Cine clandestino del 68 celebra el 50 aniversario de las protestas

El ciclo de cine “La imagen sublevada” es cine anónimo y colectivo realizado en Mayo del 68 rodado de manera anónima y casi clandestina por una serie de directores pofesionales durante las protestas de Mayo del 68.

02_anonimo._cinetracts._pelicula_1968

Hasta el 28 de mayo en el Museo Reina Sofía

El Museo Reina Sofía presenta un ciclo que propone una aproximación a las prácticas cinematográficas anónimas y colectivas que surgieron en Mayo del 68, justo cuando se cumple el 50 aniversario del movimiento francés. La imagen sublevada. Cine anónimo y colectivo en Mayo del 68, comisariado por David Cortés Santamarta, mostrará por un lado los cinétracts (literalmente cinepanfletos) que son breves cortometrajes rodados de forma anónima por una serie de directores profesionales –entre los que se encontraban Jean-Luc Godard, Alain Resnais o Chris Marker, a quien se debe la iniciativa– y de cineastas amateurs, que constituyen el equivalente, en términos cinematográficos, de los célebres carteles y grafitis de Mayo hechos con una factura y recursos sencillos para una labor de contrainformación. Y además se exhibirán también “panfletos” cinematográficos más recientes, filmados por autores como Jean-Marie Straub y Sylvain George, en los que se reflejan las rupturas y continuidades entre aquel legado y el presente de un género audiovisual insurrecto.

Grupo Medvedkin de Besançon

La dimensión colectiva y anónima, crucial en los nuevos modos de politización de Mayo del 68, encontró su reflejo en las prácticas cinematográficas realizadas durante el acontecimiento. Los cinétracts y las películas de los Grupos Medvedkin, formados por obreros y cineastas, pueden considerarse como las expresiones más sustanciales de un cine que impugnaba tanto la noción tradicional de autoría como los dispositivos habituales de producción fílmica.

La práctica colectiva de los Grupos Medvedkin —llamados así en homenaje al cineasta soviético Aleksandr Medvedkin, que en la década de los 30 había llevado a cabo el proyecto del “cine-tren”— supuso la creación de películas obreras militantes. Diversos cineastas, como Chris Marker, Mario Marret o Bruno Muel, organizaron entre 1967 y 1974 talleres en las fábricas de Besançon y Sochaux, cedieron cámaras y material cinematográfico y compartieron sus saberes técnicos especializados para promover así el uso del medio cinematográfico por parte de los obreros, de modo que estos generaran su propia representación de sus condiciones de existencia, lucha y trabajo.

02_bruno_muel_grupo_medvedkin_de_sochaux._avec_le_sang_des_autres._pelicula_1974_0

En Mayo del 68, el desafío al poder que se movilizó en las manifestaciones, en la apropiación de la calle, en la ocupación de las fábricas o de las universidades y en la larga huelga general, estuvo impulsado ante todo por el choque que se produjo ente diferentes identidades y ámbitos de la sociedad que hasta ese momento se habían mantenido separados.

El ciclo estará acompañado de un cuaderno digital formado por una antología de documentos y fuentes orales del 68 francés. La selección de textos articula una voz colectiva que pretende volver al pensamiento original de este momento histórico.

05_syvain_george._les_nuees_my_black_mamas_face_pelicula_2012_0

 

Museo Reina Sofía.

.

 

¡Comparte Plàcet!

Enviar una opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>