“El cine tiene que transgredir y también revisar de dónde venimos”

Inma Cuesta (Valencia 1980) se marchó a Argentina para interpretar a una mujer de la Pampa Argentina junto a Ricardo Darín, en un duro thriller que habla de los “vuelos de la muerte” en la dictadura de 1977 y de la tensión de un país, del amor y la necesidad de “respirar”. Ha sido la primera vez que la actriz española viajaba sola a un rodaje, también que trabajaba con Darín y la experiencia, como nos cuenta ella en esta entrevista, ha sido extraordinaria.

Capitán Kóblic se estrenó el viernes 17 de junio.

KOB_BOB3_STILL_1_000001_jpg_908 

¿Qué fue lo primero que te vino a la cabeza cuando supiste que harías esta película? Fue una explosión de ilusión y de emoción porque pocas semanas antes había verbalizado -esas cosas que se haces lanzando al universo- y dije, “lo que más me gustaría ahora sería irme a Argentina, conocer Buenos Aires, hacer una película allí…” No pasaron ni veinte días de esto cuando me llamó mi representante para decirme que querían que hiciera una película con el director Borenzstein y Ricardo Darín. “Esto no puede ser verdad”, dije en alto. Tengo que tener cuidado con lo que digo y deseo. Hacer cine en Argentina de la mano de Sebastián y Ricardo, ha sido un regalo. Más si te digo que siempre me ha apetecido trabajar en Latinoamérica, porque me gusta el cine que se hace, las historias que se cuentan y cómo se cuentan. Ahora sólo espero volver pronto porque estoy absolutamente enamorada de Buenos Aires, de su gente y de todo. Me he sentido como en casa.

Y al día siguiente de esa explosión, cuando te centras en la historia de la película, en el trabajo junto a Darín, ¿cómo evolucionan esas emociones? Yo soy poco mitómana. Reconozco que tengo la capacidad de “toma de tierra” bastante rápida. Pero el reto era inmenso y sí que causa siempre un poco de vértigo, pero debe ser apasionante. Interpretar a una mujer argentina, del interior, no ha sido sencillo. Antes de comenzar el rodaje pensaba que me iban a matar allí. (risas) Lo he hecho con mucho respeto, amor, trabajo y dejándome aconsejar por el director y mi compañeros de reparto.

¿Qué fue lo más complicado? El acento, porque aunque soy bastante desvergonzada, me arrojo y voy a por todas, tuve que trabajar con una actriz argentina que se llama Carolina Román. Grabé mi texto con su voz y para mí era como prepararme una partitura musical, era una canción. Cuando me cambiaban una palabra entraba en pánico. Y luego tienes que olvidarte de eso, interpretar y hacer tu viaje.

Koblic_4_png_894 copia

Impresiona el trabajo de contención que requiere tu personaje para contar todo lo que en ese pueblo perdido sucede. ¿Cómo se puede contar tanto con tan poco? Nancy, mi personaje, cuenta mucho más por lo que no dice que por lo que dice. Habla mucho con la mirada. Pero curiosamente yo me he dado cuenta de eso luego, cuando he visto la película como espectadora. En el rodaje el instinto me llevó a interpretar así. Uno se deja influenciar por diferentes cosas, vuela y lo hace. Es bonito darse cuenta de que en tu trabajo has dicho todo lo que tiene que decir tu personaje, aunque sea de esta manera.

Capitán Kóblic está basada en historias reales que un país como Argentina que sufrió una dictadura (1976-1983) Cómo actriz, ¿te gusta poner sobre la mesa temas importantes y difíciles para volver a hablar de ellos? Si, absolutamente. Creo que el cine tiene que transgredir y traspasar. Además pienso que está muy bien revisar de dónde venimos y hacia dónde vamos. Sobre todo para no repetir. Personalmente no conocía el tema de los “vuelos de la muerte” de la dictadura Argentina y me interesó saber qué ocurrió desde un contexto social, y por qué no, ponerlo en la pantalla para que todo el mundo tenga más información.

Es una historia dura. Sí, pero como actriz no me resultó difícil conectar o empatizar con esos hechos porque por desgracia, de una manera muy cercana, todo tenemos historias similares y cercanas de nuestra dictadura.

Koblic_3_png_897 copia

“Me gusta de Darín cómo afronta su profesión, cómo la vive con esa humildad y respeto. Me gusta esa manera casi infantil de disfrutar de su trabajo”.

¿Qué habéis aprendido Ricardo Darín y tú, el uno del otro? Ha sido especial porque desde el primer momento nos reconocimos. Cuando conectas con alguien, pero no puedes explicar porqué. Personalmente, más allá del nivel interpretativo, me he encontrado con un ser y un compañero de viaje que no quiero perderme en mi vida, quiero que se quede ahí para siempre porque me ha hecho sentir en casa, estando muy lejos de la mía, y me ha ayudado. Sobretodo me he reído mucho y repetiría mil veces con él.

Sin mitomanías, ¿cómo es Darín? Me gusta cómo afronta su profesión, cómo la vive con esa humildad y respeto. Me gusta de Ricardo Darín esa manera casi infantil de disfrutar de su trabajo. Y luego esos momentos de largas conversaciones, entre anécdotas maravillosas, con una copa de vino en la mano, cenando en un pueblo perdido de Argentina, son parte de esos regalos que te hace la vida.

¿Es Nancy ese personaje de los que sabes que marcará tu carrera? No lo sé, pero el trabajo que he hecho en esta película y la experiencia es un punto de inflexión, un antes y un después personal y profesionalmente. Es la primera vez que me he ido sola a una país, donde no conocía a nadie. Ha sido un viaje personal.

¿Qué te ha parecido la ciudad de Buenos Aires? Ha sido un descubrimiento, siento añoranza y quiero volver. Me he perdido por las calles de Palermo, me he recorrido la ciudad sola y luego he ido al teatro, he estado en casa de Ricardo comiendo con su familia.

¿Qué es lo que te gusta de Madrid? Vivo en Madrid hace más de diez años y Madrid es mi casa. Porque por mi forma de ser mi casa es el lugar en el que estoy.

KOB_BOB4_STILL4_000001_jpg_907

“Parece que tenemos que volver a votar porque nos hemos equivocado y la verdad es que cada uno ha votado lo que ha considerado y han sido los políticos los que han sido incapaces de ponerse de acuerdo”

¿Qué es lo mejor que te ha dado tu profesión? Absolutamente y sin ninguna duda es que somos como cirujanos de las emociones y eso me da la oportunidad en cada trabajo de conocerme más y a la vez de conocer las virtudes e imperfecciones de los seres humanos. Me ayuda a ser mejor y a entender mejor el mundo.

La tensión que transmite la historia del Capitán Kóblic habla de una etapa de la historia de Argentina, ¿cómo ves el estado de España frente a este segundo intento de elecciones generales? Es difícil escapar de la sensación de que no sabemos salir de una espiral absurda. Estoy siempre como enfadada porque parece que tenemos que volver a votar porque nos hemos equivocado y la verdad es que cada uno ha votado lo que ha considerado y han sido los políticos los que han sido incapaces de ponerse de acuerdo. La sensación es que el ciudadano es lo último que importa y a mí eso me tiene desilusionada.

¿Cuál va a ser tu próximo rodaje? Me voy de vacaciones. Y mi película de este verano se va a llamar vivir para contar.

Capitán Kóblic

Año 1977. El Capitán Tomás Kóblic (Ricardo Darín) comandante de la Armada Argentina, se enfrenta a la misión más complicada de su vida: pilotar un “vuelo de la muerte”. Atormentado por el terrible destino hacia el que él mismo dirige a los prisioneros de la dictadura, Kóblic toma una decisión imprevisible que marcará el resto de su vida y que le obligará a huir a un pequeño pueblo de la Pampa argentina donde deberá comenzar una peligrosa nueva vida bajo la amenaza constante de la dictadura.

.

¡Comparte Plàcet!

Enviar una opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>