La gigantesca escultura flotante que llega a Madrid

Las vibraciones provocadas por el terremoto de Japón en 2011 aceleraron momentáneamente la rotación de la Tierra y acortaron la longitud del día en 1.8 microsegundos. Pensar en los ciclos del tiempo es lo que se propone en ‘1.8’, la obra de artista estadounidense Janet Echelman, que flotará sobre la Plaza Mayor hasta el 19 de febrero, con motivo de su cuarto centenario.

Las vibraciones provocadas por el terremoto de Japón en 2011 aceleraron momentáneamente la rotación de la Tierra y acortaron la longitud del día en 1.8 microsegundos. Pensar en los ciclos del tiempo es lo que se propone en ‘1.8’, la obra de artista estadounidense Janet Echelman, que flotará sobre la Plaza Mayor hasta el 19 de febrero, con motivo de su cuarto centenario.

Con motivo del IV Centenario de la Plaza Mayor, esta acogerá una monumental escultura flotante combinada con una iluminación espectacular, una obra de la artista estadounidense Janet Echelman. Se trata de la última de las intervenciones artísticas del programa de arte urbano Cuatro Estaciones, enmarcada dentro de las actividades del centenario.

Durante diez días (del 9 al 19 de febrero), la Plaza Mayor acogerá la instalación Madrid 1.8 de la artista estadounidense Janet Echelman. Una monumental escultura flotante formada por una malla compuesta por capas de fibra trenzada y anudada de 45 metros de largo por 35 de ancho y 21 de alto en combinación con una iluminación espectacular. Esta instalación es la última de las intervenciones artísticas del programa de arte urbano Cuatro Estaciones que se ha llevado a cabo durante el último año con motivo del IV Centenario de la Plaza Mayor.

1217_11_e (1)

El concepto de la obra proviene de conjuntos de datos científicos del terremoto y el tsunami de Japón en 2011, y de la noción de que todos estamos conectados entre los sistemas naturales de la Tierra. Studio Echelman generó la forma 3D de la escultura utilizando grupos de datos de la altura de las olas a lo largo de todo el océano Pacífico. Las vibraciones resultantes aceleraron momentáneamente la rotación de la Tierra, acortando la longitud del día en 1.8 microsegundos, lo que se convirtió en el catalizador de la escultura.

La escultura es completamente blanda y está construida con dos tipos de fibra técnica. El polietileno de peso molecular ultra alto, una fibra más de quince veces más fuerte que el acero, constituye la parte estructural de la pieza. Cordones de nylon de alta resistencia con mezclas únicas de color conforman el resto de la red escultórica, y Echelman los combina con luces de colores programadas para crear la obra final.

La artista nacida en Tampa, Janet Echelman, es un referente del arte urbano internacional y sus instalaciones se pueden encontrar en destacados espacios urbanos de Estados Unidos como el Smithsonian Art Museum , el Aeropuerto Internacional de San Francisco, el campus de la Fundación Bill & Melinda Gates en Seattle o el casco antiguo de Phoenix. Esta obra que se verá ahora en Madrid sirve para iniciar una nueva programación cultural en la Plaza Mayor durante 2018, como legado fundamental de su IV Centenario.

Escultura de Echelman realizada en Beijing.

Escultura de Echelman realizada en Beijing.

 

Escultura de Echelman realizada en Oporto.

Escultura de Echelman realizada en Oporto.

 

 

.

¡Comparte Plàcet!

Enviar una opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>