escribir una novela, pero los primeros intentos de hacer literatura fantástica me parece muy complicada y pienso en contar una historia que partiera de mi propia experiencia; la de un chaval de sale de La Mancha para ir a la Universidad, pero lo que realmente quiere es vivir su vida amorosa, sexual y sentimental plenamente.

¿Qué querías ser de niño? Arqueólogo, y me encantaba la historia de Egipto. Pero a partir de los 12 años ya pensaba en escribir, aunque con 15 años la televisión me atrapó. 

Comenzaste a escribir en la plataforma Wattpad y ¿qué sucede después? Un amigo me recomienda comenzar a escribir ahí y después me llama la editorial SUMA (Penguinlibros), que habían leído algunos capítulos, y me encargan terminar la novela.

 

LIBRO Adriano - Adriano Moreno: "Me gustaría que mi novela la leyera un joven homosexual y cualquier amante de la comedia romántica"

17,95 €. Compra el libro AQUÍ.

¿Qué significó para ti Madrid y qué ha supuesto escribir este libro? Llegué a Madrid con la misma excusa que Benji, el personaje de mi libro, porque ese primer capítulo es totalmente autobiográfico. Era el año 2009 y el ambiente que me encontré en la Facultad era totalmente nuevo y me sentí cómodo. Me atrapó Madrid como ciudad vertiginosa y me fui adaptando y haciéndome otra familia, esta vez de amigos. Recuerdo la sensación extraña de darme cuenta de que nadie miraba a nadie y yo miraba a todo el mundo, veía en los madrileños esa adrenalina contenida que después tan buenas vibraciones provoca en toda la ciudad. 

Llevas viviendo en Madrid 12 años y “Si me dijeras que sí” lo comienzas a escribir hace tres, ¿Cómo era el Adriano Moreno que comienza a escribir esta novela? Muy madrileño, que va con prisas a todas partes, que disfruta mucho de la energía de la ciudad y de su oferta de ocio y cultura, y que necesita volver a casa de sus padres, a su pueblo, para desconectar. 

¿Cómo ha sido la experiencia de escribir este libro? El proceso lo he disfrutado mucho. El apoyo de la editorial me dio seguridad y también incertidumbre, por la responsabilidad. El editor me hizo una lista de los puntos fuertes y débiles de la novela y me pidió que la hiciera más local, que Madrid se convirtiera en un escenario identificable, y a la vez, que reforzara más los personajes secundarios.

“Hay que romper todas las etiquetas e intentar dejar de hablar de novelas LGTBI o de lectores heterosexuales”

“Si me dijeras que sí” es una comedia romántica, que cuenta una historia homosexual y que de alguna manera coge la bandera LGTBI para normalizar que estas historias sean leídas por todo el mundo. En la literatura hay mucha novela LGTBI, pero casi siempre publicada por editoriales independientes. Lo interesante de mi novela es que la edita Penguin, con SUMA, una editorial comercial que decide apostar por este tipo de historias.

Efectivamente, en mi decisión de escribir esta historia he pensado en que la podía leer un chaval de 16 o 17 años que está pasando por lo que yo pasé, pero que también la lea gente que le guste la comedia romántica. Hay que romper todas las etiquetas e intentar dejar de hablar de novelas LGTBI o de lectores heterosexuales.

 

Adriano Malpica 1 - Adriano Moreno: "Me gustaría que mi novela la leyera un joven homosexual y cualquier amante de la comedia romántica"

El restaurante Malpica, en la calle Corredera Baja de San Pedro, es uno de los lugares favoritos de Adriano Moreno.

¿Cómo ha cambiado Madrid en la última década si hablamos de evolución, aceptación y tolerancia a la comunidad LGTBI? Cuando me fui de Almansa había dos chicos que habían dicho públicamente que eran homosexuales y por supuesto, en aquella época, eran señalados e insultados; hoy se celebra el Día del Orgullo Gay. Si hablamos de Madrid, siempre sentí que su buen ambiente invitaba a la libertad. Pero hay que seguir luchando y reivindicando porque se siguen dando episodios homófobos o escuchando comentarios terribles en madrileños muy jóvenes. También hay que seguir escribiendo este tipo de historias o escribir guiones para la televisión, como ya es obvio que sucede, para lograr normalizar en nuestra sociedad este tema. Estamos en el camino correcto, pero todavía hay mucho que hacer. Mientras se siga obligando, por ejemplo, a Pablo Alborán a salir del armario, hay que seguir luchando.

“Quiero llegar a vivir en una sociedad en la que no tengas que justificar, ni enseñar una carta de presentación de diga si eres homosexual o heterosexual”.

¿No ves como positivo que un personaje público como Pablo Alborán salga del armario? Es positivo, primero, porque entiendo que es una liberación para él, y por otro lado porque puede ser un referente para otro chaval y ayudarle mucho. Pero quiero llegar a vivir en una sociedad en la que no tengas que justificar, ni enseñar una carta de presentación que diga si eres homosexual o heterosexual o que no se de siempre por hecho que eres heterosexual.

¿Tu próximo libro también será una historia LGTBI? Si, eso va a estar siempre en mis novelas y va a ser la razón de ser de mis historias. En mi primer libro he escrito una historia vital y en los próximos, aunque siempre voy a llevar esa bandera LGTBI, indagaré en otros universos como el mundo de la música o la televisión, que me gustan mucho.

¿Cómo han sido las primeras críticas a tu libro? Buenísimas. A mi madre, que era a la que más temía, le ha gustado mucho. Y gente que no me conoce de nada me escribe por redes sociales mensajes maravillosos. 

Adriano Malpica 2 - Adriano Moreno: "Me gustaría que mi novela la leyera un joven homosexual y cualquier amante de la comedia romántica"

Adriano Moreno en el bar-restaurante Malpica, durante la entrevista con PLÁCET Madrid.

Adriano Moreno (Almansa, Albacete, 1990) estudió Periodismo en la Universidad Complutense de Madrid y más tarde cursó el Máster de Guion de Cine y TV en la Universidad Carlos III. Hizo de la pequeña pantalla su profesión y fichó por el Grupo PRISA en 2016 como responsable de Televisión del área digital de LOS40 y la Cadena SER. Seriéfilo empedernido y fan de los clásicos teen, devora ficción por encima de sus posibilidades y todavía espera recibir su carta de Hogwarts. “Si me dijeras que sí” es su primera novela.

 

Recomiéndanos algunas series. Estoy viendo “Cinco Hermanos” en Disney Plus. He visto la cuarta temporada de “Élite” (Netflix) -a la que tiene acceso por su trabajo. Se estrena el 18 de junio- y me ha gustado mucho. Me ha encantado “Merlí Sapere Aure” (Movistar). Y como gran serie “El Inocente” (Netflix), de Mario Casas. Un thriller que te vuela la cabeza.

¿Cuáles son tus cantantes favoritos? C Tangana, Rosalía, Aitana y ahora, Maneskin, los ganadores de Eurovisión.

Te hemos pedido que nos descubrieras dos de tus lugares favoritos de Madrid. Hemos quedado en La Casa del Libro y estamos haciendo esta entrevista en el bar restaurante Malpica. ¿Por qué los has elegido? Mi librería favorita fue, porque ya no existe, “Libros 10”, en Almansa, que fue mi biblioteca y mi lugar para refugiarme en los libros. 

La Casa del Libro fue en la primera librería que entré en Madrid y recuerdo que me compré “Los juegos del hambre”. Cuando comencé a fantasear con escribir mi primera novela, soñaba con salir de trabajar y ver en el escaparate de La Casa del Libro mi novela. Un sueño que he cumplido. 

Malpica es donde hacemos el afterwork con mis amigos del trabajo y es un lugar bonito, con un servicio muy amable, donde puedo desconectar y donde me gusta comer sus empanadillas morunas y unas gyozas muy ricas.