Sex Shops fantásticos y dónde encontrarlos

Tres de las mejores tiendas eróticas de Madrid nos abren sus puertas y dejan que echemos un vistazo.

Almacenes lóbregos ocultos en los rincones menos accesibles de la ciudad ofrecen cobijo a personas solitarias con dificultades para dar salida a sus pulsiones más aberrantes. Ésa es la idea que durante años ha permanecido instalada en la mentalidad del gran público. Sospechábamos que las cosas iban por otros derroteros, y tras pasar una tarde inmersos en establecimientos de temática amatoria descubrimos que esas sospechas se confirman con creces.

egolala01

Daniela, una joven brasileña que ha reconducido su carrera profesional junto a su novio, nos cuenta la experiencia de ambos regentando la eroteca Egolalá (Sandoval 8, Bilbao / San Bernardo) desde hace un año. El espacio es diáfano y está bien iluminado, decorado con gusto. Los productos se distribuyen por las estanterías, y de no saber dónde nos encontramos y obviando algún que otro vibrador más o menos explícito, cualquiera pensaría que Egolalá es un establecimiento de cosmética. «Hay gente que entra preguntando por tinte para el pelo y cosas así», dice Daniela. En realidad sí es un establecimiento cosmético. Cosmética erótica, claro. Es el término empleado para referirse a algunos de sus productos más demandados. Geles de estrechamiento vaginal, lubricantes con sabores (todo un mundo éste, como iremos descubriendo conforme avance nuestra excursión), cremas estimulantes, retardantes, polvos corporales, aceites de masaje… La oferta no termina aquí, ni mucho menos. Entre los artículos más curiosos encontramos un dildo con cristales Swarovski elaborado artesanalmente por una empresa austríaca que se dedica a su exportación, un clonador de pene consistente en una masa con la que cualquiera puede crear un molde de su miembro y los, según cuenta Daniela, últimamente muy solicitados arneses cuyas enormes posibilidades desconocíamos.

Dildo artesanal con incrustaciones de cristales Swarovski, fabricado por una empresa austríaca. De venta en la eroteca Egolalá.

Dildo artesanal con incrustaciones de cristales Swarovski, fabricado por una empresa austríaca. De venta en la eroteca Egolalá.

lolatoyas

Continuamos la ruta en dirección a Lolatoys (Mayor 4), que se ubica en el tercer piso de la Casa Palazuelo, uno de los edificios más hermosos de Madrid. Fue construido en 1919 por Antonio Palacios, el mismo arquitecto que proyectó la sede del Ayuntamiento de Madrid o el Círculo de Bellas Artes. Jorge está preparándose ya para cerrar, la jornada ha sido intensa, pero en cuanto comenzamos a hablar del negocio que dirige desde hace diez años se reactiva. Le gusta lo que hace. Lolatoys se ha especializado, entre otras cosas, en lubricantes comestibles. Hace hincapié en lo de comestibles porque a diferencia de otros muchos, los suyos no sólo no resultan tóxicos sino que además pueden combinarse entre ellos, con cualquier alimento y hasta con alcohol. Un ruso blanco o un cosmopolitan con una parte de lubricante es una opción perfectamente válida. Los vibradores con mando a distancia y conexión wifi. Un portento de ingeniería por el que uno de los amantes puede estimular al otro hasta a 30 metros de distancia mediante el mando, o a, pongamos, 5 690 kilómetros (desde Ottawa, por ejemplo) a través de un smartphone normal y corriente. Jorge ratifica lo que Daniela ya apuntaba, 50 sombras de Grey supuso un repunte del interés por las prácticas sadomasoquistas, aunque recientemente ha vuelto a estabilizarse. Y lo de los arneses. Utilizados en principio por parejas de mujeres pero de un tiempo a esta parte cada vez más solicitados por parejas heterosexuales intrigadas por eso del cambio de roles.

Nea es uno de los más bonitos masajeadores de LELO: irresistible de ver y tocar. Discreto, moderno e ideal para llevar en el bolso, los motivos florales que adornan toda su superficie le confieren un atractivo y una elegancia aún mayor. Se vende en Lolatoys.

Nea es uno de los más bonitos masajeadores de LELO: irresistible de ver y tocar. Discreto, moderno e ideal para llevar en el bolso, los motivos florales que adornan toda su superficie le confieren un atractivo y una elegancia aún mayor. Se vende en Lolatoys.

mundofantastico

Mundo Fantástico, el local de Alcalá 80, es el final de trayecto. Uno de los sex shops más grandes de Europa cuenta además con bar, cabinas, espectáculos de cabaret, peep show y programas para despedidas de solteros. La variedad de productos en la planta baja, la de la tienda, es abrumadora. Bolas chinas, lubricantes, lencería, una jaula, aperos de bondage, vibradores, pintalabios que son en realidad vibradores, anillos vibradores, vibradores dobles, puede que hasta vibradores triples. Hay trasiego de clientes. Personas normales, como cualquiera de nosotros. Gente de mediana edad, también más jóvenes. Parejas. Grupos de amigos. Frente a un expositor que muestra diferentes modelos de ropa interior a cada cual más sugerente, una chica de treinta y pocos años le pregunta a su acompañante, algo mayor: «¿a ti cuál te pone?». Una de las dependientas bromea con dos mujeres que se interesan por una fusta. Las tres están muertas de risa. Un tipo en el mostrador se lleva un pequeño artilugio vibrante que no levantaría ninguna sospecha en una convención de periféricos para teléfonos móviles. Los principales consumidores de juguetería sexual son las mujeres y las parejas, cuando ellos compran en solitario se suelen decantar por los masturbadores. No hay duda: los arneses están en alza, vuelven a confirmárnoslo. También el sadomasoquismo. Más probablemente como un juego en el que no se termina de entrar que como una experiencia total.

Los tiempos han cambiado. Si cada una de las partes implicadas en un encuentro sexual está de acuerdo en llevar a cabo un determinado comportamiento, no debería haber problema. Y si uno está solo, bueno, quién mejor que uno mismo para saber lo que le gusta.

Texto: Miguel Montañés para PLÁCET.

.

¡Comparte Plàcet!

Enviar una opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>