Vinos de Madrid, catando a la fresca

El interior de la Bodega del Real Cortijo mantiene una temperatura constante entre 12 y 14 grados todo el año.

El interior de la Bodega del Real Cortijo mantiene una temperatura constante entre 12 y 14 grados todo el año.

Una excursión veraniega que incluya diversión, gastronomía y cultura mejora mucho si además el destino es una bodega donde descubrir sus vinos en tranquilas estancias con temperaturas que nunca superan los 20 grados. en la Comunidad de Madrid hay tres importantes rutas del vino. viajamos hasta Aranjuez para vivir y contar la experiencia.

ladrillo y piedra de Colmenar de Oreja en la impresionante fachada de la bodega Real Cortijo. Delante, un cuidado jardín francés.

ladrillo y piedra de Colmenar de Oreja en la impresionante fachada de la bodega Real Cortijo. Delante, un cuidado jardín francés.

 

Madrid posee desde 1990 la Denominación de Origen “Vinos de Madrid” que actualmente la forman 44 bodegas controladas por el Consejo Regulador. Las principales zonas vitivinícolas de la Comunidad son San Martín de Valdeiglesias, en el Suroeste, Navalcarnero, en el Sur, y Arganda, en el Sureste de Madrid. Al sur de Cuenca, en el valle comprendido entre el trasvase Tajo-Segura y el río Júcar está la finca La Losa, con más de mil hectáreas, de las cuales 135 son actualmente viñedo que pertenece a la Bodega del Real Cortijo, situada junto a Aranjuez, concretamente en la colonia Cortijo San Isidro y donde se elaboran dos vinos: Real Cortijo, un tinto crianza de la Ribera del Júcar, con 80% de uva Tempranillo y 20% Merlot, y el premiado Homet, un reserva D.O Madrid, multivarietal con 70% Tempranillo, 10% Cabernet Sauvignon, 10% Merlot y 10% Syrah.

bodega03

Enoturismo y Carlos III Estamos a poco menos de una hora de Madrid y la visita a estas bodegas está llena de sorpresas. Para empezar hay que retroceder hasta 1766, fecha de la fundación de la finca por Real Decreto del Rey Carlos III para explotación agrícola modélica y despensa del Palacio de Aranjuez. Estamos en plena corriente del nepotismo ilustrado y el Rey planta cepas de Nápoles, Jerez y Málaga, construye la Casa Grande, la Iglesia de San Isidro y manda excavar unas cuevas con piedra de Colmenar de Oreja, canto de río y ladrillo, inaugurando una gran bodega de estilo neoclásico con 2.500 metros cuadrados y medio kilómetro de longitud, bajo el pueblo.

Detalle de una vid en el jardín francés de la bodega del real Cortijo de Carlos III

Detalle de una vid en el jardín francés de la bodega del real Cortijo de Carlos III

 

La visita a esta bodega resulta un ejemplo perfecto de enoturismo, historia y vino se unen bajo tierra en el ramal del vino con 200 hornacinas (nicho semicircular) donde descansan las barricas y algunas tinajas de barro originales. Antes, la visita comienza en un jardín francés que lleva hasta el Mirador del Rey, justo sobre la entrada de la Bodega de la Reina, con vistas a un bello paisaje de tierras agrícolas y preludio de la entrada de la monumental puerta de piedra que da acceso a la cueva subterránea donde envejecen los vinos. La experiencia llega al lagar de 400 metros cuadrados, una estancia abovedada ejemplo de la arquitectura civil del 1.792, donde se celebra una cata o análisis sensorial, acompañada de buen queso. La gastronomía de Aranjuez está basada en la huerta, la tradición cazadora de los monarcas y el río Tajo y Jarama. El fresón, los espárragos ribereños, tomates, alcachofas, pimientos, habas, acelgas o ciruelas, son parte de la riqueza de la zona, como también lo son los guisos de faisán, el paté de perdiz o el conejo al ajillo, los cangrejos de río y la carpa o el chocolate. No hace falta decirle al lector que tras la visita a la bodega, un buen colofón es un paseo por la sombreada orilla del río y reservar en uno de los buenos restaurantes de Aranjuez.

Las seis rutas del vino Pero ésta es sólo una de las muchas opciones que Madrid ofrece para esconderse del calor de verano rodeado de buenos vinos y parte de nuestra historia. La web Madrid Rutas del Vino propone viajar al pasado madrileño hasta el año I a.C con la ruta del Imperio Romano, al Camino de los Reyes o a los tiempos del ferrocarril, y así hasta seis opciones diferentes. No te lo pierdas. Los vinos de Madrid y lo que les rodean merecen mucho la pena.

Imagen de El Real cortijo de San Isidro, una localidad a 5 kilómetros de Aranjuez, donde se sitúa la Bodega del Real Cortijo de Carlos III.

Imagen de El Real cortijo de San Isidro, una localidad a 5 kilómetros de Aranjuez, donde se sitúa la Bodega del Real Cortijo de Carlos III.

 

Rutas enológicas y bodegas de Madrid

La ruta “La Llegada del Imperio Romano” se remonta hasta el año I a.C., cuando se inicia la viticultura. Iniciando la ruta en la antigua Complutum (Alcalá de Henares), recorriendo enclaves como Campo Real, Valdilecha, Carabaña, Tielmes, Perales de Tajuña o Titulcia.

La ruta “El Valle de las Iglesias y el Legado del Císter” recorre en la zona de San Martín de Valdeiglesias donde la orden del Císter desarrolló la actividad vinícola. Visita monumentos de Pelayos de la Presa, San Martín de Valdeiglesias, Cadalso de los Vidrios, Cenicientos y Villa del Prado.

La ruta “El Tajo y los Vinos de la Orden de Santiago” atraviesa las tierras donadas por Alfonso VIII a la orden de Santiago gracias a sus labores durante la Reconquista, en los que la orden hizo florecer la viña. Recorre los municipios de Villarejo de Salvanés, Fuentidueña de Tajo, Belmonte de Tajo, Colmenar de Oreja para terminar en el Castillo de Oreja.

La ruta “Camino de Reyes” reproduce el tránsito de Austrias y Borbones en el camino entre Navalcarnero y Aranjuez, pasando por El Álamo.

La ruta “Escenas y Crónicas de Francisco de Goya” recuerda algunos de los lugares que inspiraron a Goya a la hora de plasmar la cultura del vino en su obra, como la Vega del Jarama, Villaconejos, Chinchón y Valdelaguna.

La ruta “Los Tiempos del Ferrocarril” describe las esperanzas que albergaban los productores vinícolas con la construcción del ferrocarril entre Arganda y la ciudad de Madrid entre 1850 y 1880. Esta ruta comprende: Arganda del Rey, Morata de Tajuña, Perales de Tajuña, Tielmes, Carabaña, Orusco de Tajuña, Villar del Olmo, Nuevo Baztán y Pozuelo del Rey. Hasta 21 bodegas, sus gentes, sus instalaciones, labores y buenos vinos, dan contenido a estas propuestas turísticas en la Comunidad de Madrid.

.

¡Comparte Plàcet!

Enviar una opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>