¿Sabías que los suricatas son animales solidarios?

Los suricatas forman colonias igualitarias donde predomina la supervivencia del más débil

La solidaridad entre individuos y la organización en sociedades no es exclusiva de los seres humanos, sino que son varios los animales que se agrupan en comunidades para mejorar la vida de los individuos de la especie. Éste es el caso de los delfines, especie que comparte una forma de entender el grupo solidaria y donde se dan diferentes roles de protección entre los individuos. También los suricatas forman parte del conjunto de animales solidarios, organizándose en manadas que permiten no sólo la supremacía del más fuerte, sino la supervivencia del más débil.

Suricata-Placet

El Suricata (Suricata suricatta) es una pequeña mangosta. Ligero, de miembros delgados y mus-culosos, larga cola, se diferencia mucho de otro tipo de mangostas.

Apareció en las regiones áridas de África durante el cuaternario, hace dos millones de años.

De cabeza ancha y redondeada con ojos oscuros, hocico en punta y cuartos traseros más gruesos que los delanteros, estos mamíferos son esencialmente diurnos y territoriales. El pelaje de su cuerpo es marrón claro, con manchas marrones y rojizas en la espalda.

¿Suricatas como mascotas?
Los suricatos se pusieron de moda en el Reino Unido a raiz de
la emisión de una serie documental llamada Meerkat Manor, lo que puso en pie de guerra a la Sociedad Protectora de Animales británica por el enorme sufrimiento que existe detrás de esta comercialización. La mayoría de las veces, estos animales se venden por separado a pesar de ser animales absolutamente sociales que requieren de actividad y atención constantes.

Pero esta moda no es exclusiva de paises como reino Unido o Estados Unidos. En España, gracias al personaje de la película El rey león, Timón, un simpático suricata, la moda ha llegado al mercado y es posible adquirir, en diversas web de anuncios de compra venta, crias de suricata, criadas en cautividad, por entre 600 y 800 €.

El suricata es un animal sociable y fácil de domesticar. En paises como Reino Unido o España son comercializados como mascotas a pesar del sufrimiento que les causa el ser separados de sus congéneres.

Costumbres
Están perfectamente organizados a nivel social. Los suricatas forman colonias grandes e igualitarias, de unos diez individuos. En cuanto escasean o se agotan los recursos alimenticios, no se lo piensan: emigran para encontrar un nuevo terreno, más propicio.

Su dieta se basa en insectos, pequeños roedores, lagartijas y serpientes. Uno de ellos actúa siempre como centinela del grupo, erguido sobre sus patas; de esta manera permanecen protegidos (tan pronto como detectan un peligro, el vigilante alerta al resto). Se le llama, cariñosamente, “centinela del desierto”, dada su costumbre de cuidar del grupo, constantemente.

Su afición favorita es tomar el sol, tanto en invierno como en verano. La temporada de cría y el número de camadas dependerá de las precipitaciones y de la disponibilidad de sustento.

.

¡Comparte Plàcet!

Enviar una opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>