Curiosidades sobre 3 mercados históricos de Madrid

Por Luis Pérez Nieto
Historiador del arte y gestor cultural.
Presidente de Madrid en Ruta, cuyo objetivo es dar a conocer el patrimonio de Madrid.

  • El mercado de La Cebada se construyó en el terreno donde se separaba la cebada destinada a las caballerizas del Rey.
  • El mercado de San Miguel nació como un mercado al aire libre junto a la iglesia de San Miguel de los Octoes.  Hacia 1809 se convirtió en el primer mercado de Madrid especializado  en pescado.
  • El mercado de San Ildefonso, construido en 1835 para dar solución a los problemas que causaba el mercado de la misma plaza al aire libre, fue el primer mercado cubierto de Madrid.
En la ubicación del mercado de La Cebada había, desde el siglo XVI, un conjunto de puestos al aire libre ubicados en lo que hoy es la Plaza de la Cebada. Imagen de la plaza hacia 1930.

En la ubicación del mercado de La Cebada había, desde el siglo XVI, un conjunto de puestos al aire libre ubicados en lo que hoy es la Plaza de la Cebada. Imagen de la plaza hacia 1930.

A finales del siglo XIX y principios del XX, hubo en Madrid un auge de mercados de barrio, fruto por un lado de las necesidades comerciales y por otro de las nuevas medidas higiénico-sanitarias que se imponían en la Ciudad. Algunos de estos mercados han sobrevivido al paso del tiempo reinventándose y adaptándose a los nuevos tiempos.

Mercado de La Cebada
El mercado de la Cebada se construyó en el terreno donde desde el siglo XVI se separaba la cebada destinada a las caballerizas del Rey y al resto de Madrid. En el siglo XVIII ya era uno de los mercados más concurridos y en el año 1875, el arquitecto Mariano Calvo y Pereira proyectó un edificio de hierro y cristal, inspirando en el mercado de les Halles de París, que acogería los nuevos puestos de los comerciantes. El nuevo mercado fue inaugurado por el rey Alfonso XII. Este edificio se fue deteriorando hasta ser derribado en el año 1956 por problemas estructurales. En 1958 se levantó el actual mercado realizado en hormigón; destacando sus cúpulas vahídas y el gran mural sobre los principales monumentos de Madrid realizado por el artista madrileño Carlos Rincón en 1962. En el año 2009 se planeó de nuevo su derribo. Afortunadamente se paralizó y el Mercado ha sabido reinventarse, creando un espacio social y cultural llamado el Campo de la Cebada, donde se realizan todo tipo de actividades al aire libre, como conciertos, exposiciones etc.

Mercado de la Cebada, 1935.

Mercado de la Cebada, 1935.

Mercado de San Miguel
El mercado de San Miguel debe su nombre a la iglesia medieval de San Miguel de los Octoes. Junto a la iglesia había un mercado al aire libre. Con la llegada de José Bonaparte, la iglesia fue demolida en 1809, quedando en su lugar una plaza pública que continuó con la venta de productos perecederos. En el año 1911 se encargó al arquitecto Alfonso Dubé y Díez, la creación de un espacio realizado en hierro y vidrio, inspirado en otros mercados. El nuevo edificio se construyó en dos fases, para evitar interrumpir el funcionamiento normal del mercado; siendo inaugurado el 13 de mayo de 1916. Es el único mercado de la denominada arquitectura ferrovítrica de finales del XIX y principios del XX en Madrid. En el año 1999 la Comunidad de Madrid, junto con los comerciantes del Mercado intentaron reavivar su maltrecha situación debida a la competencia de las grandes superficies. El 13 de mayo de 2009 reabrió sus puertas más como un espacio de tapeo que como un mercado en sí, y tomando como referencia el mercado de La Boquería de Barcelona. Actualmente son pocos los puestos tradicionales que siguen funcionado, siendo uno de los espacios gastronómicos de referencia en Madrid.

Imagen de 1916 del mercado de San Miguel, el cual se levantó sobre el solar de la iglesia de San Miguel de los Octoes, donde fue bautizado Lope de Vega.

Imagen de 1916 del mercado de San Miguel, el cual se levantó sobre el solar de la iglesia de San Miguel de los Octoes, donde fue bautizado Lope de Vega.

Mercado de San Ildefonso
En la plaza de la Iglesia de San Ildefonso y alrededores, desde el siglo XVII, se establecía un mercado al aire libre con todo tipo de productos. Debido a su crecimiento anárquico, el mercado estaba descontrolado y la suciedad y la mala distribución entorpecían la vida de los vecinos. Debido a esta situación, en el año 1835 el arquitecto Lucio Olavieta recibe el encargo de la construcción del primer mercado cubierto de Madrid. El mercado continuó creciendo hasta que en 1970 se derribó para recuperar la plaza que antes existía en el mismo lugar y ayudar al plan de urbanismo del barrio de Maravillas.
El nuevo mercado de San Ildefonso de Madrid renace en el 2014 con el espíritu de un street market, inspirado en los mercados callejeros de Londres o Nueva York. Un mercado de paso en donde disfrutar de puestos de gastronomía de muy alta calidad. El concepto se basa en una parada rápida en el Mercado mientras se sigue el rumbo por la calle Fuencarral. Ha sido diseñado como una prolongación de la calle, abierto al exterior a través de grandes ventanales. Todo ello con el objetivo de ser un alto en la jornada de compras, un punto de encuentro tras el trabajo, un nuevo lugar para el aperitivo de los vecinos, turistas y asiduos al barrio.

Puestos del mercado de san Ildefonso, hacia 1910-1920, junto a la iglesia de san Ildefonso. El mercado llegó a crecer tanto que el ayuntamiento decidió derribarlo en 1970 para recuperar la plaza que antes existía en el mismo lugar.

Puestos del mercado de san Ildefonso, hacia 1910-1920, junto a la iglesia de san Ildefonso. El mercado llegó a crecer tanto que el ayuntamiento decidió derribarlo en 1970 para recuperar la plaza que antes existía en el mismo lugar.

 

 

¡Comparte Plàcet!

Enviar una opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>