David Otero, “Con El Pescao me escondía detrás de un personaje”

El compositor, guitarrista y cantante David Otero, anteriormente conocido como El Pescao y ex del exitoso grupo El canto del loco, ha decidido dar un giro de 360º a su carrera dejando atrás máscaras y subterfugios para darlo todo con su auténtico nombre y su nuevo disco, del que ya sacó el sencillo Una vez más el pasado junio y del que, a finales de octubre, extraerá el sencillo Micromagia que gira en torno a la actitud positiva ante los pequeños cambios que se afrontan en la vida. algo que al fin y al cabo acaba siendo la esencia de cosas mucho más grandes.

david_otero-placet_01-txt-placet

¿Crees que las palabras pueden cambiar el mundo?
Es más la intención. Hay palabras que se pueden quedar en nada si la intención no es fuerte, ya que tú puedes cambiar el mundo con una canción, pero tiene que haber algo detrás de esa canción más fuerte que las palabras.

Bob Dylan dijo, “Un héroe es alguien que entiende la responsabilidad que acompaña a su libertad” ¿Mientras creces vas sintiendo más responsabilidad?
Me he centrado mucho más en cambiar mi mundo cercano que en intentar cambiar el mundo de otros. En la época de El Canto del Loco yo creía que podíamos cambiar el mundo, pensaba que teníamos un poder de influir en la vida, positivamente, de muchas personas, de hecho fue así.

El Canto del Loco fue el último grupo que vivió el mundo de la música como se entendía antes.
Totalmente, y uno de los motivos ha sido el cambio tecnológico. Tras esa transición tecnológica, que fue casi cuando dejamos de tocar en 2010, teníamos mensajes todo el tiempo, páginas de fans en Twitter y Facebook. Pero nosotros, antes de eso, creamos un foro, y pocos lo saben, pero ese fue uno de los principales motivos del éxito de El canto del loco. Fue un foro previo a las redes sociales masivas en el que había miles de mensajes al día, con miles de temas distintos, que no influían al grupo, pero estaba dentro de nuestro portal.

“Yo quería ser cirujano… nunca pensé que la música sería mi manera de ganarme la vida”

david-otero-placet-03

El Pescao, David Otero. ¿Es tan importante un nombre?
Sí, para mí sí. Ha significado un gran cambio. Esto cuando estás en el presente no lo ves, pero sí me he dado cuenta de que lo que hice con El Pescao fue no enfrentarme a lo que realmente quería por miedo. Me di cuenta de que me escondía detrás de un personaje y no lo daba todo. Porque llevaba 10 años en un grupo que tenía un líder, mi primo Dani, que es un líder muy potente, y cuando desaparece de tu vida un líder tan potente, el público y yo mismo queríamos algo entre medias, un personaje como El Pescao.

¿En qué momento específico surge el cambio?
A la segunda semana en la lista de ventas de Ultramar, mi último trabajo como El Pescao, el disco cae en picado, y en ese momento dije ¡Ya está! Ahí es donde se origina un cambio interno en el que me negué a seguir con ese mes jodido que había pasado. Fue malo pero creo que así conseguí encender esa chispa que me llevó a tomar el cambio que me está ayudando a producir ahora.
Con Ultramar sufrí bastante. Sufrí una responsabilidad bestial, porque todo tenía que pasar por que lo colaborativo funcionase y había demasiada responsabilidad en lo empresa-rial que se mezclaba con lo musical y me lo tomaba todo muy a pecho. Hice demasiado solo ese disco y de repente entendí bien que mi proyecto tenía que ser para pasármelo bien, para compartir y para dejarme ayudar. Es un aprendizaje enorme en tu vida. Así que decidí que ir solo no era la manera de hacer música ni sufrir ni enfrentarme a la realidad, lo que desembocó en volver a Sony, dejarme ayudar y componer con otros.

Antes de El Canto del Loco, creo que nunca habías pensado en dedicarte profesionalmente a la música…
No, yo quería ser cirujano, luego pasé a querer entrar en el mundo de la ilustración y los cómics porque me flipa, pero a lo que más tiempo dedicaba era a la guitarra. Lo veía como una forma de expresarme y nunca pensé que sería mi manera de ganarme la vida.

“Con Ultramar sufrí bastante. Hice demasiado solo ese disco y de repente entendí bien que mi proyecto tenía que ser para pasármelo bien, para compartir y para dejarme ayudar”

david-otero-placet-01

Tu nuevo rumbo… tu nuevo trabajo se llama Una y otra vez ¿Qué es lo que nunca te cansas de hacer?
Tocar y producir. La verdad es que me gusta también hacer entrevistas así, como ésta, con más conversación. El periodista también te tiene que transmitir y contar cosas. Eso también pasa cuando vas a un evento en el que vas a tocar y la gente está a otro rollo. Lo más duro que te puede pasar es que el interlocutor no esté interesado en tu mensaje. Es duro porque creo que todo ser humano se nutre de ese feedback, como tú con tu trabajo de periodista. Lo guay es conseguir llegar a un punto en el que se mantenga el nivel y disfrutes, sin importar que vendas 300 o 30.000 copias.

¿Con qué sueñas?
A nivel aspiraciones, sueño con llegar con mis canciones a todos los que quieren escucharlas y no lo saben, porque tengo la teoría de que hay gente que no sabe que le puede gustar mucho mi música.
Cuando duermo sueño cosas súper raras, la verdad. Tengo un sueño recurrente, desde que soy muy pequeño, en el que estoy en un columpio y que cuando estoy arriba me disparan hacia el cielo y después voy cayendo.

“Sueño con llegar con mis canciones a todos los que quieren escucharlas y no lo saben”

david-otero-placet-02

¿Qué haces tú en Madrid, cómo disfrutas aquí?
El parque de Felipe XI me parece alucinante y me encanta, porque no hay mucha gente, no tiene acceso desde ningún punto céntrico. Lo he descubierto hace poco.
Las Cuatro Torres, aunque en principio no me gustaban, de repente me parecen un icono de Madrid, es algo que me sitúa.
Londres es un lugar muy icónico para ti ¿cierto?
Sí, mi disco anterior fue grabado allí y me encantó la experiencia. Grabamos en un estudio donde han grabado Adele, Coldplay y The Who, justo al lado de la mítica Abbey Road.

¿Cuáles son tus gustos musicales?
Me gusta mucho el pop-rock latinoamericano, hay un montón de bandas interesantes.

Cuéntame alguna anécdota de El Canto del Loco.
Nos pasó de todo, como ir a tocar a un pueblo, suspender el concierto por tormenta y no poder salir del hotel hasta dos días después porque estaban los fans esperando. Unos porque nos querían ver y otros, cabreados por haber suspendido el concierto hasta el punto de que llegaron a aporrearnos la furgoneta una vez dentro.

 

 

 

¡Comparte Plàcet!

Enviar una opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>