El comercio electrónico protagonizó un crecimiento sin precedentes en 2020. El último baremo del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) señala que el 23% de los españoles aumentaron sus compras online durante la pandemia. El coronavirus ha influido en los hábitos de consumo de los españoles. Una crisis sanitaria que no sólo ha afectado a productos básicos como el papel higiénico, las mascarillas o los geles desinfectantes. De hecho, los smartphones, las zapatillas deportivas, las consolas de videojuegos y los juguetes sexuales fueron los productos más buscados del año pasado. Por segundo año consecutivo, el Satisfyer, concretamente el modelo Pro 2 Next Generation que se puede encontrar en cualquier sexshop, fue uno de los productos más demandados por los españoles.

El Satisfyer no es un caso aislado, ya que existen otros juguetes sexuales que han experimentado un gran auge en España en los últimos años. En nuestro país, la venta de juguetes eróticos aumentó alrededor de un 35% durante los meses del confinamiento, ya que las mujeres y los hombres han pasado más tiempo en casa. Sin embargo, las ventas no dejan de crecer año tras año a un ritmo extraordinario, ya que los juguetes eróticos se han convertido en unos elementos cotidianos más del hogar. Diferentes estudios señalan que más del 60% de las mujeres tienen en casa un vibrador, un consolador, un dildo o cualquier otro juguete sexual.  Los masajeadores prostáticos y las anillas para el pene son los juegues sexuales más populares en el caso de los hombres.

Los juguetes sexuales tienen la capacidad de vibrar, succionar y sorprender tanto a hombres como a mujeres en la cama con patrones de vibración distintos. Además, sexshops como www.easytoys.es, una de las principales tiendas eróticas online, cuentan con una amplia gama de más de 14.000 productos, con modelos con las tecnologías más innovadoras y los diseños más vanguardistas del mercado para ofrecer el máximo placer y, al mismo tiempo, mejorar la vida sexual y la salud de los españoles. De esta forma, los juguetes sexuales permiten explorar el sexo de una forma más divertida, siendo un elemento que ayuda a establecer relaciones sexuales más creativas. No cabe duda de que los succionadores de clítoris, los vibradores, los consoladores, los juguetes vaginales, los anillos para el pene o los juguetes anales han dejado de ser un tabú para convertirse en la tendencia mayoritaria en la sociedad actual.

La revolución sexual de los juguetes eróticos

El confinamiento ha provocado un aumento en el tráfico web y un incremento en las ventas de los juguetes sexuales, pero estos productos ya estaban en auge antes de la llegada de la pandemia de coronavirus. Hay una gran cantidad de mujeres y hombres que han estado usando juguetes sexuales durante los últimos años. Más allá de la fiebre del Satisfyer, los españoles pueden encontrar una gran variedad de juguetes en los sexshops que satisfacen las necesidades sexuales de cualquier persona. Estos productos permiten disfrutar de algo tan natural y saludable como es la masturbación y el sexo, y la satisfacción siempre está asegurada tanto a solas como con la pareja. Por este motivo, no cabe duda de que la revolución sexual de los juguetes eróticos ha llegado para quedarse.