El Palacio Guilhou, la influencia francesa en Chamartín

Por Luis Pérez Nieto
Historiador del arte y gestor cultural.
Presidente de Madrid en Ruta, cuyo objetivo es dar a conocer el patrimonio de Madrid.

En el barrio de Chamartín, antiguo pueblo de Chamartín de la Rosa anexionado como barrio de Madrid en el año 1948, encontramos una serie de calles, como la calle Tahona o la calle María Guilhou, que nos hablan del pasado y la historia de este pueblo, en su momento alejado de la villa de Madrid. Historia relacionada con la familia Guilhou que vino desde Francia a hacer negocios y a participar de forma activa de algunas decisiones políticas trascendentales a nivel europeo.
Palacio Guilhou en la Quinta de San Enrique. Luis Guilhou, responsable de la construcción de este palacio entre la actual calle de Platerías y el Paseo de la Habana, se convierte en un terrateniente de la zona de Chamartín de la  Rosa compitiendo con el último descendiente directo del Duque de Pastrana.

Palacio Guilhou en la Quinta de San Enrique.
Luis Guilhou, responsable de la construcción de este palacio entre la actual calle de Platerías y el Paseo de la Habana, se convierte en un terrateniente de la zona de Chamartín de la Rosa compitiendo con el último descendiente directo del Duque de Pastrana.

La industrialización tardía
Comenzaremos por la calle María Guilhou para ir conociendo el pasado de este pueblo y el porqué de estos nombres en sus calles. María Guilhou fue la hija del empresario francés Louis Guilhou y su mujer Dolores Povedano (la cual también tuvo una calle en la zona y que hoy ha desaparecido). La familia Guilhou, una conocida y adinerada familia francesa de la zona de Toulouse, dedicada tradicionalmente al comercio de la lana, se instala en el pueblo de Chamartín hacia el año 1834 y vienen al calor de la industrialización tardía de España. Si recordamos un poco el siglo XIX español, comenzamos con la Guerra de Independencia contra los franceses, la cual acaba en 1812 con la expulsión de las tropas de Napoleón y la vuelta de Fernando VII. La guerra de la Independencia retrasó la industrialización del país y lo dejó empobrecido. La vuelta de Fernando VII trajo el absolutismo a España, anclándose en las viejas tradiciones y alejándose de la modernización. Pero con la muerte de este Borbón absolutista y despótico en 1833, comienza una época de cierta apertura política, social e industrial, que corresponde a la regencia de María Cristina, ya que la futura Isabel II, tan sólo tenía 3 años.

En 1837 la regencia constitucional de María Cristina promulgó una ley según la cual se suprimieron los señoríos jurisdiccionales. Lo que suponía que los propietarios terratenientes ya no recibirían dinero en forma de contribución por parte de los habitantes de sus tierras. En el caso de Chamartín la casa ducal de Pastrana, que era la dueña de grandes extensiones de terreno, de las cuales dejaría de percibir ingresos. Esto produjo que parte de los terrenos se vendiesen a la alta burguesía que gracias a la industrialización y el comercio era la nueva clase dominante.

Vista del jardín del Palacio de Guilhou de estilo geométrico francés.

Vista del jardín del Palacio de Guilhou de estilo geométrico francés.

Louis Guilhou
Es en este momento cuando Mr. Louis Guilhou Rives, llega a Chamartín desde Francia para comprar parte de los terrenos pertenecientes a los duques de Pastrana y crear un complejo industrial, donde destacarían una fábrica de curtidos en la calle Platerías, junto a la plaza mayor del pueblo (hoy plaza del duque de Pastrana) y una tahona, que daría el nombre a la actual calle homónima.

El Palacio
Chamartín ya tenía experiencia en esto de acoger huéspedes franceses. En diciembre del año 1808 Napoleón Bonaparte se alojó durante 20 días en el palacio de los duques de Pastrana, hoy en día colegio del Sagrado Corazón de Jesús. En este caso la familia Guilhou no venía de paso sino a quedarse en Chamartín con fines comerciales y manda construir un palacete de estilo francés. El palacio consta de un cuerpo rectangular principal con dos cuerpos laterales que sobresalen, dejando al principal entre estos dos cuerpos salientes. Todo el conjunto está coronado por cuatro torres. Las pertenecientes a la fachada principal con forma rectangular y una cierta reminiscencia a las cúpulas bulbosas orientales y las dos traseras, de corte cuadrangular acampanado. Los tejados de las torres y el del cuerpo central del palacio están realizados en pizarra, poseyendo el cuerpo central algunas ventanas abuhardilladas, típicas de la arquitectura francesa.

El palacio posee dos plantas y la zona del tejado abuhardillada. La planta inferior con una galería porticada frente al jardín de estilo geométrico francés. El jardín sufrió grandes transformaciones en la década de los setenta pero ha conservado su trazado geométrico francés en forma de picas enfrentadas con una fuente en el centro.

Esta planta a nivel del suelo con su acceso a través de la galería de cinco columnas de orden toscano, tiene una serie de ventanas con frontones sobresalientes semicirculares y en el piso superior los frontones son triangulares. La terraza del cuerpo superior tiene sobre sus ventanas una serie de angelotes que sustentas escudos familiares.

En la actualidad, el Palacaio de Guilhou pertenece a la fundación ONCE.

En la actualidad, el Palacaio de Guilhou pertenece a la fundación ONCE.

La influencia Guilhou
La familia Guilhou tenía también negocios de gas y banqueros en España, incluso participaron en una trama política para evitar que Leopoldo Hohenzollern fuese proclamado rey de España.

Hay que recordar que en esta época convulsa para España, tras la expulsión de Isabel II en el año 1868, los Borbones pierden el dominio monárquico de España y el general Prim será el encargado de buscar un nuevo rey constitucional para el país. Es aquí donde la familia Guilhou tomará partido e importancia, tanto Louis Guilhou, como su hermano Numa Guilhou, que se había establecido en Asturias, tenían contacto directo con el gobierno español, al ser amigos de Prim y con el poder francés; En este caso con el emperador Napoleón III y Eugenia de Montijo, de origen español. Al ser los Guilhou gente de confianza de los dos estados intervinieron para evitar la candidatura de Leopoldo Hohenzollern, ya que el sentar en el trono español a un prusiano crearía un conflicto bélico con Francia. Conflicto que tuvo lugar por la insistencia del canciller Otto von Bismark a colocar como rey de España a su candidato. El conflicto se inició en 1870 y terminó con la caída de Napoleón III y la aparición de la III república francesa y en España Prim muere víctima de un atentado tres días antes de la llegada del nuevo rey elegido, Amadeo de Saboya que sólo estuvo en el trono entre 1870 y 1873, dando paso a la I República.

Alzado del Palacio de Guilhou.

Alzado del Palacio de Guilhou.

Bien de interés cultural
El palacio Guilhou ha sobrevivido a todo tipo de avatares políticos e históricos, monarquías, repúblicas, dictaduras etc. Hasta llegar a nuestra época, donde debido a su valor histórico-artístico fue nombrado bien de interés cultural en el año 1979, y goza de una especial protección. Actualmente pertenece a la fundación ONCE.

.

¡Comparte Plàcet!

3 opiniones

  1. Acabo de leer su trabajo sobre la Quinta de San Enrique. Soy uno de los descendientes de Lois Guilhou Rives. Si tiene interés como historiador le puedo informar de como pasó la Once a ser propietaria de esta Quinta. Saludos

    Reply
    • Hola,
      Yo soy descendiente de Numa, hermano de Louis Guilhou. A diferencia de su antepasado, el mio se casó con una francesa, Zelie Singer, con la que tuvo un solo hijo Ernest que también se casó con una francesa Henriette Georgault, Tuvieron dos hijas: Jacqueline y Marthe que ya se casaron con españoles. La primera es mi bisabuela casada con Pedro Pidal y Bernaldo de Quirós, marqués de Villaviciosa de Asturias. Me interesaría mucho conocer el devenir de su rama familiar.
      Un abrazo,
      Enrique Chapa

      Reply
      • Hola. Soy descendiente de la linea de Louis Guilhou que caso con Dolores Povedano y tuvieron cuatro hijos. Un varón, Enrique, senador en las Cortes que falleció soltero y tres hijas.. Mi abuela Maria Diez Guilhou tuvo dos hermanas y un hermano Luis que también falleció soltero y sin hijos Mi madre de cuarto apellido y yo de octavo.
        Numa igual. Tuvo un hijo y este dos hijas.
        Conclusion el apellido Guilhou se ha ido perdiendo, de generacion en generación.

        Reply

Enviar una opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>