Begoña Vargas: “Hay que pulir esa cultura machista que se transmite de generación en generación”

La actriz Begoña Vargas interpreta a una alumna de la academia de señoritas de la ciudad de Sevilla de 1920 en la serie de éxito de TVE “La otra mirada”. Con 18 años, esta madrileña, afronta su primer trabajo frente a las cámaras con la energía de su juventud, el compromiso de aprender y la ilusión de haber cumplido el sueño de su vida.
PLÁCET pudo conocerla en una charla tranquila en la que contó para nuestros lectores detalles de sus muchas emociones y algún secreto sobre su forma de ser.

Fotografía de Jon González

Fotografía de Jon González

¿Por qué eres actriz?
Como diría mi madre, porque nací actriz. Es el único tema con el que nunca he tenido ninguna duda.
Desde niña he sido muy extrovertida, nunca he tenido vergüenza de nada y siempre me ha gustado subirme a un escenario.
Con cinco años comienzo a dar clases de baile clásico y con siete me meto en la escuela de teatro de Loeches (Madrid). Soy actriz porque es mi vida y no me imagino haciendo otra cosa.
Sólo tienes 18 años, ¿cuáles han sido los pasos que has dado hasta llegar a “La otra mirada”?
Diría que muchos en muy poco tiempo. He hecho mucho teatro, trabajé durante años en el musical Los Miserables (personaje Éponine). Luego he hecho muchísimos castings y he trabajado muy duro porque este mundo es complicado para los que estamos empezando.
¿Por qué?
Porque la respuesta siempre era: “nos gustas pero no tienes experiencia, no podemos apostar por tí”.
¿Has heredado la vocación de artista de algún miembro de tu familia?
No, siempre he sido la oveja negra de la familia pero mis padres siempre me han apoyado. (Es la mayor de tres hermanos).

Fotografía de Jon González

Fotografía de Jon González

“Cuando me dieron el papel de Roberta me volví loca y lloré mucho de la emoción. De repente todo el esfuerzo te recompensa”

¿Cómo fue el día que te dieron el papel de Roberta?
Me volví loca y lloré mucho de la emoción. De repente todo el esfuerzo te recompensa y llega el fruto.
A los dos días la cosa cambió y comencé a agobiarme por la responsabilidad del trabajo y el peso del personaje en la serie. Así que enseguida me puse a trabajar con un coach sobre todo a nivel corporal, para aprender a moverme como una mujer de los años 20. ¡Ahora toca demostrar!
¿Cuáles fueron tus sensaciones cuando pisaste por primera vez el plató y te reuniste con todo el elenco?
La primera vez que voy al plató, estaban construyéndolo y me puse a llorar, no me creía lo que se estaba haciendo allí. Después conocí a todas las actrices y en seguida nos llevamos súper bien y ahora, con las de mi edad, somos muy amigas.
Con Cecilia Freire, Macarena García, Patricia López o Ana Wagener, es una suerte trabajar a su lado, es todo aprendizaje y admiración.
¿Os están cuidando las  veteranas a las noveles?
Sí, y hay un nivel de confianza grande. Entre toma y toma ya nos contamos nuestra vida o hacemos bromas.
El rodaje comenzó en enero y sabemos que las sesiones son largas, ¿cómo lo llevas?
Al principio, cuando acababa no me quería ir. Ahora he aprendido a organizarme mejor y a disfrutar del resultado de todo ese esfuerzo.
¿Fuiste consciente desde el principio del guión de “La otra mirada” y el momento actual de España?
Sí, desde el principio me fascinó la historia y mi personaje. Creo que es una serie necesaria porque son historias de mujeres contadas por mujeres que resulta que no son tan alejadas de lo que sucede ahora, pese a que “La otra mirada” está inspirada en la España de hace un siglo. Es importante que TVE lo verbalice y lo ponga de moda a través de la cadena pública.
Está claro que hace falta recordar la historia de las mujeres en nuestra sociedad y que el debate vuelva a la calle, pero también es triste pensar que estando en el año 2018 no esté resuelto.
Es triste que una serie te lo tenga que decir, pero hemos conseguido que se pueda decir.
¿Notas en tu generación que este debate también hace falta?
Si, porque sigue habiendo hijos que se comportan como lo que ven en su casa. Hay que ir puliendo esa cultura machista que se transmite de generación a generación.
¿Cuáles serían los temas que más te han sorprendido, que hace casi cien años sucedían en España?
Que la mujer siempre tenía que aparentar ser feliz, nunca quejarse de nada, estar a disposición del marido y cumpliendo con el roll que le había marcado la sociedad y que dificilmente podía abandonar, y que lamentablemente se resumía en casarse, tener hijos y servir para tus hijos y tu marido el restro de tu vida.
¿Y algo que hayas visto en el guión de la serie que reconozcas hoy en nuestra sociedad?
Que sigue habiendo hombres y mujeres muy jóvenes, machistas.
¿Qué ha sido para ti lo más difícil y lo más sencillo de estos meses de trabajo?
Lo más fácil ha sido interpretar el caracter de Roberta, porque me siento muy identificada con su forma de ser, tan rebelde e impulsiva.
Lo más complicado ha sido la época. Esta es mi primera vez frente a las cámaras y hacer una serie de época no es sencillo porque tu personaje se tiene que comportar, hablar y moverse como se hacía entonces.

TVE

Begoña Vargas caracterizada como Roberta Luna en la serie de TVE “La otra mirada”. Foto de TVE

“Cecilia (Freire) y Macarena (García) siempre han sido mis actrices favoritas. Ahora me quedo muchos días a ver sus interpretaciones”

¿Cuáles son tus referentes?
Lo que más me gusta es el musical porque canto, bailo e interpreto.
El que más me gusta es “Grease”, pero también me alucina “La la land”, porque me sentía muy identificada con la protagonista.
Cecilia y Macarena siempre han sido mis actrices favoritas y ahora me quedo muchos días a ver sus interpretaciones.
Aprendo como una esponja y cualquier consejo que nos dan va como oro a la mochila.
¿Cómo crees que vas a manejar la fama?
Me da un poco de miedo pero no me lo planteo por ahora, aunque sé que es algo que viene con el trabajo de actriz.
Por ahora me hace ilusión que me reconozcan y me digan cosas bonitas en las redes.
¿Qué te gusta hacer después de rodar?
Ahora dormir. Volveré a hacer baile contemporáneo y hip hop cuando termine la serie.
¿Cuál es registro que más te gusta?
Siempre me ha gustado la comedia, y ahora hago Roberta Luna, que es un dramón.  Con lo feliz que soy yo en este momento, Roberta me está amargando mi existencia (risas).

.

¡Comparte Plàcet!

Enviar una opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>