“He trabajado siempre desde la más pura inconsciencia”

El actor, presentador y humorista valenciano Arturo Valls (1975) estrena la película los del túnel, una comedia con retranca que recupera la identidad de su personaje de Camera Café para volver a hacernos reir e incidir en algunos temas peliagudos de nuestra forma de ser.
En esta entrevista descubrimos a un humorista que, pese a que la inconsciencia dice haber marcado su trayectoria, tiene muy claras sus capacidades.

Foto ©Lepicsantiveri

Foto ©Lepicsantiveri

Eres el protagonista de la película Los del túnel. Ya que produzco, me he hecho un traje a medida. Mi única premisa como productor, cuando hablo con los guionistas, es que me gustaba mucho el personaje de Jesús Quesada, de Camera Café. Cuando ese tío se agobiaba y sufría alguna crisis me hacía mucha gracia. Y desde el principio me pareció que la peli debería ir por ahí.
¿Qué le pasa a tu personaje (Toni), uno de los supervivientes de una catástrofe?
Que cuando salen del túnel, donde han estado a punto de morir, para él es peor lo que vive fuera que lo que ha vivido al borde de la muerte, durante 15 días en el túnel. El resto de los supervivientes comienzan a buscar su mejor versión y aprovechar la vida, pero a Toni no le pasa nada, no siente que deba cambiar nada de su vida y mira con rareza los patéticos intentos de los otros por querer ser alguien que realmente no son.
Elegiste a los guionistas y hay un gran plantel de actores cómicos, ¿cómo ha sido el rodaje?
Han sido siete semanas rodando en un túnel real (el de Guadarrama) y ha sido un poco Gran Hermano, muy divertido.
¿Cómo lo has vivido como actor y productor?
Comienzas a ver esos camiones, todo el montaje, si llegan los bocadillos del catering. Eres muy consciente de los tiempos, de cada hora que pasa… Una sobredosis de estrés.
¿Eras consciente de dónde te metías?
Lo intuía, pero es verdad que vivir desde dentro la fabricación de la película es un proceso muy bonito y si fuera rentable, ya sería la hostia! Pero me temo que eso es complicadísimo. El éxito de una película es hacerla.
¿Cuándo dejas atrás la mentalidad de periodista para convertirte en showman y actor?
No sé cuándo me he desviado del camino. No recuerdo cuándo me puse por primera vez una peluca y unos tacones… Realmente yo he trabajado siempre desde la más pura inconsciencia. Nunca he tenido un plan. Me gustaba el periodismo, pero me gustaba más la comunicación al estilo magazine, contar la vida como lo hacían presentadores como Jesús Hermida. Y llega el programa Caiga Quien Caiga y se produce el click, porque combinaba información con humor.
Tras lo que hoy es ya una extensa carrera hay una personalidad muy marcada, que no parece sencillo conseguir, ¿el Arturo Valls que vemos es un personaje trabajado o te sale natural?
Es una marca sin manual. Percibes que el público tiene cierta empatía contigo, que caes bien, y hay que aprovechar y disfrutar esa circunstancia.

Foto ©Lepicsantiveri

Foto ©Lepicsantiveri

¿Es la palabra disfrutar una de las claves de tu carrera?
Sí, desde el colegio, luego en la universidad, con los colegas, en la pandilla de amigos, he disfrutado mucho haciendo reír y ha sido la gasolina, junto a la vocación de entretener.
Un humor que tiene mucho de gamberro y también de seguridad en ti mismo, porque te pongas donde te pongas lo haces muy bien.
Llámalo seguridad o falta de vergüenza. No existe el miedo al ridículo. Todo esto de la cosa festiva es muy valenciano.
¿Y para hacer un personaje de ficción te ha costado dejar el registro de Arturo Valls?
Hay que hacer un ejercicio de contención sin olvidarse del todo de lo que eres, porque es el espectador quien te compra o no te compra.

“Los del túnel es una película divertida, pero además también tocamos temas importantes”

Como productor, ¿por qué decidiste poner tu dinero en un proyecto de cine y no en televisión o teatro?
Porque en el cine tu cara sale en grande y mola más (risas).
¿Eres consciente de la importancia de provocar la risa en momentos que para muchos de tus espectadores han sido o son muy complicados?
Soy consciente de la situación actual. Tengo una pandilla de amigos de toda la vida en Valencia que como muchas otras puede representar a una sociedad, y a nosotros nos salva el humor. Claro que notas que esa cerveza o esa paella entre risas es sanadora para todos. Lo que veo es que la gente está cada vez más crispada, con más rencor y con más odio. No sé si tiene que ver con las redes sociales, porque incita al enfrentamiento constante. Antes del boom de Internet, estas dos Españas no se “veían las caras” cada segundo del día.
Sigue habiendo heridas sin cicatrizar. Pasa en España y pasa en el mundo entero. No sé por qué esa capacidad de reirnos, de hacer un meme o de viralizar un chiste, no es capaz de unirnos más.
¿Qué te gusta hacer en Madrid cuando tu agenda te deja tiempo libre?
Bueno, parece que curro más de lo que curro. Ahora Caigo lo grabo en Barcelona dos días a la semana y el resto estoy en Madrid con otros temas. Personalmente ahora me ha dado por salir a montar en bici por la sierra.

Foto ©Lepicsantiveri

Foto ©Lepicsantiveri

¿Te tira mucho Valencia?
Me ha costado asentarme en Madrid. Mis primeros cinco años todos los fines de semana me iba a Valencia. Cuando todo comenzó con Caiga Quien Caiga y Camera Café, percibía que era muy sencillo caer en un estado que no me apetecía. Sales en la televisión y parece que todo el mundo te quiere. Y a mí me apetecía volver a mi normalidad.
¿Has tenido momentos de euforia que luego no has comprendido?
He tenido la suerte de que la fama me ha llegado de forma progresiva y la he podido asimilar. Y el hecho de volver siempre a Valencia, con esa pandilla de amigos, que te daban una colleja y te decían: ¿dónde vas?”, me ha servido mucho. Luego, el hecho de ser padre, me ha hecho asentarme en Madrid y disfrutarla.
¿Los chistes de Ahora Caigo te los escribes tú?
Eso hay que agradecérselo al ingenio de la gente en las redes.  Y no son míos, pero sí el mérito de defender esos chistes tan chorras y tan malos y convertirlos casi en un género.
¿Te gusta escribir guiones?
No, soy más intérprete que autor. Lo que trabajo mucho es la improvisación.
Cuéntales a nuestros lectores por qué tienen que ir a ver Los del Túnel.
Diversión y risas que además te va a sorprender por su poso o mar de fondo, porque hablamos de temas importantes, que también hemos querido contar con algo de retranca.

.

¡Comparte Plàcet!

Enviar una opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>