Viejos oficios en peligro de extinción

En nuestra sierra de Guadarrama, parcialmente convertida en parque nacional, aún perduran oficios tradicionales que a punto están de perderse. El libro Sierra de Guadarrama, viejos oficios para la memoria (ediciones La Librería) se adentra en lo humano y emocional de los últimos hombres y mujeres que se niegan a perder la herencia cultural de sus ancestros.
Hipólito Herranz es el último gabarrero de San Rafael (Segovia). A sus 69 años lleva ejerciendo el oficio desde que lo aprendió de su padre. En terminología forestal, la gabarrería era la industria que se encargaba de la corta, la saca y la venta de las leñas de los pinares de la Sierra de Guadarrama. Hasta hace cincuenta años, esta una actividad muy extendida que llevaba siendo practicada desde tiempos medievales en localidades segovianas como Valsaín, El Espinar y San Rafael y algunas otras de la vertiente madrileña de la sierra.

Hipólito Herranz es el último gabarrero de San Rafael (Segovia). A sus 69 años lleva ejerciendo el oficio desde que lo aprendió de su padre. En terminología forestal, la gabarrería era la industria que se encargaba de la corta, la saca y la venta de las leñas de los pinares de la Sierra de Guadarrama. Hasta hace cincuenta años, esta una actividad muy extendida que llevaba siendo practicada desde tiempos medievales en localidades segovianas como Valsaín, El Espinar y San Rafael y algunas otras de la vertiente madrileña de la sierra.

Para el autor de los textos de el libro Sierra de Guadarrama, viejos oficios para la memoria, Julio Vias, la sierra de Guadarrama, parcialmente convertida en el decimoquinto de los parques nacionales de nuestro país, no es sólo un espacio definitivamente consagrado al recreo de madrileños y segovianos. Como contrapunto a esta cultura del ocio existe una cultura ancestral. En estas montañas paradógicamente todavía hay lugar para usos y aprovechamientos forestales, agrícolas, ganaderos e industriales practicados por el hombre desde hace siglos, que siguen dando categoría y dignidad a un entorno que ha perdido casi completamente el caracter rural que siempre tuvo, un caracter que hoy es distintivo y sello de calidad de los espacios naturales protegidos de la Europa más civilizada.

El tradicional trabajo de herrero es otro de estos oficios en peligro de extinción.

El tradicional trabajo de herrero es otro de estos oficios en peligro de extinción.

Segun Julio Vias, uno de los valores culturales de estas montañas, cuyas raices históricas se van borrando cada vez más en un entorno ya casi periurbano, es la memoria colectiva de sus gentes, pero no de esos provinientes de las ciudades, sino de los pocos supervivientes de la última generación genuinamente rural que habitó los pue-blos serranos, algunos ya convertidos en verdaderas ciudades-dormitorio. Vias reafirma que ellos son los depositarios de un legado inapreciable de saberes ancestrales transmitidos de padres a hijos y hoy a punto de perderse, como son las técnicas empleadas en oficios practicados en esas tierras desde hace casi dos mil años, el rico repertorio de vocablos y expresiones tradicionales relacionadas con ellos y el conocimiento riguroso de la sierra y de su antigua toponimia.

resinero

El tradicional trabajo de resinero es también un oficio que a punto está de desaparecer.

Este libro pretende recuperar una pequeña parte de esta memoria a través de las semblanzas de cerca de una veintena de personas, hombres y mujeres con nombre y apellidos, que han formado parte de un microcosmos agrícola, pastoril e industrial ya casi desaparecido, o que incluso siguen luchando heroicamente por mantenerlo vivo como arriesgada apuesta de futuro. Son, en su mayor parte, hombres de edad ya provecta que vivieron los duros años de la posguerra, con los que, tanto los textos de Julio Vias como las fotografías de Javier Sánchez, retratan ese paisaje humano de la tradición de estas tierras.

Los cuidados y cercanos textos de Julio Vias y las fotografías ejemplares de Javier Sánchez sobre el trabajo milenario de vaqueros, pastores, cabreros, labradores, carboneros o herreros, esquiladores, canteros, guardas forestales, gabarreros, resineros, caleros y tejedoras, de ayer y de hoy, nos permiten internarnos plenamente en la memoria de la Sierra de Guadarrama  trasladándonos visual y emocionalmente a paisajes construidos a lo largo de muchos siglos cargados de hondos significados físicos y humanos.

Los cuidados y cercanos textos de Julio Vias y las fotografías ejemplares de Javier Sánchez sobre el trabajo milenario de vaqueros, pastores, cabreros, labradores, carboneros o herreros, esquiladores, canteros, guardas forestales, gabarreros, resineros, caleros y tejedoras, de ayer y de hoy, nos permiten internarnos plenamente en la memoria de la Sierra de Guadarrama trasladándonos visual y emocionalmente a paisajes construidos a lo largo de muchos siglos cargados de hondos significados físicos y humanos.

¡Comparte Plàcet!

Enviar una opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>