“Nos creemos muy modernos pero en temas sexuales estamos bajo cero”

Todos los viernes por la noche la actriz Pilar Ordoñez llega a los Teatros Luchana con su maleta llena de juguetes eróticos para divertir e ilustrar a un público que viene a reirse y sale aprendido y buscando el sex shop más cercano.

A partir de su libro Miss Tupper Sex, Pilar Ordónez crea un tronchante monólogo de educación sexual donde la divulgación y el humor van de la mano. Todos los viernes a las 21.15 h. en Teatros Luchana.

A partir de su libro Miss Tupper Sex, Pilar Ordónez crea un tronchante monólogo de educación sexual donde la divulgación y el humor van de la mano.
Todos los viernes a las 21.15 h. en Teatros Luchana.

¿Quién es Pilar Ordoñez y cómo acaba recorriendo el mundo con una maleta llena de penes de plástico?
Todo comienza hace ocho años con un espectáculo (Pilates, 4 mujeres 4 causas) que hice con otras tres actrices, en el que hablábamos sobre temas de mujeres como la conciliación, las migraciones, la violencia de género y de la sexualidad femenina. Para hablar de sexo me inventé un sketch basado en una sesión de tupper sex, que estaba muy de moda. Después de hablar con terapeutas sexuales y muchas mujeres lo alargué hasta los 15 minutos y funcionó muy bien. Pero tenía tanta información que decidí escribir un libro. Con la pasta que había ganado con las dos ediciones del libro me fui a estudiar interpretación a Nueva York con la coach de Nicole Kidman y Juliette Binoche y logré estrenar mi monólogo allí. Vuelvo a Madrid, lo estreno en el Teatro Alfil, giro por España y comienzo a actuar por otros países como Colombia o México.

Si comenzamos mezclando las palabras España y sexo, ¿qué reflexión te sale?
Que hoy hay un retroceso. Si lo miramos desde el prisma de la violencia de género, hoy hay más control entre los jóvenes que antiguamente, y también sucede con el sexo, que nos creemos muy modernos y liberados pero a la hora de la verdad estamos a cero o menos cero.
Tu espectáculo es un monólogo de humor muy divulgativo, ¿te parece necesario?
Sí, claro. Yo siempre digo que el humor es el mejor lubricante.  Pero ha sido la mujer la que más a avanzado en estos últimos años, porque nos gusta preguntar, cosa que no hacen los tíos.
¿Qué es lo que ha cambiado?
Que las mujeres que sabían de sexo antes eran las que sabían hacer disfrutar a los tíos, pero no cómo disfrutar ellas. Hoy esto se ha acabado y a muchos tíos les descoloca.

“Se puede enseñar riendo. El humor es el mejor lubricante”

¿Entonces crees que definitivamente hay un cambio de roles?
Sin duda. El tío ya no tiene porqué tomar la iniciativa.
¿Dónde está hoy la palabra tabú?
Sigue existiendo. Lo alucinante es que mi público adulto aprenda mucho de mi espectáculo y que todo esto siga sin enseñarse.
Desde tu experiencia en el escenario, ¿qué es lo que todo el mundo entiende por sexo y qué es lo que todavía da miedo, vergüenza o rechazo?
Por sexo se entiende la penetración y casi todo lo demás parece algo raro. Yo siempre digo que el sexo es todo, incluso desde el momento que decides tenerlo con una persona.
Otra de las cosas que me encuentro es que la gente no considera sexo y sí vicio, por ejemplo, al BDSM (Bondage, Dominación, Sumisión, Masoquismo). Yo intento normalizarlo; cualquier tipo de práctica sexual hecha consensuadamente entre dos adultos es sano y debe ser normal.

“En los colegios se enseña cómo se tienen hijos, pero no cómo no se tienen. Eso no es educación sexual”

¿Cómo llega tu público al teatro y cómo sale?
Seguramente llega riéndose y sale pensando. Y muchos pensando en comprarse un juguete erótico y en hablar más con su pareja sobre estos temas. La verdad es que vienen muchos grupos de tías que luego vuelven con su pareja.
¿Qué tipos de risas provoca tu espectáculo?
Casi todas carcajadas y algunas nerviosas o vergonzosas. Pero a mí lo que más me gusta es cuando me dicen que no han parado de reir en hora y media y sólo por eso ya merece la pena.
Los juguetes eróticos son protagonistas de tu espectáculo, ¿qué papel juegan en Miss Tupper Sex?
Me apoyo en ellos para explicar cosas de divulgación sexual, que es sobre lo que gira todo el espectáculo. Y también en mi Manolo, un personaje invisible que está sentado a mi lado y que utilizo para lograr que todo el público se sienta representado.
¿Qué papel han tenido las novelas eróticas de 50 sombras de Grey, la nueva imagen de las tiendas eróticas o Internet en la evolución de las prácticas sexuales?
Mucho. Internet o el concepto de tienda erótica, donde ya van hasta los hipster, ayuda a normalizar todo esto.
¿Crees que llegarán todos estos temas a forma parte de la educación de este país?
En los próximos cuatro años, no. Ningún político se atreve a hacer nada y creo que es básico. Hoy en los colegios se enseña cómo tener hijos, pero nadie cuenta cómo no tenerlos. La educación sexual es cero y creo que se puede enseñar riendo.
Tampoco se educa para luchar contra la violencia de género.
No, y se están aprovechando las nuevas tecnologías para tener más control sobre las chicas. Hay machismo y  micromachismos, que son aquellos de los que no somos conscientes. Cuando el novio te pregunta sobre la hora a la que te conectaste o te llama siete veces en un día, no puedes pensar que eso es un plus del amor, eso es control.

.

¡Comparte Plàcet!

Enviar una opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>