La curiosa historia de un hotel para diligencias en la Plaza de Castilla

Luis PérezPor Luis Pérez Nieto
Historiador del arte y gestor cultural.
Presidente de Madrid en Ruta, cuyo objetivo es dar a conocer el patrimonio de Madrid.

A principios del siglo XX, la zona que ocupa la actual Plaza de Castilla marcaba el final del término municipal de Madrid. En este punto se bifurcaban los tranvías que tenían como destino final los pueblos colindantes a la capital tales como Tetuán de las Victorias, Fuencarral o Chamartín de la Rosa. En este punto de la bifurcación hacia los pueblos cercanos y la llamada carretera de Francia, en un lugar apartado y sin urbanizar, junto al mojón del kilómetro 6, se levantaba un curioso edificio prácticamente aislado, que se conocía con el curioso nombre de “Hotel del negro”.
Imagen del terreno que coupa la actual Plaza de Castilla a principios del siglo XX, punto donde se bifurcaban los tranvías que tenían como destino final los pueblos colindantes a la capital tales como Tetuán de las Victorias, Fuencarral o Chamartín de la Rosa.

Imagen del terreno que coupa la actual Plaza de Castilla a principios del siglo XX, punto donde se bifurcaban los tranvías que tenían como destino final los pueblos colindantes a la capital tales como Tetuán de las Victorias, Fuencarral o Chamartín de la Rosa.

La actual Plaza de Castilla marcaba el final del término municipal

Frente a la puerta de este hotel se situaba una parada del tranvía número 7 de la Compañía Madrileña de Urbanización, que unía la periferia de la ciudad de Madrid enlazando Cuatro Caminos, Tetuán, Chamartín, Fuencarral y posteriormente Ciudad Lineal. La calle por la que circulaba el tranvía es la actual calle Mateo Inurria.

El nombre
El nombre de “Hotel del negro” tiene varias interpretaciones. La más curiosa de las interpretaciones tiene más de leyenda que de realidad y se basaría en que el dueño del hotel era un descendiente de los marroquíes que vinieron junto con parte del ejército español a fundar el pueblo de Tetuán de las Victorias al norte de la capital y su color de piel sería el origen del apodo.
Pero la realidad es otra, y nos da la respuesta sobre el origen del nombre el creador de Ciudad Lineal, Arturo Soria. En un texto sobre su proyecto de ciudad nueva y residencial con casas unifamiliares en el noreste de Madrid, hace alusión al dueño de un hotel en las inmediaciones de la carretera de Francia, Domingo Negro, diputado de las cortes españolas. Esta teoría se confirma con un anuncio publicado el 5 de agosto de 1922, para la subasta de los bienes del fallecido don Domingo Negro, entre los que se encontraba un hotel situado en la bifurcación del camino de Fuencarral junto a la carretera de Francia. Además, nos encontramos un anuncio de la prensa de la época donde se alquilan habitaciones en el hotel de un tal Sr. Negro, en el ángulo de la carretera de Chamartín a Fuencarral, lo que nos hace pensar de nuevo en que Negro hace alusión al apellino y no a un apodo.

Anuncio de la prensa de principios del siglo XX donde se alquilan habitaciones en el hotel de un tal Sr. Negro, en el ángulo de la carretera de Chamartín a Fuencarral.

Anuncio de la prensa de principios del siglo XX donde se alquilan habitaciones en el hotel de un tal Sr. Negro, en el ángulo de la carretera de Chamartín a Fuencarral.

Diligencias y entierros
El Hotel del negro estaba situado en un lugar estratégico donde paraban varios tranvías, las diligencias con destino a la ciudad francesa de Bayona y los cortejos fúnebres de vuelta del cementerio de Chamartín, que solían merendar en su jardín. También fue punto de partida de las carreras organizadas por el Club Ciclista de Chamartín de la Rosa, con lo que el hotel era un negocio prospero. Negocio que algunos asociaban a la prostitución de lujo, al que acudían señores de la alta sociedad para demandar los servicios de las meretrices, que tendrían en el hotel su lugar de trabajo a cargo de una madame.

El principio del fin
Pero su buena ubicación hizo que el Hotel del negro acabase sucumbiendo a la especulación inmobiliaria y urbanística. En el nuevo espacio de la prolongación de la Castellana todas las fincas y terrenos que se encontraban más allá del Hipódromo fueron expropiadas para llevar a cabo la ampliación de esta arteria madrileña que vertebraba la ciudad de norte a sur. El primer proyecto de esta ampliación data de 1916, aunque no es hasta 1929 que el ayuntamiento de Madrid convoca un concurso internacional de Ordenación de la ciudad. Pero el proyecto quedó interrumpido por la Guerra Civil.
En los años cuarenta se crea la Oficina Técnica de la Junta de Reconstrucción de Madrid, dependiente de la Dirección General de Regiones Devastadas. El crecimiento imparable de Madrid y dentro del marco de ampliación de sus límites, se contempló la anexión del pueblo de Chamartín de la Rosa a Madrid como un barrio más de la capital, hecho que se materializó el 5 de junio del año 1948.

Las diligencias con destino a la ciudad francesa de Bayona y los cortejos fúnebres de vuelta del cementerio de Chamartín solían merendar en su jardín
Imagen del lugar que ocupa la actual Plaza de Castilla durante las primeras remodelaciones de los años 40.

Imagen del lugar que ocupa la actual Plaza de Castilla durante las primeras remodelaciones de los años 40.

El hotel y la Plaza de Castilla
Mientras tanto el Hotel del negro sobrevivía como podía mientras a su alrededor crecían nuevos barrios de la capital. Pero su ubicación fue el origen de su final, ya que al situarse en la ya famosa bifurcación de Chamartín a Fuencarral, quedaba en el centro del final del paseo de la Castellana, donde se había proyectado una plaza circular cuyo nombre sería la Plaza de Castilla.
En poco tiempo la zona se fue urbanizando a un ritmo frenético, y se fueron anexionando pueblos que pasarían a ser barrios, como Tetuán o Fuencarral. En 1952 el Canal de Isabel II levanta muy cerca del Hotel del negro el cuarto depósito del Canal con su inconfundible torre de agua.
La plaza de Castilla pasó a ser un centro neurálgico y de negocios donde acababa el paseo de la Castellana, llamada en su origen avenida del Generalísimo.
En enero del año 1953 el “Hotel del negro” pasaba a ser material de derribo utilizado para los cimientos de los modernos edificios que auguraban una nueva época para la zona del norte de Madrid. De esta manera, el hotel y su historia comenzaban a formar parte de la leyenda y de las historias que se pierden entre la realizad y la ficción.

 

 

.

¡Comparte Plàcet!

3 opiniones

  1. Por favor..necesito ssber donde se encontraba situado el Hotel Del Negro..exactamente la calle..muchas gracias

    Reply
  2. Siempre he vivido cerca…..me parece muy interesante la historia, especialmente esta del Hotel del Negro. Como ha cambiado Madrid, era un pueblo hasta hace relativamente poco…..

    Reply
  3. Me han comentado hace mucho tiempo, que donde estaba el hotel del negro, es donde ahora estan los efificios de Mateo Inurria 9,11 y 13

    Reply

Enviar una opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>