“El materialismo hace que no nos guste nada la idea de abandonar este mundo”

Germán Piqueras y la escultura Minerva, de Juan Luis Vassallo. Se trata de una pieza en bronce que representa a la diosa romana de la sabiduría y el arte, emblema del Círculo desde su fundación.

Germán Piqueras y la escultura Minerva, de Juan Luis Vassallo. Se trata de una pieza en bronce que representa a la diosa romana de la sabiduría y el arte, emblema del Círculo de Bellas Artes de Madrid desde su fundación.

 

El pintor Germán Piqueras se sienta al otro lado de la mesa en La Pecera del Círculo de Bellas Artes de Madrid. Me ha convencido para que cuente su investigación sobre la imagen de la muerte en el arte europeo del siglo XX, en la que trabaja para su tesis doctoral.

Piqueras, además de pintor, es profesor de pintura, dibujo y creatividad, escritor y ha sido seleccionado por el maestro Antonio López para cuatro de sus cátedras.

Al artista le dan miedo las personas que pintan flores “porque no tienen nada que contar o porque se guardan todo en su interior”. Piqueras pinta la muerte para expulsarla de sus miedos interiores y exorcizarla. Para hablar de ella e intentar que deje de ser un tabú social. Todo artista verdadero debe ser un transgresor, aunque no todo transgresor es un artista, hay que saber descubrir al que finge.

El artista Germán Piqueras posa para PLÁCET en la terraza del Círculo de Bellas Artes.

El artista Germán Piqueras posa para PLÁCET en la terraza del Círculo de Bellas Artes.

 

¿Por qué eliges la muerte como tema de tu tesis doctoral? Elijo la muerte por ser actualmente el mayor tabú que hay en occidente, por delante del sexo. Como ya dijeron Foucault y otros filósofos. Una muerte es triste, pero no tanto como por ejemplo, acabar solo en la vida.  La muerte es algo tan natural como el nacimiento. La muerte en el arte se representa como una auténtica tragedia después de la II Guerra Mundial. Lo podemos ver en la obra de Francis Bacon o Felix Nussbaum. Pero anteriormente no era así. En otras épocas la muerte se representa como una esperanza, como el paso a otra vida. El hecho de que hoy la muerte sea un tabú en el arte como en la vida, me parece que merece este acercamiento.

En esa diferenciación que haces entre las posturas del siglo XX y épocas anteriores, ¿habría que poner en paralelo la cultura y la religión? Efectivamente la pérdida de la fe de hoy en día sería uno de los motivos del miedo a la muerte. La sociedad de hoy no es religiosa y tiene una pérdida de valores muy grande. Es una sociedad que ha sustituido el Día de todos los Santos por un carnaval absurdo llamado Halloween. O que ha convertido la noche de San Juan en un gigantesco botellón. La espiritualidad ha desaparecido. Al mismo tiempo podemos ver cómo hay europeos a los que les gusta viajar a Oriente en busca de una espiritualidad diferente, mientras en sus vidas se pierde.

“Para el hombre de occidente el nuevo dios es la ciencia”

¿Crees que las sociedades más cultas abandonan a los dioses? No sería la más culta y sí la más científica; una sociedad que cree saberlo todo. En el libro Tibetano de los muertos, se critica irónicamente al hombre de occidente llamándole erudito. Evidentemente la ciencia no puede contestar a todo y por eso lo que sucede después de la muerte no se puede comprobar y es legítimo tener por lo menos, dudas. Creo que para el hombre de occidente el nuevo dios es la ciencia.

La muerte. Germán Piqueras. Técnica: óleo sobre lienzo. Medidas: 81 x 100 cm

La muerte. Germán Piqueras. Técnica: óleo sobre lienzo. Medidas: 81 x 100 cm

 

El bienestar y acomodamiento de la sociedad actual de Occidente, basada en gran parte en la posesión y el materialismo, hace que no nos guste nada la idea de abandonar este mundo, ya que morir supone perder todas nuestras posesiones, por lo que la muerte se convierte en un tema prohibido y sombrío, un lugar en el que no tendremos todas esas cosas que hoy día supuestamente nos hacen felices, porque dejaremos de existir. Este tema enlaza directamente con la pérdida de fe religiosa de nuestra sociedad, pues es esta pérdida la que nos hace pensar que al morir acabará todo.

¿Eres una persona religiosa? Soy una persona con dudas. Esa duda me lleva a interesantes debates, porque como en mi tesis, es interesante mezclar el enfoque religioso y el no religioso.

 ¿Cómo ha cambiado la interpretación de la muerte en el arte? Antes, hasta en cuadros pintados por artistas no religiosos, como en el cuadro La muerte de Marat, de Jaques Louis David, se refleja la religiosidad porque la sociedad sí que lo era. Y se puede percibir por la luz. Cuando se pintaba la muerte había luz, había algo evocador. Ahora la muerte se representa justo al contrario, con atmósferas grises  o negras, colores tétricos y la imagen suele ser en general devastadora, como si vieras una imagen de la guerra en Kosovo.

¿Fue entonces la II Guerra Mundial el antes y después? Creo que podemos decirlo así. Las masacres de Hitler y Stalin también han tenido que ver con esta nueva visión de la muerte. Hitler dejó fotografiar su exterminio, mientras que Stalin sólo permitió publicar seis fotografías. Después, pintores como Thomas Sgovio representaron la tragedia de la URSS.

Dibujos a tinta china de Germán Piqueras.

Dibujos a tinta china de Germán Piqueras.

 

¿Te parece lógica la evolución artística de la interpretación de la muerte? Creo que el ser humano vuelve muchas veces sobre un círculo que le lleva al pasado. Por desgracia seguirá habiendo guerras y cada vez que esto sucede se produce un replanteamiento moral y social. También creo que a medida que avance la ciencia es más difícil que vuelva la religión, pero también creo que cuando la ciencia avance la muerte se pintará de otra manera. Tenemos que acabar con el tabú.

 ¿Y qué hacemos con la pena? La pena es irremediable, pero tenemos que ver la muerte como algo natural. Todo lo que hacemos hoy en nuestra sociedad  es para alargar la vida y evitar la muerte.

¿Has estudiado diferentes religiones para saber cómo tratan la muerte y sus representaciones? Las religiones hinduistas son las que tratan más normalmente la muerte. En África, las tribus, históricamente, también se han acercado de una forma bastante natural a la muerte. Y en México la muerte tiene mucho de festividad. Mientras que en occidente imitamos un poco de cada uno de estos comportamientos, pero de una forma muy superficial. En Europa, podría resaltar la costumbre rumana, que celebra la muerte con una comida en familia.

¿Cómo está cambiando la sociedad? Muy rápidamente. En menos de una generación el 1 de noviembre, Día de Todos los Santos ha perdido su espiritualidad. Y lo peor de todo es que a la gente, en general, le da igual.

La noche de San Juan. Germán Piqueras. Técnica: óleo sobre lienzo Medidas: 100 x 81 cm

La noche de San Juan. Germán Piqueras. Técnica: óleo sobre lienzo
Medidas: 100 x 81 cm

 

 ¿Pero habrá estudiado en su tesis el motivo de esta pérdida? Una de las claves es la confusión entre libertad y libertinaje. También pienso que la sociedad no es autocrítica con las cuestiones importantes, no le gusta pensar y desordena muy fácilmente sus prioridades. Además, las nuevas tecnologías fomentan la superficialidad, igualmente los ritmos frenéticos de trabajo y sociales impiden momentos de pausa y reflexión. También tenemos que ser conscientes de que vivimos en una dictadura de lo políticamente correcto, como escuché hace poco decir al periodista Iker Jiménez en un programa de radio. Nadie se atreve a opinar a fondo y con criterio de los temas más importantes.

¿Qué pintores nos puedes descubrir como sublimes en el tratamiento de la muerte? Diría Caravaggio por sus claroscuros y porque transmitía muy bien los sentimientos. Hay que nombrar a Goya y su brutalidad de muerte. Del siglo XX mencionaría al fotógrafo y corresponsal de guerra Robert Capa y los Young British, ese grupo de artistas contemporáneos británicos al que pertenece el controvertido Damien Hirts, ejemplo de tratamiento de la muerte de una forma superficial, como la sociedad en la que vive, con la famosa calavera de diamantes. También los hermanos Chapman, artistas también británicos que han hecho los grabados de Goya en escultura, con maniquíes. Que también han jugado con la polémica cuando compraron 83 grabados de Goya y los pintaron por encima a modo de performance y representan muy bien la idea del arte y la muerte en el siglo XX. También la Bosnia Maya Kulenovic, una pintora que vivió la guerra en Sarajevo, y que pinta cuadros muy tristes de niños y muerte. En este caso, no habría tabú sobre el tratamiento de la muerte, pero lo especial de sus mensaje es que no hay esperanza.

¿Han cambiado las dudas y por lo tanto las respuestas? Muchas de las obras de la historia del arte eran encargos de la iglesia y por lo tanto hay que entender que ese diálogo estaba, en muchas ocasiones, dirigido. Goya comienza a pintar la muerte como se hace en el siglo XX. Pero es cuando el hombre es libre, cuando tiene más miedo.

¿Cuáles han sido las sorpresas que te has encontrado en tu investigación? Lo más sorprendente son las contradicciones. Igual que Goya pintaba como luego se hizo en el siglo XX, Dalí pintó la muerte como se hacía en el pasado. Siendo el primer artista performance en España y posiblemente en la historia, pinta el Cristo de San Juan de la Cruz con una luz absolutamente evocadora. Pero lo más interesante de mi investigación es que de cada trabajo y su verdad hay otro que lo desdice. Así que el tabú de la muerte en el arte no quiere decir que no haya hoy artistas que representen la muerte con belleza.

Germán Piqueras

Germán Piqueras

 

Antaño, la representación pictórica de la muerte variaba mucho respecto a cómo se representa hoy en día. Entre 1305 y 1306 Giotto pintó “Lamentación sobre Cristo muerto"

Antaño, la representación pictórica de la muerte variaba mucho respecto a cómo se representa hoy en día. Entre 1305 y 1306 Giotto pintó “Lamentación sobre Cristo muerto”

Entre 1517 y 1520 Rafael pintó “La Transfiguración"

Entre 1517 y 1520 Rafael pintó “La Transfiguración”

Entre 1577 y 1579 El Greco pintó “La Trinidad”

Entre 1577 y 1579 El Greco pintó “La Trinidad”

Según Germán Piqueras: “Estos tres cuadros representan perfectamente el antiguo concepto religioso de que al morir íbamos a un lugar mejor, son cuadros llenos de esperanza y luz que evocan belleza, y el por qué de estos factores se lo debemos a la religión”…. En contraposición:

“El triunfo de la muerte” de Otto Dix de 1934

“El triunfo de la muerte” de Otto Dix de 1934

“La danza de los esqueletos” de Nussbaum de 1944

“La danza de los esqueletos” de Nussbaum de 1944

“El triunfo de la muerte” de Marcin Owczarek de 2012

“El triunfo de la muerte” de Marcin Owczarek de 2012

 

“En todas ellas se atisba una atmósfera tétrica, oscura y sin esperanza que versa sobre el mismo tema que los citados cuadros de Giotto, Rafael y El Greco: la muerte. El hecho de que nuestra sociedad en la actualidad sea mucho menos creyente lo comprobamos en la manera de representar la muerte. Antes era la iluminación, una nueva vida. Ahora es la oscuridad, la nula esperanza”.

 

Más información y contacto con Germán Piqueras AQUÍ.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

.

¡Comparte Plàcet!

Enviar una opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>